Arrow

Una Universiada de crisis


0
Alvaro López

Periodista. He trabajado en prensa, radio y televisión. Tomé mi primer contacto con la profesión en SER Málaga, he escrito en El Correo de Málaga y en Público. Durante siete años he presentado los informativos en Málaga TV.


Escrito el 30 de noviembre de 2012 a las 12:45 | Clasificado en Andalucía

La Universiada de Invierno de Granada 2015 tendrá que repartir sus sedes con otras provincias ante la imposibilidad de construir la infraestructura necesaria.

Logo de la Universiada (Fuente: Facebook)
Logo de la Universiada (Fuente: Facebook)

23 de mayo de 2009. Granada es elegida por la Federación Internacional de Deportes Universitarios (FISU) para organizar la Universiada de Invierno en 2015. Entonces, la crisis ya estaba haciendo estragos en la economía española, pero este evento se veía como una oportunidad para relanzar la capital nazarí. Además, coincidía también con la designación de la ciudad de la Alhambra como una de las sedes de la Copa del Mundo de Baloncesto que España albergará en 2014. Todo era felicidad y satisfacción en la clase política.

Eran días de alegría, de palmadas en la espalda, de prometer cosas que poco tienen que ver con la realidad actual. El alcalde, José Torres Hurtado, el entonces presidente de la Diputación Provincial, Antonio Martínez Caler, el ex consejero de Innovación de la Junta de Andalucía, Martín Soler, y el rector de la Universidad de Granada, Francisco González Lodeiro, se congratulaban por la elección. Granada conseguía un gran evento, después de intentar sin éxito organizar los Juegos Olímpicos del año 2010 -tras caer en la primera criba de ciudades candidatas- y tras el éxito de los mundiales de esquí alpino de 1996.

Los cálculos iniciales vaticinaban que la Universiada supondría para Granada una inversión de 233 millones de euros en la mejora de muchas instalaciones deportivas y en la construcción de otras. Se proyectaba una villa olímpica para 3.000 participantes, cinco nuevos pabellones deportivos, remodelaciones en el Palacio de los Deportes y el Estadio de Los Cármenes y más pistas en Sierra Nevada y en el Puerto de La Ragua –donde se celebrarían las pruebas de esquí de fondo-.

Pero la crisis se agudizó. Y con ella los recortes. Y con ellos el olvido de los compromisos y las buenas palabras que poco tiempo antes habían lanzado las distintas administraciones implicadas en este ambicioso proyecto. Los ajustes presupuestarios obligaban a los entes públicos a replantear sus aportaciones, el interés de las empresas en acometer las obras de desvanecían ante la imposibilidad de cumplir con las condiciones impuestas en los pliegos y el desánimo comenzó a invadir a los miembros del comité organizador.

Un buen ejemplo lo representa el Palacio de Hielo, una de las obras emblemáticas de esta Universiada. El Ayuntamiento de Granada descartó la construcción de este complejo porque las empresas que se interesaron por el proyecto tenían “cierta inseguridad financiera”. También pasó a la historia la villa olímpica. Los más de 60 millones de euros que costaba se decidieron ahorrar en beneficio del uso de la planta hotelera de la ciudad. Mientras tanto, la adecuación de las pistas de esquí de fondo siguen pendientes de permisos administrativos por cuestiones medio ambientales.

Con estos cambios continuos el nerviosismo ha ido calando, ya no sólo en la propia organización de la Universiada, si no también en la FISU. Al menos, en dos ocasiones, la celebración de este evento deportivo ha estado en el aire. El último ‘match ball’ se salvó hace una semana cuando la Federación Internacional de Deportes de Invierno autorizó un cambio de las condiciones del contrato que fijaban la celebración de este acontecimiento deportivo.

De Granada a Antequera y… Huesca

Ahora las fichas cambian y la Universiada de Invierno de 2015 será muy distinta a la anunciada en mayo de 2009. Para empezar, dos pruebas de hielo (el patinaje de velocidad y el artístico) se celebrarán en la localidad malagueña de Antequera, a 100 kilómetros de distancia. Sin embargo, la modificación más llamativa es la relativa al esquí de fondo. Si los permisos medioambientales no llegan a tiempo –muchos lo dudan- la estación del Puerto de la Ragua (en la zona este de Sierra Nevada) no estará disponible por lo que las pruebas allí prevista se celebrarían en Candanchú (Huesca) a 900 kilómetros de la ciudad andaluza.

Con todo ello, la Universiada de Granada tendrá menos instalaciones de las anunciadas inicialmente, se celebrará en al menos dos provincias (incluso tres si el esquí de fondo se lleva a Candanchú), no tendrá villa olímpica para los deportistas y aún tiene en el aire donde se van a disputar algunas de las pruebas. Eso sí, aún puede haber sorpresas de última hora, puesto que todavía deberán plasmarse las nuevas condiciones en un documento y constituir un consorcio con el fin de intentar captar inversión privada que facilite las nuevas inversiones.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>