Arrow

Comunismo que funciona


1
Joaquín Ortega

Periodista. Participé en el arranque de varios medios digitales informativos y estuve en el mundo de la comunicación y la política, pasando por dos ministerios. También colaboro en la revista GQ.


Escrito el 26 de septiembre de 2013 a las 8:47 | Clasificado en Deportes, Economía

La liga de fútbol americano NFL centraliza, redistribuye y limita beneficios y sueldos, y el resultado es todo un éxito de gestión deportiva.

Montage de la NFL. (Fuente: scarletknights.com)
Montage de la NFL. (Fuente: scarletknights.com)

¿Se imaginan que el dinero de los derechos de televisión en España se distribuyera por igual entre todos los equipos de fútbol? ¿Que reciban lo mismo el Real Madrid y el Elche? Es decir, que por norma, con el dinero que pagan los canales de TV por retransmitir los partidos de fútbol, que es un dineral, se hiciera una bolsa común y se distribuyera a partes iguales entre todos los equipos de la Liga de Primera División. Pues esto ocurre, y no precisamente en un país socialista o comunista, sino en EEUU.

Este y otros sistemas de corrección y de nivelación de riqueza entre equipos son la base de la National Football League, la liga de fútbol americano, la más rentable de todas las ligas de todos los deportes del país. Fue gracias a Pete Rozelle.

En 1960, y tras casi desaparecer durante los años de la Segunda Guerra Mundial, el fútbol americano se convertía en un deporte de moda. Las fábricas de la posguerra se habían llenado de hombres que le habían cogido afición a este espectáculo, más rudo y violento que el béisbol, hasta entonces las gran estrella de los años 40. Fue entonces cuando Pete Rozelle se hizo cargo de la NFL, tras llevar a beneficios la cuenta de resultados de Los Angeles Rams.

Fue Rozelle el que logró convencer a los dueños de los equipos de lo beneficioso que sería para todos ellos el matrimonio entre Televisión y Fútbol americano de cara al futuro. Un deporte que concentraba un alto nivel de acción y violencia entre pausas de juego, lo que permitía meter bloques de publicidad sin perder momentos de tensión virtualmente en casi cualquier momento. Todo lo contrario que el béisbol.

Hasta la fecha, casi el 100% de los ingresos venía por llenar los estadios, por lo que a Rozelle debió costarle lo suyo convencer a los asociados de la NFL de lo que tenía en la cabeza. Tras el primer acuerdo con la cadena CBS por 4,6 millones de dólares, lo demás vino rodado.

Diseño centralista y monopolista

El diseño de la NFL que puso en marcha Rozelle se basaba en que la liga se encargaría de negociar y centralizar todos los ingresos vía derechos de televisión, compra de entradas y, posteriormente, de merchandising (camisetas, gorras, etc., que por entonces no tenía tanto tirón como el que tiene ahora). Este monopolio, claro y considerado “socialista” por entonces, fue llevado a los tribunales, pero la “habilidad” de Rozelle hizo que el Congreso aprobara la Ley de Retransmisiones Deportivas en 1961, que de facto blindó el sistema de cualquier demanda ‘antitrust’.

Esta arquitectura hace que prácticamente el 60% de los ingresos de un equipo provengan del reparto equitativo que la NFL hace entre los 32 equipos asociados de todo el dinero que recauda por derechos de TV y merchandising. El resto proviene de actividades, acciones y promoción locales específicas  y de venta de entradas.

Aunque en éste último caso también existe una excepción: del precio de una entrada, el 60% va para el equipo local, dueño del estadio, y el 40% restante se destina a la “bolsa común” de la NFL, que a su vez la reparte entre los restantes 32. El nivel de control de la Liga es tal que hasta ayudan, si no financian por entero, la construcción o reforma de los estadios.

Los resultados saltan a la vista. Durante el periodo 2006/2008, el 92% de los equipos que forman parte de la NFL eran entidades con beneficios. En ese periodo, el crecimiento de beneficios anual era del 7,6%, mientras que, por ejemplo, el de los equipos de baloncesto asociados en la NBA fue del 3%, y de un 3,7% en el caso de la MBL de béisbol. Pero no sólo tiene la NFL el control de los ingresos.

Los sueldos de las estrellas son, junto a los derechos de TV, otro de los pilares de la industria deportiva. Parte de la competición también tiene como escenario los despachos, donde cracks, representantes y presidentes negocian, traspasan y pactan sueldos millonarios que, en cierto modo, sirven también para sacar pecho y diferenciar la marca y el prestigio del club entre unos y otros.

Y ahí también la NFL interviene, cual “politburó socialista”, limitando con una serie de topes la cantidad que puede cobrar un jugador y, por el otro lado, estableciendo mínimos salariales que no pueden ser rebajados por parte de los equipos.

Esperanza para todos

Seguramente la motivación de Pete Rozelle a la hora de diseñar este sistema intervencionista fuera la de controlar por completo la organización y sacar rendimiento directo de su sueño original de convertir el fútbol americano en una máquina de hacer dinero gracias a la televisión y a un formato que parecía diseñado para ella. Pero, queriéndolo o no, los efectos secundarios de este sistema son, también, parte del secreto de su éxito.

Gracias a este reparto equitativo del dinero, la paridad de los 32 equipos de la Liga es muy similar, y ahora, pasados los años, todos tienen casi siempre las mismas posibilidades de ganar el campeonato cuando arranca. El grado de dependencia económica es, por tanto, infinitamente menos relevante que el grado de competencia deportiva, de selección de entrenadores y de talento a la hora de gestionar los equipos.

Este hecho trascendental permite lo que en EEUU se considera el efecto “Hope to All”, es decir, que todos los aficionados de los 32 equipos partan siempre con la misma dosis de esperanza a la hora de afrontar que sus equipos lleguen a lo más alto ese año. Es más, todos han llegado a alcanzar, en un momento u otro, la fase de Play-Offs alguna vez.

Este efecto de “Hope to All” retroalimenta la máquina de hacer dinero, permite que el crecimiento de la afición sea homogéneo por todo el territorio de los EEUU y mantiene la renovada fidelidad de los fans (incluso incrementa su número) en el consumo de los productos asociados a la industria.

¿Sistema exportable?

Que funcione en EEUU no significa que lo pueda hacer en Europa. Este igualitarismo de ingresos y gestión de derechos funciona allí porque sus equipos no compiten internacionalmente con otros, siendo un mercado global intervenido en su totalidad de manera local. Es difícilmente exportable. Si este sistema se aplicara en algunos países europeos y en otros no, los equipos grandes de unos serían “nivelados” a la baja, impidiéndoles ser competitivos a nivel de fichajes y perdiendo su capacidad de puja en favor de otros.

Si se aplicara en España, parece razonable pensar que eventualmente el Real Madrid y el Barcelona perderían capacidad financiera frente Manchester United o Chelsea para pujar por jugadores tipo Bale o Neymar. No obstante, al arrancar la liga, el Betis o el Rayo Vallecano tendrían las mismas posibilidades de ganarla que ellos, lo que haría la competición mucho más interesante.

Este sistema de Pete Rozelle, por tanto, sólo parece que funcionaría a la perfección y en los mismos términos que en EEUU si se aplicara mundialmente, por parte de la FIFA, en todos los países de manera homogénea o adaptativa, algo que por ingente y disfuncional, parecería impensable a día de hoy. Salvo que las resistencias de los grandes a la intervención no deban ser excusas para que en España haya también Esperanza para todos (y no sólo Kalise).

Los votantes dicen...
  1. Dani García dice:

    Lo he dicho por Twitter y lo pongo aquí. Para alguien que sabe de NFL sabe que el artículo está incompleto: le faltan declaraciones de alguien que sepa bien y haya mamado la NFL y el componente marketing no se explica. La NFL es marketing a lo bestia, no hay nada más capitalista en eso, en la forma de hacernos consumir.

    Pero estás hablando de un sistema que realmente sí que es justo, más que la MLB de béisbol por ejemplo. Lo que pasa es que llamar a la NFL socialista es un titular que se sacaron de la manga en algún momento en USA; no creo que sea del todo exacto, es más bien algo para TITULAR y sacar provecho del título. Y más siguiendo el hilo del video del programa de Maher, bueno, pero si pueden llamar la atención más aun.

    Recuerdo leer el primer artículo sobre esto en 2009, a raíz de ahi se hizo un poco de eco de medios deportivos a medios políticos.

    De todas maneras, que hay poca gente que vaya a leer esto que sepa de NFL, ;), poco friki. En general, es un buen texto.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>