Arrow

La ‘sokatira’ de los pactos


0
Jurdan Arretxe

Periodista. Trabajo en Noticias de Gipuzkoa. También soy profesor universitario en algunos ratos sueltos.


Escrito el 5 de febrero de 2013 a las 8:29 | Clasificado en Euskadi

El Parlamento vasco celebra sus dos primeras sesiones plenarias de la legislatura con un ramillete de combinaciones de acuerdos que evidencian la apuesta del PNV por la geometría variable.

Un momento de la celebración de un pleno en el Parlamento vasco (fuente: parlamentovasco.euskolegebiltzarra.org).
Un momento de la celebración de un pleno en el Parlamento vasco (fuente: parlamentovasco.euskolegebiltzarra.org).

A la espera de que, tras las comparecencias parlamentarias de los consejeros del nuevo Gobierno vasco, la legislatura alcance la velocidad de crucero que los ciudadanos exigen, el Ejecutivo y la Cámara de Vitoria empiezan a tejer sus primeros acuerdos. La designación de los tres senadores autonómicos (PNV-EH Bildu-PSE), las tasas judiciales (PNV-PSE-UPyD) y el rechazo de la creación de un fondo para compensar por el repago farmacéutico (PNV-PP-UPyD) son tres cuestiones que han estado sobre la mesa en los dos primeros plenos ordinarios que se han celebrado desde junio de 2012.

Imposible ha resultado hasta en dos ocasiones el pacto en una cuestión que, pese al anuncio que hizo ETA en octubre de 2011, se presenta como muy sensible. El Gobierno vasco ha situado la normalización y la pacificación como uno de sus tres ejes. EH Bildu trata de avanzar en esta cuestión con los postulados de la Declaración de Aiete. El PSE procura defender las líneas básicas de su gestión en la anterior legislatura y el PP aspira a conjugar su histórica oposición frontal a cualquier iniciativa en este ámbito —algo que se mantiene en forma de presión desde Madrid— con la asunción de la idea de que Euskadi empieza a superar décadas de violencia. Pero por ahora no ha sido suficiente.

Discrepancias

La reactivación de la ponencia de Paz —para la que el Gobierno ya ha nombrado una secretaría específica— se ha visto suspendida en dos ocasiones en otros tantos plenos. La posición de ‘jeltzales’ y socialistas, compartida, era suficiente para reanudar las tareas de este grupo de trabajo, pero los socialistas —proponentes— optaron por retirar el texto y lograr un mayor apoyo. Lo hicieron al atraer a EH Bildu con un somero texto siete días después, pero el PP insistió en su negativa.

¿Cuáles son los problemas? Los ‘populares’ exigen que la coalición soberanista condene la violencia de ETA —aunque sopesan sumarse a la ponencia una vez constituida—, mientras que EH Bildu quería que la ponencia partiera “de cero” pese a que hay un trabajo realizado en la anterior legislatura. Entonces, donde la izquierda ‘abertzale’ —ilegalizada— estaba ausente, todos los aforados (72) menos los de UPyD, EA y uno de los cuatro de Aralar (3) aprobaron unas conclusiones que PNV, PSE y PP aspiran a que sean un punto de partida.

Resulta obvio, pero los partidos se han situado en sus bancadas y varían su posición —y coinciden con unos u otros— según la votación. Sobre la mesa estará en próximas fechas la votación del nuevo director general de EiTB, que podría contar con el beneplácito del PNV, EH Bildu y el PSE. La geometría variable o la ‘sokatira’ de los acuerdos por la que optó el Gobierno del PNV empieza así a rodar en el Parlamento vasco. Comienza a tomar cierta altura y velocidad. Lo hace a la espera de que lleguen votaciones más sensibles, aquellas que pueden despertar celos y provocar despechos. Esas que, más allá de conseguir o no sacar adelante una iniciativa concreta, pueden poner en jaque la acción entera del Gobierno.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>