El viernes se celebró el primer consejo político de UPN tras el Congreso, al que acudieron un centenar de integrantes. La presidenta del Gobierno de Navarra, Yolanda Barcina, dedicó su discurso ante los suyos para insistir en una alternativa al “hundimiento de Navarra”.

Las nuevas medidas económicas anunciadas por el Gobierno, en palabras de Barcina, “inevitablemente tendrán su repercusión en el día a día de todos nosotros”. En este sentido, exigirá “en todo momento que la flexibilización del déficit de las comunidades autónomas se aplique sin discriminaciones”, argumentó. La presidenta de UPN advirtió que no se perjudicara a las comunidades autónomas que “han realizado un esfuerzo por cumplir el objetivo de austeridad marcado en 2012”.

Pero la realidad no se queda ahí. Los datos sobre el desempleo en Navarra son alarmantes -una situación parecida en todo el país-, con 58.000 ciudadanos sin trabajo. Un antecedente que para Barcina es “un fracaso colectivo”, que “nadie tiene la pócima milagrosa” y que la comunidad tiene un “limitado margen de actuación”. “Las reformas y las medidas escapan al ámbito navarro, incluso español”, alegó la presidenta que, sin ejercer responsabilidad, exigió que el paro “no se use como arma arrojadiza”.

Las constantes muestras del PSN en pedir la dimisión a Yolanda Barcina tampoco pasaron desapercibidas en su discurso. “Nadie ajeno va a imponer a este partido quién debe ser su máximo representante”, manifestó la presidenta, que ante sus militantes recalcó su “empeño personal en evitar enfrentamiento y apelar constantemente al diálogo”.

Sus palabras van encaminadas hacia una dirección: la estabilidad de Navarra y convencer al PSN y a todos los navarros de su gestión. Su esfuerzo por generar credibilidad -incluso en su partido- y no quedarse en “criticas personales y rencillas partidistas” son los argumentos que trató de explicar en su discurso Yolanda Barcina. Aún así, la crispación social por la situación económica y el escándalo por el cobro de dietas de la Caja Navarra -en la que está inmersa- no dan una imagen de seguridad.

La inestabilidad política -con PSN fuera del Gobierno- es evidente. De esta forma, Barcina defendió que ambos partidos deben alcanzar acuerdos “ante la gravedad de la situación que estamos atravesando”. Las alianzas exigen estar presentes, pero la falta de entendimiento entre ambos partidos no abogan un equilibrio, tan necesario en la política de hoy en día.

Publicado por Iñigo Gómez Zubeldia

Periodista. Máster de Comunicación Institucional y Política. Aprendiendo en Inforpress. Antes en Torres y Carrera, consultora de comunicación. Ex Radio San Sebastián y Punto Radio Gipuzkoa. Apasionado de la política y todo lo que la rodea.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.