Arrow

36 formas de escurrir el bulto


0
Información Sensible

Fusión entre una revista online y un sistema de crowdfunding. Una plataforma donde son los periodistas los que proponen directamente sus reportajes a los lectores, sin la presión de anunciantes o intermediarios. Además, Información Sensible cuenta con una redacción estable para elaborar sus propios reportajes


Escrito el 5 de julio de 2013 a las 18:58 | Clasificado en Economía

En Información Sensible ha analizado los testimonios, las excusas y las contradicciones vertidas ante el juez por los principales imputados y querellados en el caso de las preferentes.

Los máximos directivos de Bankia han negado ante el juez cualquier responsabilidad en el caso de la preferentes. (Información Sensible)
Los máximos directivos de Bankia han negado ante el juez cualquier responsabilidad en el caso de la preferentes. (Información Sensible)

Es el juego de la silla de los 33 imputados del juicio de Bankia. Suena la música y 36 personas dan vueltas a 35 sillas. Se apaga la música y nadie se quiere sentar. Todos se miran desafiantes, pero ninguno se atreve a reconocer sus errores. El miedo y la desconfianza les tiene atenazados. Y todos desconfían hasta de ellos mismos.

Así ha sido el paso de los 36 querellados -de los que 33 han sido imputados- por la Audiencia Nacional  en caso Bankia, después de que el juez Fernando Andreu les llamara a declarar. Ante el magistrado desfilaron directivos, presidentes y consejeros que ocuparon los sillones más distinguidos de Bankia durante su caída. Además de gran parte de lo que era la cúpula del Banco de España y de la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV).

Ninguno asume las responsabilidades que supusieron la caída de Bankia y que conllevaban las decisiones que ocuparon en su día por los cargos que ostentaron en los lujosos sillones de los cargos más exclusivos del sistema financiero español. Todo fueron evasivas y balones fuera a las preguntas de la acusación, liderada por Andrés Herzog de UpyD, y de la Fiscalía. Mientras que los miles de ciudadanos que confiaron en ellos esperan el desenlace del juicio. Son la la otra cara de la moneda, los que que han perdido su dinero con las preferentes o con la salida a bolsa por el posterior desplome de las acciones de la entidad.

Rodrigo Rato.

El macro juicio de las preferentes sigue abierto en la Audiencia Nacional. Aunque el juez Andreu ya se ha encontrado con un nuevo escollo. La semana pasada, la Fiscalía Anticurrupción ha alegado que investigar este asunto de esta magnitud generaría un “paradigma de macro causa ingobernable”. Lo que desencadenaría en una “grave desprotección a las víctimas”, según el Ministerio Público. Y los problemas crecen para la investigación si se acude a las 36 declaraciones que se realizaron entre noviembre del año pasado y febrero desde este año. En total, 33 personas fueron imputadas.

Julio Segura, balones fuera

El desembarco de Bankia en el Ibex 35 es uno de los aspectos más espinosos que investiga la causa. Llegó al parqué madrileño el 20 de julio de 2011 con las cuentas muy maquilladas que tapaban su verdadero rostro deficitario a un precio 3,75 euros por acción. El pasado viernes el coste del valor era de 0,68 céntimos de euro. En mayo del año pasado, cuando Rodrigo Rato, expresidente de Bankia, salió de la entidad levantó la alfombra que ocultaba el verdadero estado de Bankia y la mostró como el muerto viviente financiero que era en realidad.

Cuando Rato tocó la campana en la Bolsa, el 20 de julio de 2011, en el estreno de la cotización de las acciones de la Bankia, la entidad reflejaba unas ganancias de 309 millones de euros. En diciembre de ese mismo año se produjo una reformulación de la contabilidad de la entidad financiera, que se haría pública hasta la salida de Rato y de su equipo directivo. Las nuevas cuentas reflejaban pérdidas de cerca de 3.000 millones de euros. Cuando en meses anteriores todo eran cifras en verde que atrajeron con cantos de sirena a pequeños y medianos inversores, que ahora han perdido gran parte de sus ahorros de toda la vida.

¿De haberse sabido las cuentas reales de Bankia, la CNMV hubiera autorizado su salida a Bolsa? “No lo sé, porque este no es un tema de competencia de la CNMV”, respondió en calidad de querellado Julio Segura, expresidente de la CNMV, el 12 de febrero de este año. Segura, ahora jubilado. “Los documentos financieros que se le envíen tienen que cumplir el plan general de contabilidad y las normas internacionales de información financiera.

Ahí se acaba la competencia de la CNMV. Es decir, la CNMV no entra en si los activos o pasivos o los elementos patrimoniales están bien o mal valorados. Si están todos incluidos o no en el balance”. “La contabilidad puede o no reflejar el estado fiel de la compañía. Pero es una cosa que es responsabilidad de detectarla del auditor y, si acepta recursos propios, del supervisor de solvencia.

Pero el supervisor de mercados –la CNMV-, la única competencia y de lo que es responsable es si los documentos contables que se le envían cumplen el plan general de contabilidad y las normas internacionales de información financiera  Y las de Bankia las cumplían”, concluyó Segura en su argumentación. Primer despeje al área contraria de Segura cuando ve que la defensa del caso le acecha en su ataque para meterle un gol.

El peligro llega ahora a los sillones de responsabilidad de Bankia. Antes de realizar la fusión de las siete cajas era necesario el estudio pormenorizado de los balances de cada una de las entidades que acabaron resultando en el tercer gigante financiero del país. 

Deloitte, AFIA y PWC como auditoras de Bankia

Pero en el caso, se pone en duda si los análisis realizados antes de la unión de las entidades fueron fiables o no. Suena la música y le tocó a Rato salir a escena. El ministro compareció en diciembre de 2012, y en su caso sí está imputado en el juicio. El exministro de Economía, como el resto de imputados y querellados, bailó alrededor de su silla -la que ocupó en la presidencia de Bankia- pero sin tomar asiento y eludiendo las responsabilidades que implicaba su cargo.

“Las garantías de análisis de los balances fueron profesionales”, explicó el actual consejero de Telefónica ante las cuestiones que planteó el Ministerio Fiscal. El exministro por el Partido Popularse negó, en su derecho como calidad de imputado, a responder a las preguntas de la acusación. “En ese sentido encargamos a Deloitte, que era la primera firma de auditoría del sector bancario español, que auditaba el 80% de los bancos españoles. Por tanto una firma con un amplio conocimiento del sistema bancario español que nos hiciera un estudio de los balances de las dos grandes entidades de Bancaja“, expusoRato.

Miguel Ángel Fernández Ordóñez.

“Después cuando ese estudio se formalizó y se nos dijo que la situación de Bancajaera la que reflejaban sus balances pues avanzamos en el plan de integración en el que le entregamos a Deloitte y a Analistas Financieros Internacionales (AFIA), que es una firma muy conocedora del mundo de las cajas que nos realizaran el plan de integración lo cual suponía no sólo la fusión de las cajas técnica, financiera y humana si no también una parte esencial en cualquier proceso de fusión que son las sinergias y se hizo un plan de finanzas que era muy ambicioso con un plan de costes de 500 millones en año y medio o dos años que era una cifra muy considerable.

Y avanzamos en esa dirección todo el tiempo, como es natural, en contacto con el regulador”, recordó el exministro en su comparecencia. Además, Rato recuerda que también “encargamos a Price Water House Coopers (PWC)que hiciera un escenario estresado de pérdida esperada y nos dio un saneamiento de 9 mil 300 millones de euros”.

Pero esas cuentas, realizadas por las auditoras, fueron las que desencadenaron todo el problema. Años más tarde, con la salida a Bolsa de Bankia se produjo un efecto contagio con su matriz Banco Financiero y de Ahorro (BFA) y el grupo con José Ignacio Goirigolzarri como nuevo presidente optó  por nacionalizarse. “Todo esos temas aparecían en el folleto de emisión de las acciones. Porque la competencia de la CNMV se refieren a la transparencia en el proceso y a la correcta fijación de precios y no a otros aspectos.

El inversor si quiere invierte o si quiere o no”. Entonces, ¿debe ser que el encargado de  realizar esas gestionas fue el Banco de España? “No”, respondió Miguel  Ángel Fernández Ordoñez, exgobernador del máximo regulador bancario en el momento en el las gestiones de la salida a Bolsa de Bankia ya estaban avanzadas. Pero él insistió en que el Banco de España no hizo “ninguna” gestión para ayudar a la entidad para que iniciara su cotización en selectivo español.

“El proceso de salida a bolsa de Bankia es un proceso que permite la ley para obtener más capital y evitar la intervención –en ese momento-“, argumentaba Herzog en su interrogatorio a Fernández Ordoñez.”Vamos a ver, en la salida a Bolsa la gran protagonista es obviamente la CNMV”, espetó rápidamente el exgobernador.

La oferta de MAFO que Bancaja no pudo rechazar

Las competencias del Banco de España sí fueron determinantes en el proceso de unión de las cajas en el que Bankia fue uno de los principales ejes. Uno de los riesgos conocidos por todas las partes y que al final se produjo fue que Bankia se viera arrastrada por su matriz BFA. En consecuencia, se vio obligada a pedir un rescate alFondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB). En el proceso de unión, el otra de las patatas calientes del proceso. En concreto la adhesión de Bancaja, que se produjo a última hora y casi a contrarreloj.

El banco valenciano fue dirigido por José Luis Olivas desde 2004, hasta 2011 cuando pasa a ser vicepresidente de Bankia. La trayectoria de Olivas es similar a la Rato, después de ser político del PP de Valenciade Francisco Camps fue puesto a dedo a frente de la caja autonómica. Rodrigo Rato explicó que recibió una llamada de Fernández Ordoñez por la que le citaba en el Banco de España. Allí se encontró con Olivas y con el que era el subgobernador del máximo regulador bancario español – Javier Aríztegui-Según Rato, “el deseo del Banco de España era que Bancaja entrara a formar parte de nuestro SIP -Sistema Institucional de Protección-“. Y así lo hicieron.

“Nosotros no estábamos pensando en hacer un planteamiento de esas dimensiones, pero indudablemente era una apuesta de tamaño que con el apoyo del regulador -el Banco de España, pensemos que el regulador bancario no es un regulador normal porque tiene un conocimiento muy profundo de las entidades porque en entidades de determinado tamaño tiene una presencia constante y por lo tanto es una opinión muy cualificada”, puntualizó Rato, quien dijo que en esa reunión percibió que la postura de Fernández Ordóñez “demostraba su interés y la diligencia en mi opinión con la que quería tratar este tema”, apostilló.

Olivas, por su parte testificó que él rechazó el plan de integración de Bancaja, entidad que presidía, en el SIP de Caja Madrid. Y según Herzog, Aríztegui venía a reforzar la declaración de Olivas. Fernández Ordóñez, negó la mayor, escudándose en que justo antes de declarar en la Audiencia había hablado con el que fue su segundo en el Banco de España.

“No es cierto que –Aríztegui– ratificara lo que había dicho el señor Olivas, es lo que me ha dicho a mí, no vamos a entrar…”, esgrimió. Por tanto se abre una nueva incógnita, ¿el Banco de España obligó a que se realizara la integración deBancja a Bankia a toda cosa? “No, no, yo no percibí nunca eso, ni participé en ese criterio. El SIP sólo podía hacerse si era un SIP un rentable y nuestro plan de integración nos daba una rentabilidad en el medio plazo, pero como yo que todos somos conscientes la rentabilidad del sector bancario está íntimamente ligada a la coyuntura económica, es un sector muy cíclico”, se escudó Rato.

Y así se produjo el baile de declaraciones en la Audiencia Nacional. Los que antes ocuparon los sillones más relevantes y exclusivos del sistema financiero español, ahora parece les queman las responsabilidades que antes conllevaban su cargos mientras son preguntados por el fiscal y por la acusación  durante el proceso. Mientras miles de inversores esperan una respuesta y una salida a las malas inversiones que realzaron informados por los presidentes de sus sucursales de toda la vida.

Ellos también negaron su responsabilidad cuando los clientes les acusaron de estafarles. Los directores de las oficinas bancarias argumentaron que no sabían ni lo que estaban vendiendo. No es de extrañar que la Fiscalía haya lanzado un aviso sobre la complejidad del caso y solicite que se investigue por un lado la salida a Bolsa deBankia y por otro, los casos de los afectados. Un proceso que tendrá cuerda para rato.

Fuente: Preferentes: 36 formas distintas de escurrir el bulto

Autor: Ricardo Garriga

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>