La presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, insiste en la pasividad del partido socialista para acordar propuestas. Ante una crisis económica grave, con una tasa de desempleo alta, las disputas políticas no mejoran la imagen, empeoran la situación institucional en Navarra y desagradan a la Comunidad, que demandan activar la economía y mejorar los servicios públicos.

La incapacidad de solución entre las formaciones políticas, donde UPN se siente solitario y el PSN insiste en pedir elecciones, abre un panorama y una realidad política desalentadora. “Sólo piden elecciones, que no es lo que necesita Navarra en estos momentos, además del coste adicional que nos supondría ese parón”, defendió la presidenta.

La generación de empleo, principal preocupación de la ciudadanía, es el punto de mira que debe dirigir la política, y el gobierno en particular. Nos hallamos en un momento crucial, donde las palabras políticas no importan, sino los hechos y las demostraciones de un verdadero cambio en la economía foral.

A pesar de que en el Debate del Estado de la Comunidad, los socialistas argumentaron la convocatoria de elecciones, UPN -con la presidenta Yolanda Barcina a la cabeza-, no duda en seguir “buscando acuerdos”. En ese sentido, Barcina manifestó que es “urgente” que UPN y PSN “recuperen” lo que les une y aseveró que se “resiste” a que “después de 30 años el PSN vaya a cruzar la línea roja del nacionalismo”.

[do action=”documento-a-todo-el-ancho-2″ url=”http://www.navarra.es/NR/rdonlyres/E157E194-243E-479D-9193-CD7C22280EDF/263922/DiscursoPresidentaBarcinadebateComunidad2013.pdf” tipo=”605″/]

[do action=”ladillo”]Las respuestas políticas[/do]

Las reacciones, tras la celebración del Debate del Estado de la Comunidad fueron muy críticas hacia el Gobierno foral. EH Bildu advirtió “que el cambio en Navarra no sólo es inevitable, sino que ya está en marcha”. Así, ha asegurado que “la nefasta gestión de UPN, la irresponsable inacción del Gobierno de Navarra y las corruptelas de la derecha navarra han llegado a su final”.

Todos los grupos de la oposición, salvo el PPN, solicitaron la convocatoria de elecciones. El portavoz parlamentario del PSN, Roberto Jiménez, reiteró que Barcina “no tiene credibilidad” para plantear un pacto con los socialistas por la estabilidad de Navarra.

Si ya es complicado gobernar debido a la decadencia política -arrastrada por la crisis económica- se complica más cuando la oposición no confía en la gestión del gobierno. Aunque Barcina resta importancia al asunto, y asegura que la situación no es “catastrófica”, es difícil diagnosticar una mejoría estructural, tras los recientes escándalos de corrupción.

La presidenta se aferra al asiento político, donde debe dirigir una Comunidad, auspiciada por unos momentos de insostenibilidad, y ganarse la confianza, no solo de los suyos, sino del resto de la ciudadanía. Las próximas elecciones, sean o no anticipadas, responderán todas las incógnitas posibles a la gestión y posterior salida de la crisis.

Publicado por Iñigo Gómez Zubeldia

Periodista. Máster de Comunicación Institucional y Política. Aprendiendo en Inforpress. Antes en Torres y Carrera, consultora de comunicación. Ex Radio San Sebastián y Punto Radio Gipuzkoa. Apasionado de la política y todo lo que la rodea.

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.