Arrow

El cuchillo de palo de Feijóo


0
Alfredo Berini

Licenciado en Periodismo, máster en Investigación Aplicada a la Comunicación y Técnico Superior en Producción. He producido cientos de directos para Telemadrid y Castilla-La Mancha televisión, una película y presentado informativos para Radio Voz Ferrol. Actualmente ejerzo la investigación y preparo mi tesis doctoral.


Escrito el 11 de enero de 2014 a las 9:43 | Clasificado en Galicia

El 2014 ha comenzado en Galicia con el registro, por parte del Partido Popular, de la reforma de la Ley Electoral para el Parlamento gallego. Este viejo anhelo de Alberto Núñez Feijóo parte sin consenso con la oposición y bajo el único amparo de la mayoría absoluta.

Feijoo en el Parlamento de Galicia. (Flickr: PPdeG)

Todos los años, por estas fechas, la mayoría de los ciudadanos comienzan a intentar llevar a buen puerto todos aquellos propósitos que prometieron cumplir antes de las campanadas. Entre los más recurrentes están ir al gimnasio, dejar de fumar o aprender ese idioma que siempre se nos ha resistido. Al igual que el común de los mortales, los políticos también trazan sus líneas a seguir y algunos, como es el caso de Núñez Feijóo, no esperan ni una semana en tratar de superar viejas metas todavía no logradas.

Así, tras el lógico descanso en el festivo de Año Nuevo, los populares registraron de inmediato la Proposición de Reforma de la Ley 8/1985, de 13 de agosto, de elecciones al Parlamento de Galicia y del Reglamento del Parlamento de Galicia, que modifica el número de escaños –que pasa de 75 a 61- y fija en ocho la representación mínima por Provincia -reduciéndola en dos diputados-.

El Portavoz Popular, Pedro Puy, en el momento del registro, defendía dicho ajuste como “garante de la neutralidad”. Núñez Feijóo, por su parte, no ha parado de recalcar en los últimos días que el nuevo sistema, ya anunciado en su programa electoral, “garantiza la proporcionalidad”, a la vez que se ven reducidos los costes parlamentarios.

Las críticas de la oposición no se han hecho esperar. El BNG ha ofrecido al resto de partidos crear un frente común ante lo que consideran una “involución antidemocrática”. Además, los nacionalistas piensan que se debería centrar el ahorro en la supresión de asesores o Diputaciones provinciales y no tanto en los parlamentarios. Alternativa Galega de Esquerda también ha mostrado su rechazo, considerando la reducción un “pucherazo” que, a su parecer, aumenta el bipartidismo, frenando la posibilidad de que entren nuevas fuerzas políticas. Por último, el PSdeG tiene previsto compartir en los próximos días su propuesta de reforma, en la que quieren mostrar, según su portavoz, medidas de ahorro reales frente al “mínimo simbólico” presentado por el Gobierno gallego.

Curiosamente, a la vez que se multiplicaban los cruces de declaraciones sobre este tema, Núñez Feijóo también se apuntaba al debate mediático sobre el proyecto de reforma de la Ley del Aborto. En esta ocasión, Feijóo solicitaba “consenso” entre partidos, antes que llevar a cabo cambios legislativos “sin apoyos suficientes y unilateralmente”.

El líder autonómico, que en Galicia asegura no entender la falta de apoyos que encuentra por parte del resto de agrupaciones a sus decisiones e iniciativas, muestra una cara diferente a nivel nacional, donde defiende el consenso y el diálogo como claves de una buena gobernabilidad. En casa del herrero…

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>