Arrow

Se acabó la competición


0
Jurdan Arretxe

Periodista. Trabajo en Noticias de Gipuzkoa. También soy profesor universitario en algunos ratos sueltos.


Escrito el 4 de junio de 2014 a las 10:16 | Clasificado en Euskadi

Patxi López anuncia que en lugar de para pugnar por un alto cargo en Ferraz en las primarias, se ve “más para ayudar”

Patxi López y Alfredo Pérez Rubalcaba, en un mitin (Fuente: Flickr Patxi López)
Patxi López y Alfredo Pérez Rubalcaba, en un mitin (Fuente: Flickr Patxi López)

Se desconoce a dónde, pero Patxi López se va. Reelegido secretario general del PSE hace poco más de un año, no agotará su mandato y dejará el cargo en pocas semanas. Se acabó. Tras meses de sucesivos rumores (y no solo rumores) de que preparaba un salto hacia Ferraz, los resultados en las europeas han sepultado cualquier opción del exlehendakari en la carrera para suceder a Alfredo Pérez Rubalcaba. Los periodistas que cubren la información del Parlamento Vasco se lo volvieron a preguntar la semana pasada. Él rió y lo descartó. Grandes aspiraciones políticas en Madrid, al parecer, tampoco.

Hijo del trabajador de La Naval y dirigente de UGT y PSOE, Eduardo ‘Lalo’ López, con 28 años ya era diputado en el Congreso en 1987 –solo José Luis Rodríguez Zapatero era más joven en aquel Hemiciclo. Años atrás, en los de clandestinidad, Ramón Rubial, Felipe González y Manuel Chaves pasaron, entre otros, por casa de los López. Desde entonces y, sobre todo, desde que se hizo con el mando del PSE de Bizkaia en 1997, Patxi López fue realizando distintas apuestas. Arriesgadas la mayoría, como la que hizo por el propio Rodríguez Zapatero en el congreso socialista del año 2000. Así hasta hoy, cuando en unos meses dejará la secretaría general del PSE siendo el dirigente que más tiempo ha estado al frente de los socialistas vascos.

Aquellos resultados iniciales, con la ayuda que desde 2004 supuso para la marca socialista vasca la llegada del PSOE a La Moncloa, fueron positivos. Patxi López fue el candidato del PSE a lehendakari en las elecciones de 2005. Aunque ganó 20.000 votos respecto a 2001 (subió a 274.000 sufragios), se quedó lejos de los 468.000 que sumaron el PNV y Eusko Alkartasuna (hoy en EH Bildu). Cuatro años después sumó 43.000 votos más, que fueron suficientes para, de la mano del PP y con la izquierda abertzale ilegalizada (150.000 votos en 2005), superar a Juan José Ibarretxe y convertirse en el primer lehendakari no proveniente de una formación abertzale, sin tener en cuenta la presidencia del Consejo General Vasco que detentó Rubial.

Desde aquel histórico segundo puesto y posterior elección como lehendakari, sin embargo, el PSE ha cedido terreno poco a poco. Ya lo hacía en los comicios que se celebraron mientras Patxi López desempeñó la máxima responsabilidad del Ejecutivo desde Ajuria Enea. Los meses finales del Gobierno de Rodríguez Zapatero, el batacazo de Rubalcaba y la enésima caída del PSOE en las elecciones europeas han acelerado un proceso que termina con el punto final a la era López al frente de los socialistas vascos. Su última cita con las urnas para elegir el Parlamento Vasco, a finales de 2012, el PSE –liderado por un López sobre cuya carrera en Madrid ya se hablaba- se había desplomado a los 212.000 votos tras tres años y medio de ‘gran coalición’ con los populares. Fue la cifra más baja desde 1994.

López entonces se empezó a mover. Su agenda desde que en diciembre de 2012 cedió la ‘makila’ de mando a Iñigo Urkullu así lo atestiguan. Las fuentes internas de la cúpula del PSE se remitían a la misma respuesta que cuando era lehendakari: “Recibe peticiones de muchas federaciones y agrupaciones, y trata de responder a las que puede”. Los rumores se dispararon.

A comienzos de 2014, López volvió a estar debajo del foco al compartir escenario en unas jornadas organizadas por el propio PSE con Felipe González, el presidente asturiano Javier Fernández, el candidato socialista a presidir la Comisión Europea Martin Schulz, la cabeza de lista del PSOE Elena Valenciano (días antes de que fuera designada) y Pérez Rubalcaba. Pero no solo, porque para entonces había conseguido deshelar su relación con la federación más importante del PSOE: la andaluza.

Del congreso socialista en Sevilla de febrero de 2012 salió con el cargo de nueva creación de secretario de Relaciones Políticas del PSOE. Se especuló con un ticket López-Madina y el exlehendakari se atrevió a decir en una carrera en la que ningún aspirante suele querer dar el primer paso antes de tiempo que, llegado el momento y las circunstancias, no se pondría de perfil.

Sus viajes desde en el último año y medio (ya tuvo un papel destacado por media geografía española en las generales de 2011) se han multiplicado. Que Patxi López protagonizara la mitad de los 26 actos electorales en los que se anunciaba la presencia del teórico trío aspirante a suceder a Rubalcaba (el propio López, Carme Chacón y Eduardo Madina) tampoco acallaba esos rumores. La gran mayoría de los eventos, fuera de la propia CAV.

La noche electoral, sin embargo, le alejó de cualquier opción de Ferraz. En este tiempo se había anunciado que si Pérez Rubalcaba hubiera optado a la reelección no se hubiera topado con López en las urnas. Ídem entre el exlehendakari y Madina. Las elecciones europeas tumbaron cualquier castillo de naipes y el secretario general del PSOE anunció su marcha. Después, López la suya. Y un día después, en mitad de un debate sobre primarias, congresos, militantes y delegados, el aún secretario general del PSE, cuestionado por los periodistas parlamentarios, echó cuatro carcajadas y dijo que ahora ya se veía “más para ayudar que para competir”.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>