Arrow

Agárrame esa Diputación


0
Víctor Rey

Periodista en televisión. Trabajé como redactor de informativos en Canal 9. Antes presenté un magazine en tele 7 Gandia. Redactor para elecciones 2011 en Safor Guia y corresponsal para ValenciaHui.


Escrito el 28 de abril de 2013 a las 11:23 | Clasificado en Comunidad Valenciana

El Partido Popular podría perder la Generalitat Valenciana en 2015, pero se aferraría a las diputaciones. La división en partidos judiciales blinda el bipartidismo. La pérdida de poder podría abrir un debate de líderes.

Fabra y Rus, en una reunión en la Generalitat (Fuente: Flickr GVA)
Fabra y Rus, en una reunión en la Generalitat (Fuente: Flickr GVA)

El Partido Popular de la Comunidad Valenciana teme perder en 2015 la mayoría absoluta de la que viene disfrutando desde hace cuatro legislaturas y, con ella, el Gobierno de la Generalitat. Sin embargo, ni siquiera en el peor de los escenarios se presagia la pérdida de la Diputación de Valencia. En un plano similar podrían estar las de Alicante y Castellón.

En el hipotético caso de que el gobierno pasara a manos de una coalición de izquierdas (PSPV-PSOE, Compromís, EU), podría tener en frente la oposición de, al menos, la institución provincial de Valencia con titularidad popular.  La clave está en el sistema de elección indirecta de la institución provincial, y su división en partidos judiciales.

El sistema de circunscripciones recuerda, a pequeña escala, el modelo estadounidense y, curiosamente, también el propuesto por Camps en su tesis doctoral.

La clave: las circunscripciones

En la provincia de Valencia la Diputación queda dividida en nueve partidos judiciales:

  • Dos diputados son designados por cada una de las demarcaciones de Gandía, Sagunt, Xátiva, Alzira y Llíria. De acuerdo con la ley d’Hondt, un partido debería obtener más de votos que el segundo para quedarse con los dos diputados. Por tanto, de acuerdo con este sistema, PP y PSOE acaban repartiéndose un representante cada uno.
  • La otra demarcación, la que corresponde a Valencia y las comarcas limítrofes, es la parte más grande del pastel, con 18 diputados, más de la mitad de la Cámara. Es en esta circunscripción donde EU o Compromís consiguieron un representante cada uno en 2011 (10 el PSOE y 19 el PP).

Con este escenario, parece complicado que el PP pueda sufrir un revés: es casi imposible perder un diputado por las cinco demarcaciones que eligen dos cada una y, dada la caída de intención de voto del PSOE, aseguraría alguna o todas las demarcaciones de un diputado.

El barón provincial es Rus

¿Y qué importancia tiene la Diputación? De ella dependen las brigadas forestales, el consorcio de bomberos o una red de carreteras de más de tres mil kilómetros, y su labor es principalmente de apoyo  a los municipios más pequeños.

Su presupuesto en 2013 es de 397,9 millones de euros, lo que supone un aumento del 8,68% respecto al año pasado. Su presidente, Alfonso Rus, presume de la gestión de las cuentas saneadas de la institución. El también presidente del PP en la provincia es, de hecho, un contrapeso a Fabra y su equipo.

Si el PP perdiera poder en las instituciones valencianas al menos  contaría con el consuelo de controlar la Diputación, aunque bajo el precio de que podrían tensarse las relaciones entre las dos partes.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>