Boko Haram, la yihad olvidada

Tras captar la atención internacional por el secuestro de dos centenares de niñas, el mayor movimiento yihadista centroafricano ha vuelto a caer en el olvido.

Tragedia en Ceuta: Es la lucha de clases

Hay que admitir que se está produciendo una lucha de clases y que es interracial. Y en esa lucha de clases hay oprimidos y opresores. Y tú, si vives en el territorio español, participas en la misma. Por acción u omisión. Por no exigir un trato diferente para aquellos que ya no saben cómo gritar.

La sombra del fracaso en Ruanda, 20 años después

El 11 de enero de 1994, Romeo Dallaire, comandante de la Misión de Asistencia de las Naciones Unidas en Ruanda, envió un fax a la sede del foro mundial en Nueva York para informar que una fuente cercana al gobierno del país africano le había confiado que los tutsis estaban siendo obligados a registrarse en Kigali. “Él sospecha que es para su exterminio”, escribió Dallaire.

Las injerencias ruandesas

Hace pocas semanas, la noticia sobre la derrota de los rebeldes del M23 y su “abandono” de la lucha armada en el este de la República Democrática del Congo fue acogida con satisfacción por la comunidad internacional y recogida profusamente por la prensa. En todas las crónicas periodísticas y en todas las intervenciones de los protagonistas de la política africana e internacional se trató al M23 de “rebelión congoleña”. ¡Craso error!

En busca del uranio marroquí

Marruecos es el primer exportador de fosfato a nivel mundial. Y el fosfato saharaui contribuye a que su posición sea predominantes, a través de la mina de Boucraa, en el Sahara Occidental. El Parlamento marroquí acaba de articular un proyecto en el que se ha acordado colaboración con Francia para “el uso pacífico de la energía nuclear”, a través de la explotación del uranio y los fosfatos.

Nuevas guerras, viejos demonios

El año 2013 pasará a la historia de África como el año en que murió Nelson Mandela. Sin embargo, en materia de paz y seguridad, este año que ahora acaba supone la confirmación de que el Sahel y su zona de influencia, son el escenario de nuevos conflictos que protagonizan nuevos actores bélicos.