Arrow

El PNV, obviamente con el Rey


0
Asier Martiarena

Soy periodista y escribo en La Vanguardia y Yahoo! después de haberme encargado de la sección de política del diario Metro y de echar a andar en La Voz de Galicia.


Escrito el 4 de junio de 2014 a las 18:15 | Clasificado en Euskadi, Nacional

Por tradición Euskadi ha dedicado lealtad a la Corona.

El lehendakari Urkullu en un encuentro con el Rey (Fuente: Zarzuela)
El lehendakari Urkullu en un encuentro con el Rey (Fuente: Zarzuela)

Cada vez que se abría una nueva legisltaura los focos mediáticos han acudido a Zarzuela para asistir al recibimiento oficial que el Rey Juan Carlos dedicaba a los líderes de los respectivos grupos parlamentarios. Confianzas con unos, chascarrillos con otros y tensión. Sobre todo tensión. Eso es lo que afloraba cuando el monarca recibía a Jon Idigoras -histórico dirigente de la reinventada Herri Batasuna-, o a Mikel Errekondo, líder de Amaiur.

Con el primero el Rey Juan Carlos mantuvo una actitud de firmeza clamando a la prensa que lo recibía por mandato constitucional dentro de la ronda de consultas para designar candidato a la presidencia del Gobierno. Según informó La Zarzuela aquel 1 de julio de 1993, don Juan Carlos rechazó un escrito que Idígoras pretendía entregarle sobre lo que el dirigente de HB llamó “el contencioso que mantienen Euskadi y el Estado”.

Con el segundo, hace tan solo tres años, la cosa fue más cordial. Empezando por el hecho de que el propio Errekondo fue compañero de vestuario de Inaki Urdangarin en la selección de balonmano, y siguiendo porque la visita de un líder de la izquierda independentista vasca -después de la de Idigoras- tenía lugar después de que ETA hubiera renunciado a la violencia. De hecho aquel 2011 fue más tensa la visita del representante de Esquera Republicana quien acudió a Palacio para hacer un “gesto reivindicativo”.

Y poco más. Quien piense que el PNV puso en aprietos a Zarzuela en esas fechas se equivoca. Como también lo hará quien crea que los nacionalistas vascos serán una piedra de toque en el proceso abierto para la proclamación del príncipe como nuevo rey de España. Sí que es cierto que la formación ha pedido en los últimos tiempos la ‘jubilación‘ de don Juan Carlos. Pero poco más. Por tradición Euskadi ha dedicado lealtad a la Corona. Desde la época en la que los soberanos juraban sus fueros en la Casa de Juntas de Gernika, hasta los últimos años.

Especialmente gráfico es el papel de arbitraje que la Constitución ha reservado al Rey de España para intentar desbloquear algunos de los contenciosos entre Euskadi y Madrid. La mediación ha sido constante y satisfactoria para todas las partes. Incluso si se echa atrás la mirada, hasta los orígenes del PNV en los que planea un nuevo estatus político abrazando la idea del pacto con la Corona para lograr la reintegración foral plena.

Por eso el PNV no se opondrá al debate sucesorio que la semana que viene tendrá lugar en el Congreso de los Diputados con motivo de la tramitación de la ley orgánica sucesoria. Como mucho se abstendrá como guiño reivindicativo. Pero la realidad es que el PNV ya trabaja con el escenario de Felipe VI como Rey. E Iñaki Anasagasti ya ha pasado a ser un verso suelto sin apenas relevancia.

Tanto es así que el presidente jetzale, Andoni Ortuzar, ha pedido al futuro monarca que “ejerza la labor de arbitraje” para abordar “sin dilación” un nuevo modelo de Estado que “dé respuesta a las aspiraciones de las diferentes naciones que integran el Estado español”. Ortuzar, que ha dado lectura a una declaración institucional de su partido, cree “acertada y necesaria” la abdicación del Rey Juan Carlos, “aunque quizás llega tarde”. Pero añade que, de producirse esa labor de arbitraje, el PNV “sabrá estar a la altura de las circunstancias” y contribuirá a “la necesaria estabilidad institucional y normalidad democrática”.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>