La difícil convivencia y el equilibrio de poderes entre Julio Villarrubia, secretario autonómico del PSOE, y Óscar López, número tres de la Ejecutiva federal y portavoz en las Cortes de Castilla y León, saltaba definitivamente por los aires este pasado viernes.

El detonante, como en los casos de País Vasco y Navarra, han sido unos resultados electorales que dejan a los socialistas castellanos aún muy lejos del PP en la comunidad. El desgaste en la oposición ha reabierto una guerra que ya daba signos de tener lugar en cualquier momento.

Según explicaron fuentes del sector dimisionario, afín a Óscar López, en el plenario de la Comisión Ejecutiva autonómica se pidió a Julio Villarrubia que convocase un congreso extraordinario en paralelo al federal, es decir, del 19 al 20 de julio.

Sin embargo, esta propuesta no fue aceptada por el actual secretario autonómico, que afirma ser partidario de la fórmula ‘un voto, un militante’ para elegir a los representantes socialistas. El palentino, que tomó las riendas del PSCyL en abril de 2012, apostó por reunir al Comité Autonómico para acordar el mantenimiento del calendario de primarias, previstas para septiembre, en las que se elegirá el candidato a presidente de la Junta.

Ahora, con la disolución de la Ejecutiva forzada por la presentación de la dimisión de la mitad más uno de sus miembros, se deberá nombrar una gestora. Dicha gestora dirigirá el partido hasta la celebración de la nueva convocatoria orgánica, que renovará los órganos de dirección.

Villarrubia se ha mostrado convencido de que «no se ha entendido nada» de los resultados electorales que los socialistas cosecharon en las europeas y, además, se ha sorprendido de que «quien no se ha enterado haya sido quien fue coordinador electoral», en referencia a López.

«López, que como secretario de organización es el que tiene que guiar el proceso, ha sido desleal desde hace tiempo», ha añadido en rueda de prensa. También ha anunciado que se presentará a la cita con intención de conservar su puesto.

Por su parte, el vigente secretario de organización con Rubalcaba apunta de nuevo al cargo que dejó atrás hace poco más de dos años. La política regional parece su salida natural tras el punto y final al proyecto de partido que nació en el Congreso de Sevilla, y del que él mismo fue también artífice.

Publicado por Pablo Vega

Periodista por la Universidad de Navarra. Master en Comunicación Politica y Corporativa por la misma universidad. He realizado practicas en medios como Diario de Noticias y Expansión. También formé parte del departamento de comunicación de la Fundación La Caixa. Centrado y apasionado en temas politicos, económicos y culturales

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.