A finales del año 2006, durante la XII Asamblea Nacional del BNG, la militancia de este partido aprobó una enmienda sobre el documento de tesis que proponía literalmente “trabajar a favor de la consecución del cambio de huso horario para Galicia, asumiendo así nuestro horario natural”.  Desde ese momento, y hasta la fecha, los diferentes intentos de los nacionalistas  por equipararse con Portugal, Inglaterra o Canarias han sido rechazados desde Madrid  pese a tratar de demostrar, con diferentes informes, un ahorro energético y económico  para la zona.

Los motivos que apuntaban desde  el Gobierno para refutar la propuesta aludieron entonces tanto a la necesidad de mantener la armonía en las comunicaciones, el transporte, o el turismo en el conjunto del Estado, así como a la necesidad de cumplir la Directiva 2000/84/CE del Parlamento Europeo y del Consejo, de 19 de enero de 2001, que establece el horario de verano en la Comunidad Europea y su aplicación indefinida.

¿Por qué se ha menospreciado esta opción hasta la fecha? Teniendo en cuenta lo vivido en los últimos días podemos estar ante una posibilidad real de volver al huso que corresponde desde la Conferencia Internacional del Meridiano de 1884, lo que supondría retrasar una hora los relojes de todo el Estado –con la excepción de las conocidas como Islas Afortunadas-, o simplemente no tocarlos cuando Europa modifica el horario de verano.

Con todo, da la sensación de que si la iniciativa no cuajó anteriormente es, en parte, por un cierto desinterés sobre el tema, así como por la complicación subyacente a cualquier propuesta que produzca cambios en una única comunidad autónoma.  Hay que recordar además que, desde que el Bloque inició sus movimientos políticos al respecto, no tardaron en llegar las críticas desde el Partido Popular que tildó a los nacionalistas de querer una “autodeterminación horaria”, generando dudas sobre ciertos intereses indirectos con esta petición.

Una diferencia a destacar en el momento presente es el apoyo que se está recibiendo de otras instituciones, del que, sin embargo,  careció inicialmente el BNG. La Comisión Nacional para la Racionalización de Horarios (ARHOE), compuesta por políticos de diversa ideología, así como por diferentes personalidades, se ha introducido como actor de referencia en los medios de comunicación, lo que puede influir en que prospere la modificación de huso horario.

Si atendemos al informe de la Subcomisión para el estudio de la Racionalización de Horarios, la Conciliación de la Vida Personal, Familiar y Laboral y la Corresponsabilidad, que ha rescatado este debate, podemos observar que la transformación podría suponer una reinterpretación de las jornadas laborales, de la forma de vivir, e incluso de algunas de nuestras costumbres. Es el turno del Gobierno para investigar y analizar los diferentes factores positivos y negativos que conllevaría el cambio.

La desubicada España se plantea volver a la norma, a su zona, a su lugar en la Europa de los tiempos.

Publicado por Alfredo Berini

Licenciado en Periodismo, máster en Investigación Aplicada a la Comunicación y Técnico Superior en Producción. He producido cientos de directos para Telemadrid y Castilla-La Mancha televisión, una película y presentado informativos para Radio Voz Ferrol. Actualmente ejerzo la investigación y preparo mi tesis doctoral.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.