Arrow

Albañiles de discursos


1
Alfredo Berini

Licenciado en Periodismo, máster en Investigación Aplicada a la Comunicación y Técnico Superior en Producción. He producido cientos de directos para Telemadrid y Castilla-La Mancha televisión, una película y presentado informativos para Radio Voz Ferrol. Actualmente ejerzo la investigación y preparo mi tesis doctoral.


Escrito el 1 de diciembre de 2012 a las 8:53 | Clasificado en Galicia, Regiones

‘La vida secreta de las palabras’, título de una película de Isabel Coixet, es un buen resumen del trabajo de muchos asesores de campaña. Su misión: generar discursos convincentes para convencer y conseguir votantes.

Sesión plenaria de investidura do presidente da Xunta.

Lo vemos en cada proceso electoral, lo leemos, lo escuchamos… Sólo falta que lo podamos olfatear o degustar, todo llegará. Elegir esas palabras, esos términos que nos convenzan, esa frase que nos llegue, no es nada sencillo. Si alguna vez se consigue, se explota hasta el final. Aquellos que no lo logran, lo anhelan con resignación.

Cabe explicar que cada vocablo no funciona por igual en diferentes territorios, o en boca de distintas personas. Debe ser cosa de magia pero, al igual que en el juego de buscar pareja, cada individuo y cada situación llevan asignada una expresión que puede ser o no ser encontrada por el equipo de campaña.

En Galicia, Feijóo y su equipo han encontrado en “economía” un bastión. Se llevan bien con la terminología económica y no dejan de utilizarla en una y otra comparecencia del reelegido presidente de la Xunta. En los debates se aliaron con  “déficit” y funcionó. Parece que llegó a cientos de hogares y esto marcó el futuro de cada una de las locuciones hasta nuestros días. En su última comparecencia, el discurso de investidura, el presidente popular hizo valer la cuarta acepción de economía y mostró todas las palabras que encontró y que sabía que podían cuajar con “déficit”. Aparecieron así “crecimiento”, “solvencia”, “ajuste”, “austeridad”,   o “rescate”. Las debió de asociar y conjugar muchas veces en los ensayos previos, de manera que podríamos explicar por qué prefirió utilizar más las primeras que las tres últimas.

Muchas de estas cosas pueden parecer azar, simples coincidencias, pero no lo son tanto. Rajoy hace unas políticas que pueden resultar muy similares a las de Feijóo para la oposición, pero esto no quiere decir que el segundo quiera ser el reflejo de las mismas, o del presidente nacional de su partido. En una comparecencia de hora y media no hizo alusión alguna al líder de su agrupación, para lo cual procura evitar incorporar en demasía oratorias sobre la “austeridad” o el “rescate” financiero. Se ve que no acaban de funcionarle, según sus propios datos.

Pero no todo puede ser cosecha propia en un buen discurso. Muchos de los temas vienen marcados por las preocupaciones ciudadanas. Ahí los gabinetes políticos deben moverse con agilidad y ser conscientes de que la ciudadanía va a estar atenta a cada una de las voces que puedan surgir de la boca del candidato.

Si se agrupa en un gráfico todo lo hablado por Feijóo en hora y media se observa que, tras la economía, se posicionan fuertemente los sectores estratégicos y los públicos –sanidad y educación-. De los primeros destaca la presencia, como tema más señalado, del sector lácteo por encima del naval o de la pesca. Se entiende mejor si se tiene en cuenta que esta semana tuvo lugar una huelga de productores que también se hizo notar durante la comparecencia del popular.

Entre los temas tocados aparece una novedad con respecto a los debates y es la fuerte presencia de España y Europa en el discurso. Muchas de las políticas que ha presentado el presidente gallego para esta legislatura pueden estar supeditadas al futuro económico de estas dos administraciones, nacional y supranacional respectivamente, según anunció durante su alegato de estos días.

El método utilizado también evoluciona y se van corrigiendo las carencias para hacerse más fuerte y convincente. Parece que, en este caso, se han añadido otros valores al contenido de las declaraciones. En primer lugar, el uso de la palabra “verdad” –contabilizada dentro del tema “otros”-, que jugó un papel importante en las críticas de los otros partidos políticos durante la campaña con su antónima “mentira”. Apropiarse de este término puede generar que aumenten las críticas por parte de la oposición o que se refuerce la postura del candidato y sus propuestas. Volviendo al inicio, no todas las frases o términos funcionan igual para todos los candidatos: habrá que esperar para ver cómo reacciona la ciudadanía ante este nuevo uso.

Otro aspecto que ha cambiado en Feijóo tras las elecciones es el tono empleado en sus exposiciones. Los resultados han dado paso a un político calmado y conciliador, en contraposición al combativo y directo de los debates y de algunos mítines.

La oposición contará con cuatro años para hacer su trabajo. La separación entre populares y resto de partidos viene de lejos y las políticas de unos y de otros son claramente diferentes. Les esperan temas difíciles a los que hacer frente, como el futuro de NovaCaixaGalicia  –que también ocupó parte de los discursos por su posible venta-, o los desahucios –catalogados en nuestro gráfico dentro del tema “otros”-.

La brecha entre políticos y sociedad es cada vez mayor, de esto también se habló, pero tan poco que no resulta significativo. Habrá que ver si la calidad dialéctica de sus señorías da paso a nuevas realidades.

No sólo de palabras vive la ciudadanía, sino que necesita hechos que mejoren su situación actual. Los alegatos parlamentarios, por hermosos que sean, no llenan platos de comida, ni calientan casas en invierno, no pagan facturas, ni reparten unos empleos tan necesarios en nuestros días.

Los votantes dicen...
  1. Las palabras se las lleva el viento. Como bien dices, veremos si pueden llevarlas a la práctica, y de verdad ser una representación de las inquietudes de los ciudadanos. Que, por terminar con otro refrán, obras son amores, y no buenas razones.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>