Arrow

Las cifras del temporal


0
Alfredo Berini

Licenciado en Periodismo, máster en Investigación Aplicada a la Comunicación y Técnico Superior en Producción. He producido cientos de directos para Telemadrid y Castilla-La Mancha televisión, una película y presentado informativos para Radio Voz Ferrol. Actualmente ejerzo la investigación y preparo mi tesis doctoral.


Escrito el 24 de febrero de 2014 a las 18:08 | Clasificado en Galicia

Galicia pudo disfrutar, el pasado martes, de su primera jornada sin alertas por mal tiempo en los dos últimos meses. Las continuas borrascas han supuesto importantes pérdidas económicas en sectores estratégicos para la Comunidad Autónoma.

Imagen de barco de pesca volviendo a puerto (Fotógrafa: Inés López-Berini)
Imagen de barco de pesca volviendo a puerto (Fotógrafa: Inés López-Berini)

Como bien advierte el refranero popular, la forma correcta de enfrentar el mal tiempo pasa por aguantar con la mejor de las caras posibles. Hasta donde se conoce, el firmante de esta cita de origen polaco se refería metafóricamente a las inclemencias de la vida, pero también hay quien la suele aplicar al ámbito meteorológico. En Galicia, tierra tan verde como lluviosa en los últimos tiempos, parece que la paciencia hasta tener cerca los días de sol ha llegado a su fin.

Y es que los temporales –o ciclogénesis- como los que se han vivido, con una diferencia de pocos días entre cada serie, han ido minando los quehaceres diarios de miles de personas. Cuando no era la lluvia aparecía la nieve, tan pronto como esta se marchaba alertaban de fenómenos costeros y, a veces, todas estas posibilidades se daban a la vez de norte a sur y de este a oeste de la región.

Los principales afectados son de sobra conocidos y han sido protagonistas de espacios informativos y de cabeceras de periódicos. Los profesionales de la pesca y el marisqueo, junto con aquellos que dedican su vida a la agricultura o la ganadería, han visto su actividad mermada o paralizada por completo. Esto se traduce en pérdidas millonarias que todavía están en proceso de cuantificación.

Las primeras cifras en el sector agrícola hablan de siete millones de euros. Según estimaciones de la Unión de Pequeños Agricultores y Ganaderos (UPA), las principales repercusiones se observarán en el retraso en siembras y plantaciones, debido a la imposibilidad de acceder y trabajar en las parcelas; la merma de cultivos por inundaciones; la proliferación de enfermedades por exceso de humedad; o la pérdida de pastos por anegamiento que incrementa directamente los costes de producción.

También peligra el capital de los trabajadores de la mar. Los barcos de arrastre del litoral cantábrico cifran su obligado parón en seis millones de euros. Desde mediados del mes de diciembre, tan sólo han podido salir a faenar menos de la mitad de los días y solicitan urgentemente actuaciones a las Administraciones para paliar el daño ocasionado en sus bolsillos –algunos armadores y marineros llevan semanas sin cobrar-. Esta situación se ha agravado por el hecho de no poder realizar una correcta campaña de Navidad, momento de máximos ingresos, sobre todo para aquellos que se dedican al marisqueo.

Los problemas no acaban aquí, pues a esto hay que sumar las múltiples incidencias y destrozos en infraestructuras y arenales que han ocasionado las numerosas. Sólo en viales se contabilizan ya más de cuatro millones de euros. Puertos de Galicia, por su parte, sigue haciendo balance de costes, si bien parece claro que los destrozos superarán el millón de euros en reparaciones.

El Gobierno central, en la figura del ministro Arias Cañete, ya ha anunciado la aplicación inminente de un Real Decreto por el que se adoptarán medidas urgentes por valor de 43,6 millones de euros. A esto habrá que sumar lo que pueda salir de las arcas públicas de la Xunta de Galicia.

La oposición autonómica, por su parte, ha solicitado en el Parlamento Gallego acciones urgentes al equipo de Alberto Núñez Feijóo. El socialista José Ramón Val propone volver a instaurar el “seguro de mal tiempo”, una propuesta de la época de Touriño que no acabó de convencer en su aplicación con anterioridad.

El tiempo corre en contra de los principales afectados. Mientras que no llegue el dinero, renegocian sus hipotecas, seguros y demás vías de financiación. Aquellos que se levantan cada mañana para que no nos falten las materias primas en nuestras mesas, se sienten abandonados y preocupados por su futuro inmediato. Su anhelo pasa por asegurar que, en caso de repetirse una situación como la de esta temporada, las Administraciones tengan un plan claro de actuación que garantice su viabilidad.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>