Arrow

Botella, de la fruta a la arena


1
Israel Cuchillo

Nacido y criado en La Roda (Albacete) para no desmerecer el apellido. Periodista y editor, vivo en Madrid


Escrito el 24 de noviembre de 2012 a las 9:28 | Clasificado en Madrid

La alcaldesa de Madrid está en el centro de las críticas por la gestión del caso Madrid Arena. Su escasa preparación política y su llegada al poder echan más leña al fuego.

Ana Botella, alcaldesa de Madrid (Fuente: Wikipedia)
Ana Botella, alcaldesa de Madrid (Fuente: Wikipedia)

Si se suman dos manzanas, pues dan dos manzanas. Y si se suman una manzana y una pera nunca pueden dar dos manzanas, porque es que son componentes distintos.

La concejal de Empleo del Ayuntamiento de Madrid, Ana Botella, acababa de colocarse su sambenito frente a las cámaras de Telecinco. El proyecto de ley para legalizar el matrimonio homosexual acababa de entrar en el Congreso de los Diputados. Era octubre de 2004 y ése era su argumento contra los matrimonios homosexuales.

Hasta hace unos días, la alcaldesa de Madrid era todavía la concejal de las peras y las manzanas. Desde noviembre de 2012 es una alcaldesa con otro sambenito: irse a Portugal para pasar el puente de los Santos en medio de la tragedia del Madrid Arena. La gestión de lo sucedido en la macrofiesta de Halloween de la Casa de Campo muestra la aparente falta de tablas políticas de una mujer que ha llegado a la alcaldía de una ciudad de más de tres millones de habitantes sin apenas bagage político

La ‘mujer de’

Cuando Ana Botella entró en la lista de Alberto Ruiz Gallardón para las elecciones municipales de 2003 era inevitable verla como la ‘mujer de’. Su paso como funcionaria por los ministerios de Interior y Obras Públicas o por el Gobierno Civil de Logroño no parecían suficiente contrapeso al hecho de ser persona que ocupaba el otro lado de la cama de la Moncloa. Ni ella tenía la culpa de ser la esposa de un presidente de Gobierno ni la gente de recelar de sus méritos para entrar en política.

La llegada de Ana Botella al Ayuntamiento de Madrid en 2003 fue un movimiento táctico más de Alberto Ruiz Gallardón en su batalla contra el sector más duro del PP de la Comunidad: Botella nivelaba el aire ‘progre’ del que acusaban a su equipo y, de alguna manera, apaciguaba los ánimos del sector aguirrista. Una vez dentro, y ya con sueños gallardonianos de consejos de Ministros, sólo había que empujarla hasta el ‘número 2′ para evitar tentaciones de asaltos en el equipo enemigo. ¿O es que alguien se iba a atrever a moverle la silla a la mujer de Aznar? Eso sería en 2007.

De sus ocho años como concejal, la historia política de Ana Botella se escribe a base de ocurrencias varias. Poco tardó en sobresalir la nueva edil, cuando en 2003 anunció el traslado de la concejalía de Servicios Sociales a una de las zonas más exclusivas de la ciudad. En dinero, 15 millones de euros entre acondicionamiento y alquiler para cinco años. La consagración, apuntado quedó, con su teoría matemático-frutícola de las peras y las manzanas.

Un salto en el tiempo. Año 2008: Botella es ya teniente de alcalde y concejal de Medio Ambiente. Madrid se ahoga en unos niveles alarmantes de polución, “polvo africano” para ella. La solución: que la gente no practique deporte al aire libre.

En 2010 la calidad del aire de Madrid queda por debajo del mínimo legal marcado por la Unión Europea. De nuevo propone una solución barata e innovadora: los medidores de contaminación son trasladados de los sitios con más polución a la periferia, donde el aire es algo más limpio.

Alcaldesa no votada

Por si faltaba algo a una carrera política cogida con pinzas, la esposa del expresidente llega finalmente a la alcaldía de Madrid sin haber sido elegida por los ciudadanos. El 21 de diciembre de 2011 Mariano Rajoy nombra ministro de Justicia a Alberto Ruiz Gallardón, que había sido reelegido para como alcalde de Madrid por una abrumadora mayoría absoluta apenas siete meses antes, y Ana hereda el cargo sin pasar por las urnas.

Con la consecución de los sueños gallardonianos de consejos de Ministros, tanto tiempo macerdados, la ‘número 2′ de la lista tomaba el bastón de mando y arrancaba en su primer debate sobre el estado de Madrid como alcaldesa

[media url=”http://www.youtube.com/watch?v=sVnpOGIzoGw&t=0m13s” width=”100%” height=”400″]

Y luego pasó lo del Madrid Arena.

Los votantes dicen...
  1. […] fontanería poco limpia por la que se mueven las relaciones entre Ayuntamiento y empresas privadas, la falta de liderazgo de una alcaldesa que no pasó por las urnas (el viaje a Portugal en medio del drama quizá sea lo de menos, pero también lo menos estético) y […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>