Arrow

Andalucía, el orzuelo del PP


0
Alvaro López

Periodista. He trabajado en prensa, radio y televisión. Tomé mi primer contacto con la profesión en SER Málaga, he escrito en El Correo de Málaga y en Público. Durante siete años he presentado los informativos en Málaga TV.


Escrito el 28 de diciembre de 2012 a las 12:06 | Clasificado en Andalucía

El 2012, que debería haber encumbrado a Javier Arenas como presidente de la Junta de Andalucía, lo cierra el PP andaluz en la oposición y sin un líder a largo plazo.

Mariano Rajoy y Javier Arenas, en el cierre de campaña autonómica (fuente: Partido Popular andaluz).
Mariano Rajoy y Javier Arenas, en el cierre de campaña autonómica (fuente: Partido Popular andaluz).

Noche del 23 de marzo de 2012. Palacio de los Deportes de Sevilla. Javier Arenas, candidato a la presidencia de la Junta de Andalucía por el Partido Popular, cierra la campaña de su partido ante unas 7.000 personas. Arropado por el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, y por ministros como Fatima Báñez o Cristóbal Montoro, Arenas vuelve a hablar del “miedo” de la sociedad a que gane el PSOE en Andalucía.

Aquella jornada, Arenas se veía ganador frente a José Antonio Griñán. Todas las encuestas desde meses antes reflejaban un vuelco histórico en Andalucía. El PP lograría la tan ansiada mayoría absoluta para poner fin a 32 años de gobiernos socialistas. Durante las dos semanas de campaña electoral, Arenas centró su mensaje en atacar al PSOE por los escándalos de presunta corrupción como el de los EREs. Sin embargo, apenas profundizó en los problemas de una población afectada por la mayor tasa de paro de España.

Esa noche, en el Pabellón de San Pablo, nadie vaticinaba lo que iba a pasar 48 horas después. El 25M, lejos de ser una fiesta, se convirtió en la enésima fecha marcada en negro en el calendario del PP andaluz. Ganaron en votos y en parlamentarios, lograron los mejores resultados de su historia, pero Arenas volvió a quedarse sin la presidencia de la Junta de Andalucía al quedarse a cinco escaños de la mayoría absoluta. Griñán repetiría como líder, tras alcanzar un acuerdo con Izquierda Unida que pondría al coordinador regional de la coalición, Diego Valderas, como vicepresidente del Gobierno andaluz.

Los problemas de Zoido

Desde entonces, el PP en Andalucía no ha terminado de ubicarse. Arenas anunciaba que dejaba la presidencia regional, y el congreso del partido elegía el pasado mes de julio, a propuesta del propio Arenas, a Juan Ignacio Zoido como su sucesor. Zoido, alcalde de Sevilla y parlamentario, renovó los órganos de dirección del partido, pidió unidad e intentó mantener cierta similitud con la política de su antecesor.

Sin embargo, los problemas no tardaron en aparecer. El doble cargo de Zoido le hacía mantener cierta tibieza en distintos temas que afectaban y confrontaban los intereses de otras capitales andaluzas con la propia Sevilla. Por ejemplo, pidió a la Junta de Andalucía la construcción de una nueva línea de metro para la capital hispalense, cuando en Málaga y Granada (también gobernadas por el PP) se están encontrando muchas dificultades para financiar las obras de sus respectivos suburbanos. Aquello no sentó bien en estas dos ciudades, como tampoco lo hizo en Sevilla la polémica con Málaga por la ubicación del CaixaForum.

A disputas como estas se le suma la poca contundencia que el propio Zoido está mostrando en la Cámara andaluza. Los debates parlamentarios con el presidente de la Junta de Andalucía apenas tienen repercusión. Zoido está más centrado en la Alcaldía de Sevilla que en su labor como líder de la oposición y eso se nota en el partido y en la ciudadanía. De hecho, la última encuesta del Insituto de Estudios Sociales Avanzados (IESA) apunta una caída de diez puntos en la intención de voto a favor del PP, y se situaría ocho por debajo del PSOE.

Sucesores a Arenas

Pese a estos problemas, la situación interna del PP no se clarificará a corto plazo. Zoido no se manifiesta claramente sobre ello pero deja entrever que entre sus aspiraciones no figura la de ser presidente de la Junta de Andalucía. De hecho, en el seno del PP ya se habla abiertamente de la elección del sucesor de Javier Arenas en estas lindes. Algunos dirigentes del partido muestran su preocupación por las dudas que en este sentido presenta la formación y ponen en cuestión que la alianza PSOE-IU logre soportar los cuatro años de mandato. En este sentido, expresan su temor a que cuando se convoquen las próximas elecciones a ellos les pille con un candidato recién elegido y poco conocido.

Para solventar este problema, en el PP ya se manejan plazos de forma interna. Se pretende designar a su cabeza de lista para las próximas autonómicas –en principio serían en 2016- en el primer semestre de 2013. Queda la duda de saber si esta persona también sería el nuevo presidente regional del PP, aunque el propio Zoido insiste en que no hay prisas en aclarar el futuro de los ‘populares’ en Andalucía.

En cualquier caso, ya empiezan a sonar nombres. Y la mayoría de ellos son de las provincias orientales. Los dirigentes del PP de Málaga, Granada, Jaén y Almería quieren tener, al menos, el mismo protagonismo que los de las provincias occidentales. La actual delegada del Gobierno en la Comunidad, Carmen Crespo (Almería); el alcalde del municipio granadino de Motril, Carlos Rojas; y el actual secretario de Estado de Bienestar Social, Juan Manuel Moreno Bonilla (Málaga), suenan con fuerza en una carrera sucesoria que, con obstáculos, ya ha comenzado.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>