Arrow

Navarra, sin un rumbo político


1
Iñigo Gómez Zubeldia

Periodista. Máster de Comunicación Institucional y Política. Aprendiendo en Inforpress. Antes en Torres y Carrera, consultora de comunicación. Ex Radio San Sebastián y Punto Radio Gipuzkoa. Apasionado de la política y todo lo que la rodea.


Escrito el 7 de abril de 2013 a las 13:44 | Clasificado en Navarra

La imputación del expresidente Navarro, un exconsejero y el alcalde de Pamplona calienta el ambiente en la región antes de la moción de censura propuesta por la izquierda abertzale.

Representantes de Bildu en Navarra, en una rueda de prensa (Fuente: EH Bildu)
Representantes de Bildu en Navarra, en una rueda de prensa (Fuente: EH Bildu)

La carrera hacia la moción de censura ha comenzado. La situación no mejora, sino empeora conforme pasa el tiempo. La crispación social se ha acrecentado con las imputaciones del alcalde de Pamplona, Enrique Maya, el expresidente de Navarra, Miguel Sanz, y del exconsejero del Gobierno de Navarra, Álvaro Miranda. El descredito político a la formación de UPN, que gobierna la comunidad, es evidente.

En ese sentido, diferentes organismos se manifestaron este sábado para solicitar la dimisión de Yolanda Barcina. Bajo el lema “Barcina vete ya. Que decida el pueblo”, miles de personas apoyadas por los sindicatos ELA, LAB, ESK, CGT, STEE-EILAS, EHNE e HIRU, cercanos algunos a la izquierda abertzale, reivindicaron otras políticas económicas y sociales para Navarra.

Para más inri, el viernes, los grupos parlamentarios que integran EH Bildu registraron la moción de censura contra Yolanda Barcina. Seguramente entre el 16 y 18 de abril tendrá lugar en el Parlamento foral, por primera vez en la historia, el pleno para destituir a la presidenta de Navarra. Ese es el principal objetivo, que transformaría a Juan Carlos Longas, parlamentario independiente de Aralar-Nabai, en presidente provisional. Asumiría el papel de convocar elecciones y exponer el futuro rumbo político de Navarra a la decisión de la ciudadanía.

La iniciativa de la moción de censura, para los impulsores, abre camino hacia la instauración de un gobierno “plural y de amplia base política” para “conocer el estado real de las cuentas de Navarra, asegurar la transparencia de las actuaciones desarrolladas en los últimos años por los sucesivos gobiernos”.

Esta decisión arriesgada aunque asumible por la pérdida de confianza de la ciudadanía ante la grave responsabilidad política aflora hacia el descalabro. Sin el apoyo de PSN (nueve escaños) se presenta complicado tramitar la moción de censura: EH Bildu cuenta con 13 escaños y, aunque se unieran Izquierda – Ezkerra y Geroa Bai, no sería suficiente para sumar los 26 votos mínimos posibles.

Aún así, Longas ha expresado su empeño sin frenar sus aspiraciones: “Las otras posibilidades, como la moción de confianza, la dimisión de la presidenta o la convocatoria de elecciones, ya se le han hecho a la presidenta, pero son decisiones que dependen de ella y al parecer no está en disposición de atender ninguna de ellas”. De esta forma, según su argumento, la moción de censura es el único sostén posible para debatir en el Parlamento.

Es una manera, según los convocantes, de exponer a la opinión pública la consecuencia de un inexistente respaldo político, sin apoyo social, con la desvergüenza de los sobresueldos y un desequilibrio interno del partido. Causas suficientes que fuerzan a la dimisión o a rendirse a la confianza del Parlamento. La lucha entre partidos con intereses propios no es la línea a seguir. La existencia de un debate honesto y plural para la eficacia política navarra se tilda necesaria para la depuración de responsabilidades y un valor ético incalculable.

Las dietas de Caja Navarra

Las imputaciones de Maya, Sanz y Miranda no hacen más que señalar en el punto de mira a la formación política de UPN. La juez de instrucción, Mari Paz Benito, ve posible sobre ellos un delito de prevaricación por omisión y cohecho en el cobro de dietas de la Caja Navarra. La ausencia de control y las abusivas retribuciones guardan relación, según las informaciones llevabas a cabo por la magistrada.

Esta decisión es un indicio de las irregularidades realizadas por los políticos citados anteriormente. Pero hay más. La cuarta persona en discordia es la presidenta de Navarra, Yolanda Barcina. Su imputación obligaría a trasladar el caso al Tribunal Supremo, hecho que la juez ha querido dejar aparcado. Aún así, deja las puertas abiertas, cuando finalice la investigación.

La noticia, que fue portada de los principales diarios nacionales, da un paso hacia delante en la denuncia iniciada por Diario de Noticias. La situación aleja, más si cabe, la relación entre las instituciones públicas y los ciudadanos. En definitiva, la política continúa en caída libre.

Los votantes dicen...
  1. […] El Barómetro autonómico del Centro de Investigación Sociológicas publicado este viernes calca con exactitud la situación política que se vive en Navarra. Después de preguntar a cuatrocientas personas durante el tiempo comprendido entre septiembre y octubre de 2012 se extrapola que el 39,6% de los navarros califica de “muy mala” la situación política. Incluso, siendo más revelador, al realizarse la consulta meses antes de que estallara el caso del cobro de dietas de Caja Navarra. […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>