Arrow

Casilla de salida


1
Jurdan Arretxe

Periodista. Trabajo en Noticias de Gipuzkoa. También soy profesor universitario en algunos ratos sueltos.


Escrito el 9 de mayo de 2013 a las 8:37 | Clasificado en Euskadi

El Gobierno de Iñigo Urkullu, obligado a gestionar la prórroga presupuestaria tras no lograr aprobar sus Cuentas, vuelve a estar en el punto de partida y mira al Parlamento en busca de una estabilidad institucional para esta legislatura.

El lehendakari se reúne en Ajuria Enea con los diputados generales y la presidenta de Eudel. (Irekia)
El lehendakari se reúne en Ajuria Enea con los diputados generales y la presidenta de Eudel. (Irekia)

La legislatura en Euskadi no acaba de arrancar. Cuatro meses después de que Iñigo Urkullu saliera de la Casa de Juntas de Gernika como lehendakari, el Parlamento Vasco parece vivir sus primeros minutos de tanteo en esta legislatura, en los que la primera gran iniciativa del nuevo Ejecutivo ha fracasado. El Gobierno Vasco deberá afrontar 2013 con el presupuesto con el que Patxi López gestionó sus últimos meses en Lehendakaritza.

Por una razón o por otra, quizá por la siguiente, el PNV se ha quedado sin sus primeros presupuestos de la legislatura. Urkullu anunció en Bruselas —donde con bastantes honores fue recibido por José Manuel Durao Barroso y Herman Van Rompuy, entre otros— que retiraba las Cuentas. Defendió esta medida (la primera ocasión que ocurre en diez legislaturas) porque Europa va a aflojar el techo de déficit a España (y ésta, a las comunidades autónomas). El jefe del Ejecutivo mostró su disposición a elaborar un nuevo borrador presupuestario, con más ingresos que los 9.316 millones previstos, cuando a finales de este mes Europa fije la cifra definitiva.

Horas después y por boca del portavoz del Gobierno Vasco, Josu Erkoreka, o del portavoz parlamentario del PNV, Joseba Egibar, la justificación de la retirada de las Cuentas era menos económica y más política: el bloqueo de la oposición. Y con ese escenario, confirmaba el exportavoz jeltzale en el Congreso, no habría un nuevo intento de Presupuestos y se gestionaría la prórroga ya vigente.

EH Bildu, PSE, PP y UPyD presentaron enmiendas a la totalidad. Los dos primeros defendieron que había que incrementar los ingresos, mientras que los ‘populares’ hablaron de unas Cuentas “sectarias e ineficaces” y como los últimos, rechazaron que el Gobierno Vasco mantuviera abiertas las “pseudoembajadas”. En la semana en la que se votaban estas enmiendas, el Gobierno de Urkullu anunciaba la reapertura de la delegación de México (que López unificó con la de EEUU) y el propio lehendakari, que había asumido la negociación en persona, se marchaba de viaje oficial a Bruselas. Las pistas para el desenlace eran claras.

Y ahora, ¿qué? El PNV se encuentra en el mismo punto de partida que en diciembre, pero con el desgaste que supone retirar unas Cuentas. La oposición ha recordado al Ejecutivo que solo tiene el apoyo de 27 de los 75 parlamentarios, por lo que la formación jeltzale ya tiene objetivo para los próximos meses: la estabilidad institucional.

La ‘geometría variable’ que popularizó José Luis Rodríguez Zapatero expone al Gobierno de Urkullu a demasiados riesgos y demasiadas tensiones, por lo que mirará en el Parlamento un socio preferente. El PSE ofreció hace un par de semanas al Gobierno “grandes acuerdos”, en palabras de Patxi López, pero desde la bancada ‘popular’ creen que la relación entre jeltzales y socialistas deberá esperar. Lo dijo el diputado general alavés, Javier de Andrés, quien prevé que “el PSOE se acercará a Urkullu cuando zanje la sucesión” de Alfredo Pérez Rubalcaba. La semana pasada, cuando Urkullu presentó su programa de gobierno en la Cámara, el PSE reiteró su disposición, siempre que en ese pacto no estuviera su sostén en Ajuria Enea, el PP, lo que provocó una airada respuesta de Basagoiti.

Cuándo se resolverán estas incógnitas (y si será con la ‘ayuda’ de la posible marcha de López a Ferraz) está por ver. Lo que más claro queda es que tras la prórroga presupuestaria, el Ejecutivo de Urkullu y también el Parlamento están donde estaban hace cuatro meses. Tanto es así que el Ejecutivo ha propuesto una nueva ronda de contactos con las instituciones y con los partidos políticos con el objetivo de alcanzar un pacto contra la crisis. Un acuerdo al que Patxi López se presta, pero siempre que no esté el PP. Una entente que EH Bildu ve lejos y el PP, no tanto. Sin casi variaciones en las posiciones de Gobierno y oposición desde las elecciones de octubre. Algunos dirigentes, sobre todo de los últimos, empiezan a calificar la situación de “teatro”, impresión que la ciudadanía, que ha asistido a varias semanas de amagos, guiños y juegos políticos, empieza a extender a un Parlamento en el que la partida todavía no ha empezado. Cuatro meses después.

Los votantes dicen...
  1. […] Más cuando, tras la devolución de las Cuentas al Gobierno Vasco, el Ejecutivo de Urkullu volvió a la casilla de salida en mayo. La relación de fuerzas del Parlamento lo habían […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>