La dimisión este viernes de Luis J. Amigo, uno de los concejales del grupo de los no adscritos del Ayuntamiento, supone algo más que una renuncia, ya que abre la posibilidad de una reestructuración de las fuerzas o, incluso, la caída del gobierno municipal. Tras la renuncia del responsable de Nuevas Tecnologías, anunciada por el propio consistorio, los concejales no adscritos pasan de 8 a 7, frente a los 5 de Independientes Agrupados de Ponferrada (IAP) y los 12 del Partido Popular, por lo que si el concejal que sustituya a Amigo bajo las siglas del PSOE no apoyara al Gobierno del bipartito (formado por los no adscritos e IAP), le dejaría en minoría y a merced del PP. La inestabilidad volvería estar servida.

El terremoto político de hace un año, que dejó muy tocada la autoridad de Óscar López y Alfredo Pérez Rubalcaba en la región, aún no ha escrito su último capítulo. La cúpula del PSOE, que en un primer momento apoyó el pacto de gobierno, retiró a última hora el respaldo a Samuel Folgueral y su equipo. La consecuencia fue que todo el grupo municipal socialista decidió abandonar el partido y seguir adelante como independiente, tomando decisiones al margen de sus compañeros de filas.

El concejal número 25 sería socialista, concretamente el siguiente en la lista de las últimas elecciones municipales, en este caso Paula Rodríguez.

Por su parte, el alcalde de Ponferrada, Samuel Folgeral, ha agradecido en su nombre y en el de su equipo de gobierno el trabajo de Amigo por “el enorme esfuerzo” que ha realizado en este último año y dos meses, “tratando de compaginar su vida profesional en Madrid con las tareas en el Ayuntamiento“. “Podemos comprender que esa misma situación geográfica le impide continuar con las funciones municipales con plenitud, como a todos nos gustaría”, afirmó el regidor.

Mientras, desde el PSOE guardan silencio a la espera de lo que decida Rodríguez. Algunos ya especulan con su renuncia (ya que vive en Valladolid por motivos laborales). A su vez, el siguiente candidato socialista, Ovidio Lucio Blanco, no ha dejado de mostrarse ambiguo. E incluso, el aspirante posterior a los dos ya se ha manifestado públicamente sobre lo que haría si sus compañeros renuncian a tomar posesión del acta.

Teniendo en cuenta que Ponferrada es la segunda localidad leonesa en importancia, para el socialismo es doloroso no tener ni siquiera representación en su Ayuntamiento. Las divisiones internas siguen estando muy presentes, profundizadas si continúa la decisión de los no adscritos de mantener el pacto de gobierno con, el condenado por acoso en el ‘caso Nevenka’, Ismael Álvarez.

Si el pacto de gobierno entre los exconcejales del PSOE liderados por Folgueral y el exalcalde del PP ya sonaba raro, lo que podría acabar sucediendo es aún menos habitual: un pacto entre PP y PSOE, lo que acabaría expulsando al bipartito del ayuntamiento berciano.

Publicado por Pablo Vega

Periodista por la Universidad de Navarra. Master en Comunicación Politica y Corporativa por la misma universidad. He realizado practicas en medios como Diario de Noticias y Expansión. También formé parte del departamento de comunicación de la Fundación La Caixa. Centrado y apasionado en temas politicos, económicos y culturales

Únete a la conversación

1 comentario

  1. Pingback: Bitacoras.com
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.