Arrow

Reuniones para nada


0
David Espinós

Consultor de comunicación. Socio-fundador de BraveSpinDoctors. Periodista licenciado en Humanidades y postgrado en Ánalisis y Marketing Político.


Escrito el 13 de mayo de 2013 a las 11:43 | Clasificado en Cataluña

Las múltiples cumbres convocadas por el president Mas no conducen, hasta el momento, a gran cosa. Sin embargo siempre se convocan en momentos clave.

Reunión por el derecho a decidir en Cataluña (Fuente: Facebook Artur Mas)
Reunión por el derecho a decidir en Cataluña (Fuente: Facebook Artur Mas)

¿Quién en su vida no ha sido convocado por su jefe a una reunión y cuando ha acabado se ha preguntado: “Era necesario perder dos horas para esto”? Son esas reuniones en las que uno tiene la sensación de pérdida de tiempo, que no han servido para nada y que están convocadas para satisfacer las necesidades de quien las convoca. Este suele ser un recurso para maquillar situaciones complicadas y para hacer ver a sus trabajadores que se está trabajando para conseguir los objetivos prometidos.

Si cambiamos a jefe por Gobierno, trabajadores por ciudadanos y reunión por cumbre tenemos lo que sucede en política. Y esta podría ser la sensación que tienen algunos catalanes con las reiteradas cumbres que celebra el Gobierno de la Generalitat desde que ganó las elecciones el pasado mes de noviembre.

La última se produjo el lunes pasado. Fue una cumbre para tocar el tema estrella de la legislatura: el derecho a decidir.

Cuando todo es demasiado previsible

Este tipo de cumbres son anunciadas a bombo y platillo. La puesta en escena siempre tiene gran solemnidad. El lugar escogido no es casual, en este caso la Sala Tàpies del Palau de la Generalitat con la bandera catalana presidiendo el recinto detrás del presidente Artur Mas.  Otra coincidencia es que estos actos institucionales suelen acabar igual que empiezan: sin conclusiones concretas. Esta no fue una excepción.

Y también que los partidos suelen decir lo mismo antes de empezar que al acabar. Todos tienen claras sus posturas y suelen ser invariables. Este caso no fue muy diferente. CiU y ERC salieron satisfechos, el PSC decepcionado, ICV y la CUP lamentaron la falta de concreción y PP y Ciutadans no asistieron. Previsible. Con lo que los ciudadanos se preguntan: ¿Era necesaria toda esta puesta en escena? ¿Qué buscaba el Gobierno con esta convocatoria? ¿Es necesario hacer públicas este tipo de reuniones? ¿No sería mejor la discreción?

¿Gobernar por reacción?

Es curioso que el Gobierno convocase esta cumbre pocas semanas después de la enésima discrepancia en este tema que ha tenido la coalición. En este caso entre dos miembros del Gobierno, ambos de Convergència y del núcleo cercano al presidente. La disputa fue entre el consejero de Justicia, Germà Gordó i el portavoz del Gobierno, Francesc Homs. El primero vinculó el referéndum a un acuerdo con el Gobierno central y el segundo salió a desautorizarlo y aseguró que se haría aunque no hubiese un acuerdo con el Ejecutivo español.

Parece que el Gobierno de Mas actúa por reacción una vez más. Ya lo hizo cuando se produjeron numerosos casos de corrupción que afectaban a políticos de CiU y del PSC, montando una cumbre anticorrupción a las pocas semanas. Por cierto, nunca más se supo que acciones se están llevando a cabo a raíz de aquella cumbre. Como sucede en infinidad de reuniones que no tienen ningún tipo de continuidad.

En los tiempos que corren los ciudadanos quieren soluciones claras y concretas a cada uno de los muchos temas que les preocupan y también confían más en el trabajo silencioso que en el ruido político-mediático. La sensación es que ante la dificultad de encontrar soluciones para gestionar mejor la situación actual se opta por estos gestos de cara a la galería para disimular ciertas carencias.

Humo ante la adversidad

La realidad es que hace cinco meses que se formó Gobierno y que CiU y ERC pactaron que el año que viene, en 2014, se celebraría un referéndum para decidir sobre el futuro de Cataluña -por si las moscas pusieron una cláusula que permitía retrasarlo-, pero no ha habido ninguna novedad. El Gobierno español se niega tajantemente a la consulta.  El PSOE también.

Esta situación les va muy bien, especialmente a los partidos que están en el Gobierno de España y de Cataluña, PP y CiU, que lo utilizan como cortina de humo para esconder su gestión y las consecuencias de su política de austeridad. ¿Hasta cuándo?

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>