Arrow

El ‘Risk’ del PNV


1
Asier Martiarena

Soy periodista y escribo en La Vanguardia y Yahoo! después de haberme encargado de la sección de política del diario Metro y de echar a andar en La Voz de Galicia.


Escrito el 30 de enero de 2013 a las 8:37 | Clasificado en Euskadi

Los nacionalistas están recuperando posiciones en el tablero de juego aprovechándose de la inoperancia de Bildu a la hora de regir en plazas importantes.

Reunión del Euzkadi Buru Batzar en enero de 2013.
Reunión del Euzkadi Buru Batzar en enero de 2013.

El Partido Nacionalista Vasco (PNV) está recomponiendo el tablero de juego en el que acostumbraba a jugar hasta hace cuatro años. Un tablero totalmente teñido con sus colores y que empezó a perder con la coalición contranatura entre socialistas y ‘populares’ en Euskadi. El reto de dejar la lehendakaritza -que nunca habían abandonado desde 1980- se le atragantó a un partido que se quedaba sin cabeza visible -Ibarretxe abandonaba la política- y que aún no se había recuperado de la guerra interna entre Josu Jon Imaz y Joseba Egibar por la presidencia del partido. Cuatro años de tensiones internas y no disimuladas que le hicieron perder el pulso con la calle y, coalición mediante, la makila de Ajuria Enea.

El pataleo fue inevitable y quedó patente especialmente en Madrid entre diputados nacionalistas y el Ejecutivo, entonces, de Zapatero. Tras el Gobierno vasco llegó un nuevo batacazo en forma de elecciones municipales en las que el PNV perdió buena parte de los feudos que acostumbraba a regir. Así, se les escurrían de entre las manos alcaldías como la de San Sebastián y diputaciones como la de Guipúzcoa. Un asunto nada menor puesto que es donde se cocinan las normas relativas al régimen tributario local derivadas del Concierto Económico. Lo peor de todo, para ellos, es que éstas recayeron en gran medida en manos del enemigo nacionalista en cualquiera de sus siglas batasunas. En este caso Bildu.

Una formación reivindicativa pero no legisladora

Un análisis interno del Euzkadi Buru Batzar aconsejó cautela y autoanálisis a partes iguales para recuperar el terreno perdido. El resto del trabajo lo hizo Bildu. Su inoperancia ha quedado patente allá donde ha regido. El partido está concebido como una formación reivindicativa y no legisladora, y el trabajo del día a día les ha sacado los colores. Inversiones millonarias de Fomento perdidas por la “dejadez de los dirigentes de Bildu”, y datos del paro cada vez más desastrosos ante la falta de sintonía con la patronal. Algunos representantes incluso reconocían, off the record, en plena euforia de encuestas preelectorales que “no les convenía ser la fuerza más votada” el 21-O y respiraron al quedar segundos con 21 parlamentarios.

Bildu ha ido perdiendo apoyos allá donde ha gobernado y el PNV está recuperando posiciones en su particular ‘Risk’. Primero la lehendakaritza y, poco a poco, la cuota de poder en otras administraciones. La pasada semana, incluso, se llegó a saltar la escala de mando en la Diputación guipuzcoana.

El presidente del PNV de Guipúzcoa, Joseba Egibar, y el portavoz de esta formación en las Juntas Generales, Markel Olano, anunciaron un proyecto de plan anticrisis junto al resto de grupos de la oposición. Un acuerdo para hacer frente a lo que califican como “inacción”, “carencia de estrategia” y “manifiesta incompetencia” ante la recesión por parte de la Diputación de Guipúzcoa gobernada por Bildu.

Acuerdos de este tipo con la oposición le permitirían fácilmente capitanear mociones de censura, pero el PNV ha aprendido la lección y no quiere correr demasiado. Saber esperar su momento le está permitiendo recuperar paulatinamente el terreno perdido en los últimos años.

Los votantes dicen...
  1. […] El PNV juega al Risk con Bildu […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>