El presidente del Parlamento de Navarra, Alberto Catalán, conocerá este lunes el proyecto de Presupuestos Generales de Navarra para el año 2014, de la mano de la consejera de Economía, Hacienda, Industria y Empleo del Gobierno foral, Lourdes Goicoechea.

En vistas de su reciente publicación, con una inversión cifrada en 3.756.705.615 euros, los diferentes grupos parlamentarios podrán expresar sus diferentes visiones y proponer sus variantes al proyecto. Además, como es habitual, la junta de Portavoces llevará a trámite el proyecto de Ley Foral en lo referente a la modificación de los diversos impuestos y diferentes decisiones tributarias.

[do action=”ladillo”]La gestión de UPN[/do]

No es de extrañar que se constate la mala gestión de UPN. Un balance crítico, con una crisis económica, financiera y fiscal de indudable despilfarro, con la participación del dinero público para proyectos y recursos de enorme coste y esfuerzo económico. El aumento -cada vez más pronunciado- del paro y la deuda es el síntoma principal de la bestial crisis económica que ha arrasado nuestro país.

La construcción del Pabellón Reyno Arena, una instalación polideportiva inmensa con capacidad para 10.000 personas, ha supuesto un buen desembolso a las arcas navarras. Un proyecto no prioritario y que rompe con el esquema de gestionar el presupuesto para recursos de conveniente utilidad. Y más si cabe, sumergidos en una profunda crisis económica, destroza la imagen de una gestión reservada, administrativa y económicamente hablando.

No es el momento para la edificación de un polideportivo y sí para frenar el incremento del paro y la deuda. También la tentativa de privatizar el Circuito de los Arcos viene a producirse por el ahogo financiero que esta instalación sufre cada año y que, en general, no rentabiliza el estímulo económico.

La mayoría de los proyectos atisban un derroche insignificante de millones de euros que no son prioritarios para la sociedad navarra. Otros ejemplos, el Auditorio de Javier, cerrado desde hace unos años, por su insolvencia económica, la desaparición de la CAN -el mecanismo económico y financiero esencial del gobierno-, la ausencia, más que probable, del AVE con la conexión de la ‘Y vasca’ y un sinfín de propuestas canceladas por las cargas financieras inasumibles, demuestra las enterezas del gobierno de UPN.

La situación desalentadora de las Cuentas Generales de Navarra, con un desequilibrio de los ingresos de la Hacienda foral y los gastos de la Administración navarra, pone a debate la insostenibilidad económica de la comunidad foral. Y en este punto cabría recordar que “lo innecesario, aunque cueste un solo céntimo, resulta caro”. El tiempo es el único que dirá si el rigor de esta frase de Séneca acaba traduciéndose en una pesada losa sobre las urnas.

Publicado por Iñigo Gómez Zubeldia

Periodista. Máster de Comunicación Institucional y Política. Aprendiendo en Inforpress. Antes en Torres y Carrera, consultora de comunicación. Ex Radio San Sebastián y Punto Radio Gipuzkoa. Apasionado de la política y todo lo que la rodea.

Únete a la conversación

1 comentario

  1. Como “malas inversiones” faltan, la ampliación del aeropuerto, compra de terrenos de guendulain, traslado salesianos, el peaje en la sombra de la autovía del camino, ampliación canal de navarra, centro biomedico, quirofanos HN, …

    Falta comentar la evolución de la deuda y el interes al que se ha suscrito y algo incomprensible, la aportación de navarra al estado aumenta, cuando el presupuesto de navarra se reduce.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.