Arrow

Los sanfermines de la política


0
Iñigo Gómez Zubeldia

Periodista. Máster de Comunicación Institucional y Política. Aprendiendo en Inforpress. Antes en Torres y Carrera, consultora de comunicación. Ex Radio San Sebastián y Punto Radio Gipuzkoa. Apasionado de la política y todo lo que la rodea.


Escrito el 15 de julio de 2013 a las 12:55 | Clasificado en Navarra

Polémica al principio y al final: así han sido unos sanfermines marcados por el retraso del txupinazo por el despliegue de una enorme ikurriña y por la montonera del último día de las fiestas.

Pobre de mí (Fuente: Ayuntamiento de Pamplona)
Pobre de mí (Fuente: Ayuntamiento de Pamplona)

Con el pobre de mí se terminan oficialmente las fiestas de San Fermín, como es habitual todos los años. La gente se reúne y va cantando el “pobre de mí, pobre de mí, que se han acabado las fiestas de San Fermín”, la canción de despedida, y acompañado de diferentes canciones sanfermineras, el “ya falta menos” (para que comience el siguiente Sanfermin, claramente).

Pero este año no va a ser fácil de olvidar. Ante la multitudinaria asistencia a la Plaza del Ayuntamiento de los inicios de San Fermín, ocurrió algo insólito: se retrasó por primera vez en la historia, al desplegarse una gran ikurriña ante la fachada del Consistorio, lo que generó instantes de tensión e incertidumbre. Unos desconocidos la habían desplegado sobre un cable que cruzaba la plaza, cubriendo parte del balcón del lanzamiento. En total, 18 minutos de retraso en el lanzamiento.

La contestación política

La respuesta del alcalde no tardó en producirse: Enrique Maya, mostró su “indignación” por lo que valoró como un “intento de torpedear” el inicio de los sanfermines, “el momento más importante del año” para la ciudad. El edil socialista, Eduardo Vall, que fue el encargado de lanzar el txupinazo, insistió que “nada ni nadie va a romper las fiestas”, tras el incidente.

Asimismo, Maya agradeció la actitud de “todos los grupos municipales por entender con tranquilidad el momento de dificultad”, aunque apartó de la posición a Bildu, del que “no quiero ni hablar porque dicen que no sabían nada” y vinculó los hechos con los “radicales, que están empeñados en que esto no funcione”.

Momentos de tensión

El Consistorio de UPN lleva años en una guerra para que la ikurriña no esté presente en la plaza consistorial. Este año esa guerra se llevó a dos calles cercanas a la Plaza, donde a las 11.20 estaba prevista una ‘kalejira’ de personas con ikurriñas, con el objetivo de acudir al Ayuntamiento. La Policía Municipal y Foral cargaron con golpes y empujones para evitar su entrada. Hace tres años, un ciudadano madrileño sufrió lesiones de por vida por la misma pretensión.

Las actuaciones de la Policía Municipal este año se han debido fundamentalmente a peleas en la vía pública, sin consecuencias relevantes, que se han sucedido cada día, exceptuando el incidente de la ikurriña y la tensión en la procesión del 7 de julio, en la calle Curia, cuando los asistentes quisieron manifestar su malestar con Enrique Maya, según el portavoz de la Policía Municipal, Jesús Bariain. El dato positivo de estos San Fermines es que, según Bariain, no les consta denuncias por agresiones sexistas.

Los encierros

Se presumían los encierros menos accidentados de los últimos años. Hasta el sexto apenas se habían producido heridos graves por asta de toro, pero las escenas de angustia faltaban por ocasionarse. Los toros de El Pilar protagonizaron un peligrosísimo sexto encierro con tres heridos por asta. El momento más dramático se vivió cuando un toro rezagado se ensañó contra un mozo caído en el suelo. Aunque el herido más grave fue un estadounidense, de 20 años, con una herida por asta en el abdomen, lo que obligó a extirparle el bazo.

Aún así, los encierros de este año serán recordados durante años a causa del montón que se originó en el callejón de entrada a la Plaza de Toros y que pudo provocar una tragedia humana. Y ahí pudo haber más de problemas de gestión que de un mero lance de la fiesta.

¿Por qué se formó?

Las imágenes hablan por sí solas. En el lugar por donde entran los mozos hay dos puertas laterales, con personas encargadas de abrir y cerrar. Siempre tienen cerrada esa puerta de acceso a la barrera y la abren un poco, para que entren los últimos policías forales que vigilan el recorrido. Si se fijan en las imágenes, una de las puertas aparece más abierta (la de la derecha). Los agentes suelen entrar cuando llegan los primeros corredores. Esta vez, apuraron más de lo habitual y ante la avalancha de mozos que llegaba, los carpinteros se vieron desbordados, intentando solventar la situación. El resultado: comenzaron a abrir la puerta de par en par, con la mala fortuna de evitar el paso del callejón a la Plaza de Toros.

La masificación, uno de los problemas que se viene hablando en los últimos años, fue el detonante, pero no la causa. La seguridad y protección del encierro erró. Además, media puerta no puede crear una montonera tan inmensa. Las propias autoridades reconocieron que si hubiera que realizar cambios, estarían dispuestos. Aparte de la seguridad, la intervención y evacuación fue desastrosa. No se ordenó a los agentes separar al personal.

De todos los aspectos negativos, solo quedó el milagro. Los mansos no atacaron a la multitud de personas amontonadas y los operarios lograron que salieron a mitad de plaza. Los peor parados fueron un irlandés de 28 años y un vitoriano de 19 años, este el más grave, al sufrir un síndrome asfíctico por aplastamiento y traumatismo torácico. Por suerte, ha recuperado la consciencia y evoluciona favorablemente.

La historia de los montones recordaron a los antiguos, ya que no era la primera que sucedía y, encima, más trágicos los anteriores. Son conocidos los de 1993, 1975 y 1977, estos últimos con dos fallecidos. Según ‘El Libro de oro del encierro’, hasta en 23 ocasiones se han dado, con un balance de 700 heridos y dos fallecidos.

Unos San Fermines 2013 polémicos en su inicio y en su final. Eso sí, siempre reina la fiesta y las ganas de disfrutar de las fiestas más reconocidas a nivel mundial. Y así lo agradecen los hosteleros, que se mojan las manos ante la masificación de personas que acuden cada año, especialmente en tiempos de crisis.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>