Es posible que el Partido Nacionalista Vasco se encuentre ante el reto ideológico-discursivo más importante de su historia. Y, nuevamente, ETA es el factor determinante. Su líder, Iñigo Urkullu, ha hipotecado el voto electoral a su partido en base a un acuerdo de estabilidad parlamentaria con los socialistas en Madrid que, por un lado, le granjeará pingües beneficios en forma de ‘campanarios’ para sus pueblos pero, por otro, le encorseta en su discurso respecto de la banda terrorista.

El resultado es que el PNV ha entrado como elefante en cacharrería pidiendo “la desaparición de ETA” como mensaje bandera ante la opinión pública. Así. Tal cual. Sin las ambigüedades a las que nos tenían acostumbrados. Asombroso. Porque ha sido, precisamente, esa ambigüedad la que le ha permitido durante 100 años pescar votos de todos los ámbitos, desde el nacionalismo radical desencantado con la izquierda abertzale hasta los democristianos moderados de “RH negativo”. Esa amplia piscina electoral se acaba de comprimir, por obra y gracia del presidente Zapatero, en un charco donde nadan militantes aguerridos y despistados que prefieren esperar a ver los derroteros de la agonía etarra.

El pacto entre el presidente del Gobierno y el líder del PNV debe ser de grandes magnitudes y amplísimo espectro. Sólo así se entiende que los nacionalistas hayan sacrificado su mensaje político y el protagonismo del que siempre se han pavoneado (piedra de toque del “conflicto vasco”, “todo pasa por nosotros”). Acabe bien o no esta historia, dentro de poco veremos cuál es la contrapartida y cuántos nos cuesta que Urkullu haya comprometido su espacio político por mor de un final de ETA que ya todos cantamos pero que nunca acaba de llegar.

Publicado por Carlos Ruiz

Periodista especializado en campañas electorales y conflictos, gerente de asuntos públicos en Llorente&Cuenca, donde asesora a compañías e instituciones

Únete a la conversación

5 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.