Arrow

Incendios politizados


1
Alfredo Berini

Licenciado en Periodismo, máster en Investigación Aplicada a la Comunicación y Técnico Superior en Producción. He producido cientos de directos para Telemadrid y Castilla-La Mancha televisión, una película y presentado informativos para Radio Voz Ferrol. Actualmente ejerzo la investigación y preparo mi tesis doctoral.


Escrito el 31 de agosto de 2013 a las 8:18 | Clasificado en Galicia

Galicia vuelve a enfrentarse a su particular lucha contra los incendios. Diversos focos han causado destrozos a lo largo de las cuatro provincias pese a que, hasta mediados de agosto, la situación había gozado de una calma inusual. La gestión de este problema enfrenta una vez más a Gobierno y oposición.

Imagen de uno de los incendios forestales de Galicia en el 2007. (Fuente: Wikipedia)
Imagen de uno de los incendios forestales de Galicia en el 2007. (Fuente: Wikipedia)

Hace años que el poder de las llamas amenaza las tierras gallegas. En la memoria colectiva aparece el mes de agosto del 2006 como el más cruel de la última década, con cuatro fallecidos y más de 77.000 hectáreas quemadas. En aquellos momentos, con Emilio Pérez Touriño al frente de la Xunta, los hechos fueron calificados como un “ataque masivo y criminal” contra el patrimonio natural de la región.

En lo que va de año, y según los datos del máximo organismo gallego, se han calcinado cerca de 8.000 hectáreas. Pese a que estas cifras se sitúan por debajo de la media, la  agenda de todos los partidos se ha centrado igualmente en cómo se ha gestionado esta crisis, surgiendo las primeras diferencias entre el Gobierno y el resto de partidos.

¿Se utilizan los desastres para conseguir votos? Organizaciones como Greenpeace han criticado abiertamente el uso de los incendios como “arma partidaria”. Teniendo en cuenta que, desgraciadamente, son una constante de los meses estivales, a nadie coge por sorpresa que el problema desemboque en duros enfrentamientos entre las agrupaciones que componen el arco parlamentario. Si se tira de hemeroteca, podemos encontrar multitud de puntos en común en la forma de actuar de los gobernantes que van desde minimizar el problema, solicitar explicaciones sobre la tarea realizada, o incluso la petición de dimisiones y ceses.

Alberto Núñez Feijóo no ha tardado en recordar que la campaña de este año se debe considerar como “extraordinariamente positiva”. Este balance está ligado a los registros históricos de las dos últimas décadas sobre incendios, que no contemplan las bajas temperaturas y las lluvias que se dieron en la región durante la primavera. En el 2006, con otros números en la mano, Touriño centró su autocrítica en que el sistema utilizado era una herencia de los anteriores mandatarios, es decir del Partido Popular de Manuel Fraga. Tanto uno como otro utilizaron el pasado para intentar justificar el presente.

Con todo, no se puede olvidar que Núñez Feijóo también tuvo que escuchar, en su época como líder de la oposición, cómo se le pedía desde el bipartito que remitiese en su utilización de los incendios con el fin de alimentar el debate político. A palabras similares  se enfrentaron los socialistas gallegos hace dos años cuando, desde el Partido Popular, se les recriminó el uso de las llamas para “atacar sin fundamento al Gobierno Gallego”.

Otro de los puntos clave tiene su acento en las políticas forestales que se adoptan y que se ejercen desde las Administraciones. Sin importar el color político, siempre se ponen en entredicho, a la vez que se hace un llamamiento al consenso y a su mejora. La prevención se convierte en el principal campo de batalla de unas políticas que parecen no alcanzar una solución definitiva. Si se vuelve a comparar la situación actual con la vivida en el 2006, se observan similitudes entre lo que sostienen en cada momento quienes ocupan la oposición. Así, si en el pasado encontramos a un joven Feijóo ofreciendo su ayuda, es ahora Pachi Vázquez quien se muestra dispuesto a colaborar por el bien del monte gallego.

A esto hay que sumarle las diferentes fotografías de los representantes parlamentarios en el lugar de los hechos que inundan las publicaciones y que, en algunos casos, han llegado a rozar el esperpento. Con todo, los incendios siguen siendo un gran problema que preocupa a la ciudadanía y  que sigue carente de grandes soluciones. Urge una estrategia común, que tenga en cuenta a todas las partes implicadas y que deje a un lado el aspecto electoral, para centrarse en solventar esta lacra que golpea cada temporada los verdes parajes de Galicia.

Los votantes dicen...
  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: Hace años que el poder de las llamas amenaza las tierras gallegas. En la memoria colectiva aparece el mes de agosto del 2006 como el más cruel de la última década, con cuatro fallecidos y más de 77.000 hectáreas quemada……

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>