Arrow

Boom energético del Caspio


0
El Orden Mundial

Este post se publicó originalmente en El Orden Mundial en el S.XXI, web dedicada al análisis de asuntos internacionales relacionados con la economía, la política, la sociedad y el medio ambiente, que intenta comprender cómo funciona el mundo, difundiendo y promoviendo el pensamiento crítico.


Escrito el 15 de enero de 2014 a las 18:32 | Clasificado en Economía

Con 30.000 kilómetros cúbicos de agua y cubriendo una superficie de más de 230 mil kilómetros cuadrados, el Caspio es el mar interior más grande del planeta.

Plataforma de Dragon Oil en Turkmenistán. (Wikipedia)
Plataforma de Dragon Oil en Turkmenistán. (Wikipedia)

Si hasta 1991 eran sólo dos los países que tenían costa (Irán y la URSS), con la desaparición del gigante soviético tres nuevos Estados (Kazajstán, Turkmenistán y Azerbaiyán) surgieron como ostentadores de derechos sobre parte de sus aguas y sus recursos naturales. Situado en el corazón de Eurasia, en el mar Caspio y sus zonas adyacentes se encuentran algunas de las reservas de gas y petróleo más importantes del planeta, lo que convierte el eje Cáucaso-Asia Central en una zona de alto valor estratégico.

Durante la última década, tanto Kazajstán, como Turkmenistán y Azerbaiyán han entrado en escena como importantes actores del panorama energético regional y mundial, gracias sobre todo al descubrimiento de nuevas reservas tanto de gas como de petróleo en la región, el incremento los volúmenes de extracción y el establecimiento nuevas rutas de exportación. El objetivo de este artículo es pues analizar el impacto que ha tenido la irrupción de estos tres países (junto con Uzbekistán) en el mapa energético regional y global, sobre todo por lo que respeta a las necesidades energéticas de China y Europa.

Producción y reservas actuales de petróleo y gas

Según los datos del BP Statistical Review of World Energy publicado en junio de 2013, las reservas agregadas de petróleo en estos cuatro países de Asia Central y el Cáucaso Sur se han multiplicado por 5 en los últimos 15 años, pasando de 7,7 miles de millones de barriles en 1998 a 38,2 miles de millones en 2012 (Tabla 1). De este modo, si en 1998 representaban únicamente el 0,7% del total mundial de reservas, en 2012 este porcentaje se incrementó hasta el 2,3%, con la siguiente distribución: Azerbaiyán 0,4%, Kazajstán 1,8 %, y tanto Turkmenistán como Uzbekistán un 0,03%.

Analizando los niveles de producción, la región ha vivido también un crecimiento exponencial, con 2.890 miles de barriles diarios en 2012 (por 1.109 de 1998) (Tabla 2), llegando hasta un 3,4% de la producción mundial, cuando el 1998 era de sólo el 1,5%. Por países, la producción de Kazajstán sobre el total mundial en 2012 fue de un 2%, la de Azerbaiyán un 1,1%, Turkmenistán un 0,3% y finalmente Uzbekistán un 0,1%.

En relación al gas natural, encontramos que las reservas en la zona han pasado de 5,2 billones de metros cúbicos en 1998 a 20,8 billones en 2012 (Tabla 3), pasando del 4% hasta el 11,4% sobre el total de reservas mundiales en este periodo. En cuanto a la distribución de las reservas por países, Turkmenistán cuenta con un 9,3% del total mundial, Kazajstán un 0,7%, Uzbekistán un 0,6% y Azerbaiyán un 0,5%.

Este incremento de las reservas conocidas ha propiciado una crecida de la producción, la cual se ha multiplicado por dos durante el mismo período, pasando de 71,6 miles de millones de metros cúbicos anuales en 1998 a 156,6 en 2012 (del 3,2% al 4,6% de la producción mundial) (Tabla 4). De esta manera, la producción relativa respecto a la producción mundial representó un 1,9% en el caso de Turkmenistán, un 1,7% de Uzbekistán, un 0,6% de Kazajstán y un 0,5% de Azerbaiyán.

Las principales reservas de petróleo de Kazajstán se encuentran en la parte occidental del país, donde están los grandes campos de petróleo onshore (Tengiz, Karachaganak, Aktobe, Mangistau y Uzen), los cuales suman aproximadamente la mitad de las reservas con las que cuenta el país en la actualidad, mientras que en las plataformas situadas en el Mar Caspio (Kashagan y Kurmangazy) se calcula que hay unos 14 miles de millones de barriles en reservas.

La producción de petróleo de Kazajstán ha vivido un crecimiento espectacular desde el año 1995 debido en buena medida parte a la entrada en el país de compañías petroleras extranjeras, sobrepasando el millón de barriles diarios desde 2003 y situándose en segunda posición entre las antiguas repúblicas de la URSS, sólo por detrás de Rusia. La compañía petrolera y gasística pública KMG, creada en 2002, representa los intereses estatales en la industria de los hidrocarburos, y a pesar de la participación extranjera juega un papel cada vez más importante en el desarrollo del sector del gas y del petróleo, reservándose le el gobierno una participación mayoritaria en todos los nuevos proyectos y joint ventures. Algunas de las compañías extranjeras operando en Kazajistán son ExxonMobil, Shell, Total, ConocoPhillips, Eni, China National Petroleum Corporation (CNPC), PetroChina, Lukoil, etc. y hoy en día el principal productor en el país es todavía la compañera americana Chevron, que lleva operando en el país ya desde la época soviética. Sin embargo, en la actualidad el gobierno kazajo prioriza los acuerdos estado-estado con compañeras estatales de otros países, especialmente rusas y chinas.

Por su parte, Turkmenistán cuenta con la sexta mayor reserva de gas natural del planeta, y en 2011 fue el segundo mayor productor de la zona de Eurasia por detrás de Rusia. Compañías extranjeras participan en la producción mediante acuerdos de producción compartida o joint ventures con la compañía estatal Turkmenneft, el mayor productor de petróleo del país, y Turkmengaz, la empresa gasística estatal. Las principales compañías extranjeras operando en el sector de los hidrocarburos de Turkmenistán son la China National Petroleum Corporation (CNPC), Dragon Oil (Dubai), Eni (Italia) y Petronas (Malasia).

En cuanto a Uzbekistán , es el tercer mayor productor de gas natural en Eurasia, detrás de Rusia y Turkmenistán. Las tres principales refinerías de hidrocarburos se encuentran en el valle de Ferghana, a Alty-Arik, y Bukhara, y normalmente operan por debajo de su capacidad de producción debido a la falta de inversión, existiendo planes de modernización de las infraestructuras que deberían de comenzar este mismo año, donde se espera que participen empresas como Lukoil, Gazprom o la china CNPC.

Por último, Azerbaiyán es uno de los productores de petróleo más antiguos del planeta (con la primera perforación realizada en 1846), y juega un papel significativo en el desarrollo del desarrollo de la industria petrolera en la actualidad. Aunque tradicionalmente ha sido un prolífico productor de petróleo, se prevé que su importancia como proveedor de gas también crezca en un futuro. Las principales cuencas de hidrocarburos del país se encuentran en el mar Caspio, en concreto el Azeri Chirag Guneshli (ACG), de donde salió el 80% del total de la producción de petróleo en 2012, y donde se encuentran la gran mayoría de las reservas de las que dispone Azerbaiyán.

Casi inmediatamente después de su independencia en 1991, Azerbaiyán abrió su sector petrolero a la participación extranjera, siendo el país que ha firmado más acuerdos de producción compartida entre todas las antiguas repúblicas soviéticas. La empresa estatal SOCAR (State Oil Company of Azerbaijan Republic) produce aproximadamente el 20% de la producción de petróleo y gas natural, operando las dos refinerías del país, el sistema de transporte por tuberías, y gestionando las importaciones y exportaciones de hidrocarburos.

¿Hacia dónde van el gas y el petróleo de Asia Central y del Cáucaso Sur?

Gran parte del actual sistema de gasoductos y oleoductos de estos países fue diseñado y desarrollado como parte del sistema soviético, y su objetivo era el de maximizar el transporte de petróleo hacia Rusia. Como consecuencia, tras la caída de la URSS Kazajstán se encontró en una situación de completa dependencia respecto a Rusia con respecto a sus exportaciones, siendo controladas por Moscú. Con el tiempo, el gobierno kazajo ha conseguido reducir esta dependencia mediante la utilización de petroleros transcaspianos y del ferrocarril, y construyendo un gran oleoducto que conecta con China. De todos modos, en la actualidad la mayoría de sus exportaciones tanto de petróleo como de gas siguen siendo transportadas a través de las tuberías rusas. Es por ello que uno de los principales objetivos de Kazajistán en materia de hidrocarburos es el desarrollo de nuevas rutas de transporte, sobre todo hacia China.

En cuanto a los principales destinos del petróleo kazajo en 2012, destacan Italia con un 26% de total y China con un 16% (Tabla 5). Los países de la Unión Europea en conjunto son el principal cliente, con unas exportaciones por valor de más de 22 mil millones de euros en 2012, lo que convierte a la UE en conjunto en el principal socio comercial de Kazajstán.


Datos del US Energy Information Administration.

De acuerdo con los planes de las autoridades del país, está previsto que durante los próximos años las exportaciones de Kazajstán continúen expandiéndose, con la apertura de nuevos yacimientos petrolíferos. En este sentido, el rápido crecimiento de la producción de petróleo requerirá también un incremento en la capacidad exportadora.

En contraste, Turkmenistán ha logrado reducir exponencialmente su dependencia de Rusia con respecto a las exportaciones, sobre todo gracias a la construcción de los gasoductos Turkmenistán-China (inaugurado en 2009) y el Dovletabad-Serah-Hang (o Turkmenistán-Irán, abierto en 2010 y que también le da acceso al Golfo Pérsico y en consecuencia el mercado mundial) convirtiendo al país en el principal exportador de gas natural de Asia Central.


Oleoducto Kazajstán-China (en rojo) y gasoducto Turkmenistán-China (en verde).

Para el año 2017 está prevista la apertura del gasoducto Trans-Afghanistan, el cual posibilitará el transporte del gas turcmeno hasta la India cruzando Afganistán y Pakistán, accediendo directamente a uno de los mercados emergentes más grandes del planeta. En cuanto a los principales destinos actuales del gas producido en Turkmenistán, según los datos del BP s 2013 Statistical Review ese país exportó en 2012 un total de 40mil millones de metros cúbicos, la mayor parte de los cuales tuvieron como destino China (52%). (Tabla 6). Gracias a ello, Turkmenistán se ha convertido en el principal proveedor extranjero del gas que consume el gigante asiático, con un 51,4% del total de las importaciones chinas, a mucha distancia de Qatar (16,4%), Australia (11,7%) e Indonesia (8,0%).

A diferencia de sus vecinos, Uzbekistán todavía no ha vivido un boom en la exportación de hidrocarburos, en gran medida debido a su gran dependencia interna del gas natural. En 2012, el país consumió un total de 44,2 de los 56,9 miles de millones de metros cúbicos que produjo, una cifra muy elevada y que representa el 85% del total del consumo de energía del país. Sin embargo, los 12,7 restantes fueron exportados, la mitad de los cuales tuvo como destino Rusia, mientras que el resto se distribuyó entre Kazajstán, Kirguistán y Tayikistán. En la actualidad Uzbekistán es también lugar de tránsito para las exportaciones de gas turcmeno hasta China o Rusia. Los planes del gobierno del país, aprobados recientemente, pasan por triplicar las exportaciones de cara al 2020 y diversificar las destinos, sobre todo pensando en los mercados europeo y asiático oriental.

Gracias al boom productor de los últimos años, Azerbaiyán se ha convertido en un importante proveedor de petróleo, sobre todo por lo que respeta al mercado europeo. La industria petrolera azerí se transformó con la construcción del oleoducto BTC-Baku-Tbilisi-Ceyhan-(inaugurado en 2005), por donde actualmente exporta el 80% del petróleo que se produce en el país, liberándolo de la dependencia rusa en cuanto a las rutas exportadoras.

Con una capacidad para transportar hasta un millón de barriles diarios, el oleoducto BTC tiene un recorrido de 1770 km y cruza los territorios de Azerbaiyán, Georgia y Turquía hasta llegar al puerto mediterráneo de Ceyhan, desde donde tiene acceso a los mercados mundiales mediante las rutas marítimas que cubren los buques petroleros. La construcción y puesta en funcionamiento del BTC permitió a Azerbaiyán una capacidad de transporte que evita territorio ruso (aunque el oleoducto Baku-Novorossiysk todavía transporta una pequeña parte del petróleo azerí) y el congestionado estrecho turco del Bósforo (que une el Mar Negro y el Mediterráneo).

El descubrimiento y desarrollo del yacimiento gasístico Shah Deniz junto con la puesta en marcha del gasoducto del Cáucaso Sur (Bakú-Tbilisi-Erzurum) han transformado el sector del gas natural en el país, convirtiéndose en un exportador neto desde el año 2007. La mayor parte del gas azerí tiene como destino Turquía, a excepción de una pequeña parte que llega hasta Grecia a través del corredor Grecia-Turquía. En este sentido, en Junio ​​de 2013 se anunció la selección del proyecto de gasoducto transadriático (TAP) para hacer llegar gas azerí hasta Italia y Europa Occidental a través de Grecia y Albania, en detrimento del proyecto Nabucco, la gran apuesta de Bruselas para reducir la dependencia de gas ruso a los países de Europa Central, el cual debía transportar gas azerí hasta el corazón de Europa cruzando los Balcanes de sur a norte. El proyecto TAP está participado por la British Petroleum (20%), la azerí SOCAR (20%), la noruega Statoil (20%), la belga Fluxys (16%), la francesa Total (10%), la alemana E.ON (9%) y la suiza Axpo (5%).

Los hidrocarburos del Caspio y la Unión Europea

Mientras busca potenciar el consumo de energías renovables como alternativa, la UE sigue sufriendo un importante déficit energético del exterior. Analizando cuáles son en la actualidad los principales proveedores de los hidrocarburos que se consumen en Europa y cuál es el impacto que ha tenido la eclosión energética de los países de Asia Central y el Cáucaso Sur, podemos observar cómo, en cuanto al petróleo, tanto Kazajstán como Azerbaiyán ya se han situado entre los 10 principales exportadores, con un total agregado del 8,80% del petróleo que importan los países de la UE (Tabla 7). En el caso de Kazajistán, gran parte de su petróleo llega mediante el sistema ruso de oleoductos, cruzando Ucrania o Bielorrusia, mientras que el petróleo azerí llega sobre todo en buques petroleros que recogen el petróleo al puerto turco de Ceyhan, la mayor parte de los cuales descargan en el puerto holandés de Rotterdam, desde donde se distribuye al resto de Europa.


Datos de la Comisión Europea.

Sin embargo, el gas natural es la gran asignatura pendiente, sobre todo teniendo en cuenta la gran dependencia que aún existe del gas ruso y que Moscú a menudo utiliza este factor como elemento de presión sobre sus vecinos. El volumen de gas centroasiático y azerí que llega a Europa es por ahora muy reducido, sobre todo por la preferencia de Turkmenistán y Uzbekistán por los mercados asiáticos. Sin embargo, la entrada en funcionamiento gasoducto TAP hace prever un cambio radical en esta situación, abriendo un acceso directo del gas natural del mar Caspio al mercado europeo.


Datos de la Comisión Europea.
Efecto del boom exportador en las economías de la región

Si durante los años 90 no existían grandes diferencias de renta entre las economías de la zona del Asia Central-Cáucaso Sur (no olvidemos que hasta 1991 habían formado parte del mismo Estado), el inicio de la década de los 2000 supuso el principio del aumento de las desigualdades entre los países de la región, estableciéndose una brecha horca evidente entre productores-exportadores de hidrocarburos (Kazajstán, Azerbaiyán, Turkmenistán) y el resto. Este hecho ha provocado el surgimiento de nuevas potencias sub-regionales que han logrado igualar e incluso superar el nivel de renta media entre los países en vías de desarrollo de Europa y Asia Central, mientras que el resto siguen teniendo importantes problemas para generar fuentes de riqueza para sus respectivos países.

Impacto ambiental

La explotación de los recursos naturales del mar Caspio conlleva un aspecto bastante negativo para el medio ambiente. Se calcula que cada año se extraen unos 1.5 miles de millones de barriles de petróleo en la zona, y este proceso tiene un efecto nocivo sobre el ecosistema marítimo y los niveles de contaminación del agua. Algunos pozos tienen fugas, y los cambios en el nivel del mar provocan inundaciones en pozos de petróleo situados en la costa que arrastran material contaminante. La filtración natural también contribuye a la aparición de manchas de petróleo en la superficie y a la contaminación del agua. Sumada a otros factores, la explotación de los hidrocarburos del Caspio provoca que éste sea uno de los mares más contaminados del planeta, hasta el punto de que las autoridades iraníes se plantean prohibir el baño dados los niveles de insalubridad del agua.

FuenteEl boom energético del Mar Caspio (original, en catalán, en EurAsiaCat)

Autor

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>