La realización de pruebas tan cotidianas como radiologías o servicios diagnósticos ya no se llevará a cabo en los hospitales de Laredo (Hospital Comarcal de Laredo) o Torrelavega (Hospital de Sierrallana) ya que la intención es centralizar los servicios y llevarlos a cabo en el Hospital de Valdecilla (Santander), donde se trasladarán los servicios comarcales de laboratorio, radiodiagnóstico, anatomía patológica, esterilización y almacén

En este sentido, los primeros en reaccionar en contra de la medida han sido el sindicato CCOO de Cantabria, pues considera que a la gerencia de Valdecilla le urge la licitación del proceso y pretende llevarlo a cabo sin un proyecto claro. El sindicato está llevando la finalización de una ronda de reuniones con los responsables de los distintos laboratorios (Valdecilla, Laredo y Sierrallana), donde “se pone de manifiesto, con carácter general, la falta total y absoluta de participación y el desconocimiento del proyecto”.

La Federación de Sanidad y Sectores Sociosanitarios de CCOO, mediante un comunicado, también ha denunciado la política de hechos llevados a cabo, pues en palabras de su secretaria general, Asunción Ruiz Ontiveros, es “perverso” que la consejera de Sanidad, María José Sáenz de Buruaga, alabe las excelencias de un modelo de centralización de laboratorios “desconocido”, que se está “urdiendo” a espaldas de los propios profesionales afectados, y en el que solo se está contando con los laboratorios privados.

Finalmente, CCOO considera una “falsedad” el discurso de que el plan de centralización de laboratorios reducirá un 30% el coste, pues recuerda que el “gasto en análisis clínicos” por habitante y año es en Europa de entre 100 y 112 euros de media, en España de entre 40 y 45 euros, y de 43 euros en Cantabria, cifras que, en opinión de CCOO, demuestran que “el modelo existente, pese al discurso oficial, es eficaz y eficiente y el gasto de Cantabria está dentro de la media española y muy por debajo de la europea”.

Los partidos políticos de la oposición (PSOE y PRC) tampoco se han quedado callados y han manifestado su disconformidad con la decisión adoptada, pues afirman que amenaza la calidad del servicio que reciben hoy día los ciudadanos ya que insisten en que se trata de un nuevo paso hacia la privatización de la Sanidad en Cantabria.

Bajo estos argumentos, PSOE y PRC han iniciado una campaña de mociones en todos los ayuntamientos afectados por la medida para mostrar su oposición . El primero ha sido Laredo. Le seguirá Torrelavega y a continuación Santoña, Colindres y Castro. La alcaldesa de Torrelavega, la socialista Lidia Ruiz Salmón, y el Teniente Alcalde Pedro García Carmona, del PRC, han explicado que los recortes por parte de Sanidad afectarían a unos cien facultativos y médicos especialistas, ya que los recortes afectarían tanto a la atención primaria como al propio Hospital Sierrallana, al incrementar el tiempo de espera para la obtención de resultados de las analíticas y también al eliminar la comunicación directa con el laboratorio.

Por ello, la alcaldesa ha manifestado que “no vamos a permanecer callados y no vamos a ser sumisos con estas intenciones y haremos todo lo posible para que no se lleven a cabo”. Por otra parte, en Laredo, el portavoz del PP, Ramón Arenas, y el alcalde Ángel Vega, insistieron en que el desmantelamiento que denuncian socialistas y regionalistas “no es cierto, pues lo dicho por la consejera nosotros lo creemos”.

En el plano de la Sanidad, el gerente del Servicio Cántabro de Salud, Carlos León, ha asegurado que la integración de los laboratorios clínicos de los hospitales del SCS no afectará a los pacientes ni eliminará puestos de trabajo, aunque sí podrá haber desplazamientos de los profesionales sanitarios en un futuro. También ha subrayado que la decisión de la integración de los laboratorios “está tomada”, siguiendo los pasos del resto de sistemas sanitarios del país para buscar la “eficiencia”.

En Laredo se llevarán a cabo una serie de movilizaciones por parte de su Junta de Personal, donde prepararán un ‘Abrazo’ con el que se pretende rodear el perímetro del centro sanitario pejino y también una recogida de firmas en la calle los sábados 12 y 19 de abril. Las movilizaciones no acabarán ahí, afirman, “porque el Hospital de Laredo va a perder capital humano y la interrelación entre los profesionales que atienden a los usuarios y los que interpretan las pruebas diagnósticas”.

“Se dice que seguiremos teniendo laboratorio, pero ¿qué laboratorio?. Y se dice que ahora no están encima de la mesa otros servicios, pero, y ¿en un futuro?”.

Publicado por Pablo Ortega

Estudiante de Derecho. Participé como tertuliano en Onda Cero Torrelavega. Interesado en la actualidad Política y en temas de Cultura.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.