Arrow

Austeridad en la reforma fiscal


0
Iñigo Gómez Zubeldia

Periodista. Máster de Comunicación Institucional y Política. Aprendiendo en Inforpress. Antes en Torres y Carrera, consultora de comunicación. Ex Radio San Sebastián y Punto Radio Gipuzkoa. Apasionado de la política y todo lo que la rodea.


Escrito el 21 de abril de 2013 a las 1:53 | Clasificado en Economía

Los socialistas navarros analizan la situación fiscal y lanzan sus propuestas ante el deterioro de las prestaciones sociales por las políticas de austeridad.

Angela Merkel en un acto público (Fuente: Wikipedia)
Angela Merkel en un acto público (Fuente: Wikipedia)

La gestión europea de la crisis deja mucho que desear ante un ajuste de cuentas contra la propia naturaleza social, según la argumentación del principal partido de la oposición. Siguiendo ese razonamiento, negar su insostenibilidad por la escasez de recursos para financiar el modelo social ha encaminado a la reducción de la política fiscal, que avanza en los recortes de gasto, sin contar con la capacidad adquisitiva de los ingresos y su posibilidad de tributar. Parece evidente cómo los analistas acusan a los organismos económicos de un marcado talante antisocial y del hundimiento europeo.

De esta forma, los socialistas navarros analizaban la situación este fin de semana y defendían un sistema fiscal “reformado en un sentido progresista”, en una jornada de diálogo sobre fiscalidad en el castillo de Marcilla. Bajo una conferencia titulada Ganarse otra fiscalidad’, los socialistas consideran que la legislación fiscal “no responde a los valores de una sociedad justa y equitativa”. Insisten que “quien más tiene más contribuya a financiar los servicios públicos y las políticas de crecimiento”, puesto que “las desigualdades se reducen a través de la política fiscal” en esta etapa de crisis.

Entre las principales propuestas que abandera el PSOE se señalan “la igualación de los tipos impositivos de las rentas del trabajo y del capital, la revisión de las deducciones fiscales regresivas, la modificación de la tributación de sociedades, el establecimiento de dos impuestos a la banca, la supresión de exenciones de IVA a la educación y la sanidad privadas, la rebaja del IVA a la cultura, la lucha contra el fraude y los impuestos verdes”, entre otros.

Aparte, el PSN quiere escuchar las iniciativas presentadas en las redes sociales, como “un libro blanco de la reforma fiscal, la fiscalización de las actividades de la iglesia que no son de culto, impuesto a los bienes de lujo, la unión fiscal europea, el endurecimiento de la respuesta a delitos penales” o “la creación de una agencia de evaluación de políticas públicas”.

La política fiscal debe abanderar una verdadera utilidad de los servicios públicos que garantizarían una distribución de oportunidades para el compromiso de una sociedad. Ello conllevaría a un afán por desenraizar la lacra de los paraísos fiscales que empobrecen la política económica europea: el blanqueo de dinero, el fraude, la evasión y la corrupción –tan conocida por nuestra sociedad española-.

La equiparación en justicia de los derechos inalienables, tanto en política económica como en política social, implicaría deducciones fiscales, tributación de sociedades y la lucha contra el absentismo cultural. En este sentido, sería necesaria una reconstrucción social que atañe al crecimiento, al empleo y a la promoción de los jóvenes, y que conllevaría a una plena concienciación de los recursos de la UE.

Este pesimismo en el pensamiento social y político en estos últimos tres años, necesitaría un cambio de mentalidad y de acción, lo cual evidencia un claro esfuerzo en las decisiones políticas sobre la fiscalidad y un redescubrimiento de la sociedad como valor en alza.