Arrow

¿Seguridad ferroviaria estatal?


0
Alfredo Berini

Licenciado en Periodismo, máster en Investigación Aplicada a la Comunicación y Técnico Superior en Producción. He producido cientos de directos para Telemadrid y Castilla-La Mancha televisión, una película y presentado informativos para Radio Voz Ferrol. Actualmente ejerzo la investigación y preparo mi tesis doctoral.


Escrito el 10 de agosto de 2013 a las 11:45 | Clasificado en Galicia

El pasado miércoles, los presidentes de Adif y Renfe presentaron en el Congreso sus explicaciones sobre el accidente ferroviario de la línea Madrid-Ferrol ante la Comisión de Fomento. Durante la comparecencia, en el turno de los portavoces políticos, el socialista Rafael Simancas propuso la creación de una Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria que imitase el funcionamiento de la ya existente en el área de la seguridad aérea.

Tras el accidente en Santiago, policías y bomberos buscan supervivientes. (Wikipedia)
Tras el accidente en Santiago, policías y bomberos buscan supervivientes. (Wikipedia)

La Agencia Estatal de Seguridad Aérea (AESA) se pone en funcionamiento en los meses que sucedieron al accidente del vuelo Spanair MD-82 -agosto de 2008- en el aeropuerto de Madrid Barajas, si bien, el Real Decreto 184/2008, de 8 de febrero, ya oficializaba la creación de este organismo. El nacimiento partía del interés en reforzar un sector estratégico para España, en continuo crecimiento, y que requería de un refuerzo en el ámbito de la seguridad y la calidad de los servicios. Se trataba, además, de alcanzar una mayor independencia en el control de las compañías que operan en España y de sus actuaciones, así como la inclusión de nuevas funciones sancionadoras por parte de esta nueva entidad.

Teniendo en cuenta lo anterior, y aplicando estos supuestos a la propuesta socialista, se encuentran ciertas similitudes con el sector ferroviario. Al igual que ocurría con el tráfico aéreo en el 2008, la modernización de las líneas de trenes, así como la firme apuesta del Estado en reforzar el uso de la Alta Velocidad y las conexiones entre ciudades, certifica que estamos ante otro sector estratégico y primordial para los últimos gobiernos nacionales. Si tenemos en cuenta el accidente del pasado día 24, no cabe más posibilidad que reforzar las medidas y controles de seguridad, para así poder mantener el estatus de país de referencia en el uso y venta de este tipo de tecnología a nivel internacional.

En la actualidad, dentro del sector ferroviario, la seguridad se encuentra en manos de la Dirección General de Ferrocarriles. Este ente, en caso de llevarse a cabo la propuesta, no tendría que desaparecer sino que delegaría parte de sus funciones como ya ocurrió con la Dirección General de Aviación Civil tras la aparición de la AESA. De esta manera, la posible nueva Agencia se centraría en un único terreno, especializándose y profundizando en la seguridad en mayor medida.

Sin embargo, y junto a esto, debe tenerse en cuenta que el aéreo y el ferroviario son dos sectores muy diferentes. En el primero operan diferentes compañías de todos los países dentro de nuestro territorio, mientras que en el segundo todavía se está en vías de liberalización. Este nuevo control, por parte de una institución más autónoma y flexible, podría favorecer la operatividad de nuevas empresas.

Con todo, en plena investigación judicial de uno de los accidente ferroviarios más importantes de la historia de este país, la creación de una supuesta AESF es una mera especulación. Hay que tener en cuenta, además, que estamos ante un momento de reorganización administrativa del sector público, con una fuerte reducción de los recursos presupuestarios disponibles, así como una importante limitación de la oferta de empleo público.

¿Tendría las mismas necesidades la Agencia Estatal de Seguridad Ferroviaria? Actualmente la AESA cuenta con cerca de 400 trabajadores propios, a los que habría que sumar un número variable –dependiente de las necesidades- de trabajadores externos. Probablemente el personal preciso sería menor, aunque eso dependería de los estudios técnicos de Fomento. Cuesta creer que el Gobierno, además de las nuevas medidas de seguridad anunciadas por la Ministra Ana Pastor, vaya a plantearse la creación de una Agencia de tales dimensiones.

A esto se le debe añadir que la creación de la AESA estaba ligada a exigencias europeas que no se dan, por ahora, en el caso de los trenes. Con todo, no se debe descartar ninguna de las opciones, más si tenemos en cuenta que muchos proyectos y futuras contratas internacionales pueden llegar a resentirse tras el siniestro ocurrido en tierras gallegas. Está en juego la credibilidad del sector.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>