Arrow

Independizándose del BNG


1
Alfredo Berini

Licenciado en Periodismo, máster en Investigación Aplicada a la Comunicación y Técnico Superior en Producción. He producido cientos de directos para Telemadrid y Castilla-La Mancha televisión, una película y presentado informativos para Radio Voz Ferrol. Actualmente ejerzo la investigación y preparo mi tesis doctoral.


Escrito el 30 de marzo de 2013 a las 9:14 | Clasificado en Galicia

Profundas diferencias han motivado la renuncia de otro histórico del Bloque Nacionalista Gallego. ha abandonado su escaño tras 20 años dentro del partido, dejando en el ambiente un halo de dudas sobre el futuro de la agrupación.

Carlos Aymerich, en un mítin del BNG
Carlos Aymerich, en un mítin del BNG

Cuando alguien se sube a un tren tiene claro cuál debe ser el principio y el final del trayecto. En muchas ocasiones, conforme avanzan los kilómetros, se va encontrando con diferentes paradas que no esperaba, con paisajes más o menos atractivos y hasta con terribles  averías. El tren del BNG parece que lleve demasiado tiempo dentro de un túnel.

La última vez que se paró, allá por el mes de octubre, poca gente había comprado su billete en la estación y eso se plasmó en un mal resultado electoral y en una profunda crisis interna.

En el andén paralelo, junto a la vía en la que se habían estacionado, estaba otro ferrocarril más moderno desde el que saludaba un viejo conocido. Xosé Manuel Beiras, veterano jefe de máquinas, había cambiado de ruta meses atrás, se había subido a un modelo de nueva construcción y saludaba efusivamente a los gallegos que apostaban por este nuevo trayecto.

Han sido meses de pensar en cómo volver a atraer al respetable. Para ello se diseñó una nueva parada, en forma de XIV Asamblea Nacional, tratando de diseñar el trazado correcto que pretende tener su conclusión, como siempre, en la Xunta de Galicia. Cuando parecía que se iba a comenzar a driblar la oscuridad, una nueva baja entre los responsables hace que la luz quede un poco más lejos.

Carlos Aymerich, viceportavoz nacionalista y uno de los líderes de opinión del sector crítico, renuncia a su escaño parlamentario al considerar que el camino fijado no es el correcto. Esta decisión hace que el convoy vuelva a generar dudas sobre su fiabilidad que tendrán repercusiones en la ciudadanía.

Una retirada a tiempo

La Táctica de la Capitulación, ley número 22 de las ‘48 leyes del poder‘ de Greene y Elffers, aconseja que rendirse da tiempo para recuperarse, aporta tiempo para atormentar e irritar al vencedor y para esperar que el poder de éste se diluya. Concluye que se debe capitular antes de ser derrotado.

Nadie sabe si Carlos Aymerich quiere aplicar esta opción o si preferirá generar su propia línea de trenes al igual que hicieron otros. Lo único claro es que el Bloque, conforme pasa el tiempo, avanza menos unido motivando discusiones que han llegado a girar hacia un posible cambio de nombre.

Xavier Vence, catedrático de economía, se coloca como nuevo portavoz nacional restándole fuerza a la UPG -una de las formaciones agrupadas en el Bloque-. Vence apuesta por el soberanismo como cura y camino a seguir. Mientras tanto, en plena crisis económica, algunos miembros del partido siguen pensando que ese discurso se debe dejar para más adelante y centrarse única y exclusivamente en los problemas del día a día: el paro o la economía.

El líder de la formación, Francisco Jorquera, ya advirtió en una entrevista a este medio que la una de las primeras preocupaciones del partido deberían ir en ese sentido, el de las necesidades básicas de la ciudadanía. Parece que el lío interno continúa y, si bien las elecciones fueron la consecución de claras divisiones y abandonos, los nacionalistas no acaban de abandonar esta problemática que ya les acompaña desde mucho tiempo.

Los kilómetros siguen pasando, en cada estación se bajan más pasajeros -algunos de ellos ilustres- y las condiciones del viaje siguen sin repercutir entre ciertos sectores fundamentales para la supervivencia de la agrupación.

El Bloque Nacionalista Gallego desea definir mejor sus líneas de actuación. En el caso contrario, ante la cada vez más amplia oferta de servicios, puede acabar por ser una empresa de pasajeros secundaria.

Las nuevas rutas o se definen y se publicitan o acaban por desembocar en una vía muerta. Ante ese final, probablemente vuelvan a aparecer los Aymerich y compañía recordando fórmulas que fueron obviadas, volviendo tras capitular, recuperando su oportunidad.

Los votantes dicen...
  1. japo dice:

    Un artículo escrito desde el desconocimiento y plagado de errores. El BNG no es un partido, sinó una frente de partidos, Vence no es quien apuesta por la soberanía, y mucho menos resta poder a la UPG, y Jorquera, líder???

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>