Arrow

No somos el ‘Levante feliz’


4
Víctor Rey

Periodista en televisión. Trabajé como redactor de informativos en Canal 9. Antes presenté un magazine en tele 7 Gandia. Redactor para elecciones 2011 en Safor Guia y corresponsal para ValenciaHui.


Escrito el 20 de enero de 2013 a las 8:08 | Clasificado en Comunidad Valenciana

Levante es un término erróneo que se usa para referirse a la Comunidad Valenciana y Murcia. Toma como referencia el centro de España, y está cargado de connotaciones negativas, de zona despreocupada y únicamente turística. Un informe del Consell Valencià de Cultura rechazaba el término. Tras los escándalos de corrupción y el azote de la crisis, el término se ha vuelto en contra de la Comunidad.

La playa de Gandia es un ejemplo del "Levante Español"
Playa de Gandia

El locutor de radio comenta alguna noticia sobre Valencia. Bien sea sobre el tiempo, algún suceso o incluso una información política. Al tercer sinónimo, se recurre a la maldita palabra: “Levante“. Se trata de un término mal utilizado, ofensivo para algunos. Responde a un problema de nomenclatura mal resuelto, que es reflejo de un “déficit” de identidad.

El término Levante empezó a utilizarse a finales del siglo XIX, y mete “en el mismo saco” a la Comunidad Valenciana y a Murcia. Se trata de un concepto centralista que no es aceptado entre los valencianos. Algunos informadores, especialmente desde Madrid, se siguen sorprendiendo.

El significado de Levante que da la  RAE es el siguiente:

Nombre genérico de las comarcas mediterráneas de España, y especialmente las correspondientes a los antiguos reinos de Valencia y Murcia.

Levante es también el nombre de un viento procedente del Este. El término lo podemos encontrar en múltiples publicaciones o guías, sobre todo gastronómicas y turísticas. Muchas empresas cuentan con una “delegación de Levante”, y es el nombre de un equipo de fútbol (Levante UD)  y un importante diario, que lo heredó de una publicación quincenal del primer tercio del siglo XX.

Sin embargo, es un término que no gusta, porque hace referencia a la posición del hablante. Levante es “lo que se encuentra al Este”. Es decir, al Este de Madrid, pero no de Cataluña, Murcia, Andalucía o Cantabria, por poner algunos ejemplos.  Además, desde sus primeras referencias hasta hoy, lleva ligada una serie de connotaciones negativas. El llamado “Levante feliz” es una zona turística, de gente despreocupada, con buen sol y paellas y, como consecuencia de ello, de problemas económicos y de sanidad política.

El Consell Valencià de Cultura (CVC) emitió en 1996 un informe desechando ese nombre. Tampoco aparece esta nomenclatura en el Estatuto de Autonomía, dónde sí aparece el nombre oficial, Comunidad Valenciana, y hace referencia a dos términos históricos: Reino de Valencia y País Valenciano.

En el informe del CVC de 1996, firmado por Manuel Bas Carbonell, se da por errónea la denominación “Levante” (en la que se incluye la región de Murcia, sin nexo histórico con la valenciana). Asegura Bas, en dicho informe, que en sus primeras apariciones, “el término Levante lo suelen utilizar los castellanos y especialmente los madrileños cuando vienen a nuestras costas”.  Levante sería “lo que está al este, o a la derecha”. Para la Comunidad Valenciana, el Levante sería Baleares, por ejemplo, y Cataluña también sería parte del “Levante español”.

El Levante feliz

Señala Bas que el término aparece en la RAE, en el diccionario Espasa, pero no en diccionarios geográficos. Empezó darse la actual acepción a principios del siglo XX. Lo utilizó Azorín, nacido en Monóvar (Alicante), para referirse  a su tierra natal.  Se le añadió el término “feliz”, de manera más generalizada a partir de la Guerra Civil española, porque “era un espacio geográfico relativamente alejado de los frentes, y donde no parecía que hubiera tanta penuria de alimentos como en otras zonas”, según un informe de Pérez y Moragán referenciado por el CVC.

Posteriormente, la expresión sería sinónimo de esta zona de climatología benigna, especial para el turismo, y cómo tal fue referenciada en el NODO múltiples veces. Sin embargo, ni los medios estatales, ni la derecha política tienen la hegemonía del término.

El escritor Joan Fuster, en su influyente ensayo ‘Nosaltres, els valencians‘, editado en 1962, también se oponía al término. “Los designios que lo animan es, precisamente, el de retirar de la circulación el término ‘valenciano’ para calificar el país”, exponía. Para el escritor, era un nombre ambiguo y grotesco, que buscaba esconder la realidad valenciana.

Del Levante Feliz al Levante deprimido

El término se fue extendiendo, y sigue usándose hoy en día, no importa que el medio de comunicación sea de izquierdas o de derechas. De una época de bonanza económica se ha pasado a una grave crisis. El paro en al Comunidad está por encima de la media nacional. Su imagen ‘de marca’ ha quedado dañada por múltiples casos de corrupción. El carácter despreocupado, “meninfot” de los habitantes del Levante, se ha vuelto en su contra.

La Comunidad y, especialmente, sus zonas costeras han sido históricamente receptoras de la migración rural, tanto de las comarcas valencianas de interior, como de Castilla-La Mancha o Andalucía. Los otrora boyantes sectores (cítricos, textil, calzado, muebles), hacían crecer la economía. Por supuesto también estaba (y sigue estando) el turismo, al calor del cual se gestó un crecimiento inmobiliario que arrojaba cuantiosos dividendos a las arcas privadas y públicas.

Tras años de bonanza, de grandes eventos, de traer la Fórmula 1, del mar y de la tierra, vino la crisis, la corrupción y los recortes, así, seguido. Eso convirtió a la Comunidad en blanco fácil de la pluma de periodistas de medios de comunicación con sede en Madrid, no importa de qué línea editorial. La cobertura por parte de televisiones, radios o periódicos internacionales ha sacado los colores a la población de todo el país, y ha indignado a los dirigentes locales.

A veces con razón de más, otras con ensañamiento de menos, se puso en relación ambos términos. ‘De aquellos polvos, estos lodos’ es la conclusión que puede extraerse, sin dificultad, de varios reportajes que han  intentado retratar la situación de esta Comunidad Autónoma. Aunque la situación no es exclusiva de esta zona, sí sirve como paradigma del despilfarro y la falta de profesionalidad y de ética de muchos de sus dirigentes. Nunca quisimos ser el Levante Feliz. Ahora ya no lo somos.

Los votantes dicen...
  1. Hartodestepaisdepaletos dice:

    El caso es molestarse por alguna gilipollez.

  2. Guillermo dice:

    Soy valenciano (de la ciudad de Valencia), residente en Madrid desde hace 7 años, casado con una alicantina, con muchos amigos de Castellón y algunos de Murcia.
    Noto cierto cansancio y hastío de muchos valencianos, alicantinos, castellonenses… sobre los debates estériles en temática de símbolos, nomenclaturas y demás parafernalia. Que normalmente solo salen del “cap i casal”

    No se en qué te basas para sentenciar “Se trata de un concepto centralista que no es aceptado entre los valencianos”, Pero quizá puedas aportar algún dato estadístico o un instituto de investigación detrás que sostenga esta sentencia. Siempre he pensado que era bastante neutro denominarnos así, porque define nuestra situación peninsular, así como levante somos nosotros, poniente es Lisboa.

    Pero en tus palabras noto cierto tufillo antimadridista y muy valencianocéntrico. Porque si como dices tu lo mejor sería llamarlo comunidad valenciana, también podría hablarte de los casos de tantos y tantos alicantinos que rehuyen de identificarse con “soy de la Comunidad Valenciana” o castellonencs aceptando su valencianía.

    Siempre he pensado que si fuéramos provincias levantinas independientes nos iría mejor, y no por verlo desde un punto de vista Madridcéntrico que, sinceramente, los madrileños alucinan con que se tenga esta percepción desde allí, sino por verlo desde un estricto punto de vista geográfico peninsular.

    Pero podemos seguir con debates estériles sobre si somos país valenciano, región valenciana, lo regne, comunidad, o “levante puro español desde Madrid”. Y seguir dando una imagen que yo ya no se si pensar en qué es tristemente cierta, que somos unos paletos más centrados en la parafernalia, las formas y las fachadas, como el cartón piedra de las fallas “i qué això dona igual”

  3. Víctor Rey dice:

    Hola, Guillermo! Acepto tus críticas, y observo que coincidimos en algunos aspectos, aunque en otros discrepamos.

    Respecto
    a la frase que destacas, la afirmación es “un concepto centralista”
    está explicada en el texto: hace referencia a la posición del que otorga
    el nombre, que no está en el sur ni en el norte de España, por ejemplo,
    ni en Baleares, que también es España.

    Sobre su aceptación debo
    aclarar que no cuento con datos estadísticos (no conozco tal estudio al
    respecto) pero sí con el informe del CVC, por ejemplo. Por otro lado,
    Comunitat Valenciana no sería para mí el mejor nombre para referirse al
    territorio valenciano, pero sí es el que está recogido en el Estatut y
    el que utilizan nuestras instituciones.

    La denominación Levante
    tiene poco recorrido histórico (quizás mayor que el de “Comunitat
    Valenciana”) y nos mete en el mismo saco que Murcia, con los que tenemos
    muchos lazos y buena relación, pero ningún vínculo histórico. “Levante”
    no es, en absoluto, una palabra neutra.

    Por último, no te
    acepto la afirmación de que mis palabras rezuman “tufillo antimadridista
    y valencianocéntrico”. He vivido en Madrid durante largas temporadas,
    cuento por centenas mis amigos allí, Con el artículo quería aclarar a
    quienes utilizan este término por qué resulta ofensivo para algunas
    personas. Hay gente que lo hacía servir sin saberlo.

    No obstante, te agradezco muchísimo que hayas comentado la notícia y fomentes el sanísmo debate.

    Un saludo.

  4. Almirante Topete dice:

    Guillermo, el tufillo madridista creo que lo desprendes tú al criticar un artículo bastante objetivo sobre la aplicación del termino Levante. Y si los castellonenses o los alicantinos no quieren sentirse valencianos allá ellos, no seré yo quien les obligue a serlo, pero desde luego a mi no me gusta nada (cosa que comparto con Víctor) ese punto de vista ‘mesetero’ que se le da a todo en este país.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>