Arrow

CiU y ERC, enemigos íntimos


2
Asier Martiarena

Soy periodista y escribo en La Vanguardia y Yahoo! después de haberme encargado de la sección de política del diario Metro y de echar a andar en La Voz de Galicia.


Escrito el 2 de enero de 2013 a las 8:33 | Clasificado en Cataluña

El andamiaje y el apuntalamiento de la estructura de la Generalitat es tal que hasta puede parecer que ERC es la formación ganadora de los últimos comicios y no CiU.

Artur Mas, presidente de la Generalitat, junto a sus consejeros, tras la toma de posesión de estos.
Artur Mas, presidente de la Generalitat, junto a sus consejeros, tras la toma de posesión de estos.

La crisis económica ha acelerado los ritmos políticos de tal manera que la trampa y el cartón quedan al descubierto mucho antes de lo que los partidos quisieran. Los adelantos electorales son tan habituales que cumplir hoy en día con los cuatro años de legislatura es lo excepcional. Y los bandazos que dan las formaciones confunden hasta a sus socios fundadores.

Así CiU y ERC, enemistadas en Cataluña desde el tripartito -por fijar un punto de partida- y enfrentadas en las urnas desde 2010 por aglutinar al electorado independentista, acaban de sellar un pacto para gobernar en Cataluña hasta 2016.

Es otro ejemplo de los extraños compañeros de cama que arrejunta la política. Y sin rencores. Porque durante la sesión de investidura del acuerdo que centra este artículo, los respectivos dirigentes de ERC y CiU se encargaron de obviar las diferencias pasadas y de ensalzar los puntos en común. Pero no cuela. No son tan iguales.

Discrepan en economía y derechos sociales…

Ni en materia económica, donde CiU defiende un programa liberal de austeridad con recortes y privatizaciones mientras ERC defiende los derechos sociales y un cambio en las políticas para afrontar la crisis. Ni en las formas de plantear el referéndum independentista en Cataluña, para el que ERC pide una fecha concreta mientras que CiU se resiste a hacerlo.

Y por si esto fuera poco, en CiU –federación formada por Convergència Democràtica de Catalunya y Unió Democràtica de Catalunya- asoman algunos roces por la apuesta decididamente soberanista.

La prueba de la conveniencia de este matrimonio se observa en la terminología que rodea al nuevo ‘Govern’. Los 17 folios del acuerdo del 19 de diciembre generan más dudas de las que resuelven. Porque de qué otra manera se puede entender que un equipo de Gobierno precise de una decena de grupos de trabajo. O que la nomenclatura de las diferentes áreas sean del tipo ‘Comitè Permanent d’Estabilitat’ o ‘Consell Català per a la Transició Nacional’.

El verdadero ganador es… ERC

Las tensiones, la oposición y los recelos del nuevo Ejecutivo se vivirán desde dentro. Tanto que la oposición parece que se las tendrá que ingeniar para construir un discurso alternativo.

El andamiaje y el apuntalamiento de la estructura de la Generalitat es tal que hasta puede parecer que ERC es la formación ganadora de los últimos comicios y no CiU, ya que los republicanos estaban hace un mes sentados en la oposición junto a PSC y PP, y ahora caminan de la mano del nuevo Gobierno regional.

Solo la unión contra el enemigo común -y el tan esgrimido España… “nos roba”- podrá cohesionar el nuevo al ‘Govern’.

Los votantes dicen...
  1. […] honorífico que otorga el Parlamento de Cataluña, no cuenta. CiU sobrevive en la Generalidad por el apoyo diario de ERC, por lo que parece excesivo considerar a Junqueras […]

  2. […] honorífico que otorga el Parlamento de Cataluña, no cuenta. CiU sobrevive en la Generalidad por el apoyo diario de ERC, por lo que parece excesivo considerar a Junqueras […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>