Arrow

La clave de las cárceles


0
Jurdan Arretxe

Periodista. Trabajo en Noticias de Gipuzkoa. También soy profesor universitario en algunos ratos sueltos.


Escrito el 1 de enero de 2013 a las 14:39 | Clasificado en Euskadi

A dos semanas de la manifestación a favor de los presos que recorrerá Bilbao, la política penitenciaria vuelve a la agenda.

Cartel de la manifestación del día 12 (Fuente: Herrira)
Cartel de la manifestación del día 12 (Fuente: Herrira)

En el parón informativo que traen las fechas navideñas, que coincide con el siempre lento arranque de una legislatura, la cuestión penitenciaria ha vuelto a emerger con fuerza en el panorama político vasco. A dos semanas de la segunda macromanifestación a favor de los derechos de los presos en Bilbao tras la de hace un año, la izquierda abertzale, los partidos que conforman EH Bildu y las plataformas que trabajan por los reclusos (empezando por el propio EPPK, Colectivo de Presos Políticos Vascos en euskera) han desplegado una serie de acciones que han vuelto a situar el tema en un lugar destacado de la agenda.

La asociación de familiares y allegados de presos Etxerat acaba de cifrar en 606 los reclusos que conforman el EPPK, a los que se suman unas decenas de reos expulsados del colectivo o que no han pertenecido a él. Estos últimos, la mayoría integrados en programas de reinserción tras romper con ETA como la denominada Vía Nanclares, se encuentran en prisiones de o próximas a Euskadi y Navarra, mientras que el grueso de los miembros del EPPK (599) está disperso por toda la geografía española y francesa. Y esto es lo primero que desde el EPPK y demás asociaciones reclaman con la “legislación penitenciaria ordinaria en la mano”: el final de la dispersión y el acercamiento de los reclusos, más ahora que Vitoria y Pamplona tienen nuevas prisiones y que hay otra prevista en Donostia.

Otra de las reclamaciones es, en la línea de lo ocurrido con Josu Uribetxebarria e, insisten, con la “legislación penitenciaria ordinaria en la mano”, la puesta en libertad de los 13 presos que consideran se encuentran gravemente enfermos. Misma solución de libertad condicional que aspiran a aplicar a los 143 reos del EPPK que ya han cumplido en España las tres cuartas partes de su condena y las dos terceras partes en Francia.



La última reclamación principal, que en marzo mirará a Estrasburgo, es la derogación de la doctrina Parot que, sostiene Etxerat, se ha aplicado a 88 personas y hoy día mantiene presas a 68. El caso de una de ellas, Inés del Río, es el que ya ha llegado al Tribunal Europeo de Derechos Humanos y cuya aplicación la Sala Tercera de la Audiencia Nacional ha echado abajo. El 20 de marzo está previsto que la Gran Sala se pronuncie sobre el recurso presentado por España y ya hay quien aventura sotto voce que es difícil que prospere una vez el veredicto saliera de la Sala Tercera por unanimidad.

Y la sociedad, ¿qué dice? Con el rumor del latente riesgo de la escisión entre los presos y con la petición del EPPK de una “resolución integral”, buena parte de la sociedad vasca coincide en reclamar la puesta en marcha de determinados cambios en la política penitenciaria y así se pronunciaron, más allá de EH Bildu, también el PNV y el PSE en Vitoria a cuenta de una moción sobre dos presos alaveses. El PP votó en contra. Los populares han mantenido esta posición desde Madrid, donde se han mostrado en contra de ningún movimiento y cuando lo han hecho, han recibido críticas severas de algunas asociaciones de víctimas de ETA e incluso desde el propio partido. Unos ataques que, en plena tormenta por el caso Uribetxebarria, llevaron al ministro Jorge Fernández Díaz a acusar al ala más dura del PP de “servir a la estrategia de ETA”.

Porque sin avances en el desarme, ya hay quien extrae la lectura de que esa es la baza que se guarda ETA para poder acordar su desaparición a cambio de varias modificaciones de una política penitenciaria que se presenta clave. Lo que apenas se abordó en las conversaciones de Loiola —y que quizá las hizo fracasar—, que ha estado en el centro de la agenda en 2012 con sentencias como el caso de Del Río, excarcelaciones como la de Uribetxebarria o polémicas como la que se abrió en torno al delegado del Gobierno de Rajoy en Euskadi y la película sobre cinco presos ‘Barrura begiratzeko leihoak’. Una clave, la de las cárceles, que queda pendiente para este 2013.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>