Arrow

Cuidado, dólares a la baja


2
Christian Cancino

Profesor del área Negocios en la Universidad de Chile. Doctor en Economía y Empresas por la Universidad Autónoma de Madrid. Asesor y consultor de empresas públicas y privadas


Escrito el 2 de marzo de 2013 a las 12:07 | Clasificado en Chile, Economía

EEUU y Europa han metido más dinero en el mercado para intentar reactivarse frente a la crisis. Y eso pone en peligro las economías emergentes, que dependen de la exportación.

Reserva Federal de EEUU (Fuente: Wikipedia)
Reserva Federal de EEUU (Fuente: Wikipedia)

No existen dudas que la economía chilena plasma su modelo de crecimiento y desarrollo basado en la participación en el comercio internacional. De acuerdo con la política exportadora que ha seguido Chile en las últimas décadas, y los innumerables tratados de libre comercio que hoy presenta con casi la totalidad de los países del orbe, es posible mencionar que el país es una de las economías más abiertas al mundo.

Eso trae un montón de beneficios a sus empresas, pero asimismo, genera riesgos muy fuertes provenientes de las fluctuaciones de las principales monedas con que se transan sus productos.

En términos de los principales productos que exporta Chile destacan cobre, carbonato de litio, yodo, salmones y truchas, uvas, arándanos, ciruelas y manzanas. En todos estos productos Chile es el principal productor mundial. Por ejemplo, la venta chilena del metal rojo (cobre) representa el 36% de la venta total en el globo. Asimismo, en uvas frescas, Chile también es número uno con una participación en el mercado mundial de 18%.

A pesar de lo anterior, existe una lista larga de otros productos que, aunque Chile no sea el ‘top one’ como país exportador, representan una parte importante del volumen de exportaciones nacionales. Llama la atención que, aún cuando la distancia de Chile respecto de los principales mercados internacionales es muy amplia, el país puede vender diversos tipos de productos, perecederos y no perecederos, a Asia, Europa y América del Norte, todo esto, gracias al buen funcionamiento de su cadena de suministro.

Los riesgos

Pero no todo son buenas noticias para las economías exportadoras, como es el caso chileno ¿Qué riesgos existen para esta economía latinoamericana que ha visto en el comercio exterior el camino para potenciar su crecimiento y desarrollo económico?

Si bien es cierto que la competitividad de los productos chilenos es bastante fuerte en los mercados internacionales, ésta depende mucho de la volatilidad de las monedas con que se realizan las transacciones. Siendo el dólar una de las principales monedas con que se transan los productos en los distintos mercados internacionales, el riesgo de las fluctuaciones en el tipo de cambio dificulta la actividad comercial y pone en riesgo a los empresarios exportadores.

Por ejemplo, cada vez que la moneda norteamericana se debilita, el sector exportador presenta problemas importantes para cubrir sus costos de producción. ¿Por qué? En general, los exportadores generan sus productos en el mercado doméstico, con lo cual sus costos y sus compromisos financieros están en moneda nacional (pesos, en el caso chileno). Por otra parte, los exportadores venden sus productos en el exterior. Desde los mercados internacionales reciben, generalmente, dólares, los cuales representan los ingresos que permiten solventar los costos. Si el tipo de cambio entre dólares y la moneda nacional se debilita, una misma cantidad de dólares representa menores ingresos en moneda nacional, lo que dificulta cubrir los compromisos o deudas financieras.

En síntesis: a un exportador le gusta una relación de tipo de cambio donde el dólar tenga un valor alto, pues en el mercado domestico puede convertirlo en un monto mayor de dinero y con esto generar más utilidad.

El contexto de la crisis

¿Qué es lo que ha pasado en nuestra actual crisis mundial? Economías como las de Norteamérica, principalmente EEUU, y Europa han planteado políticas macroeconómicas donde han aumentado el volumen de dinero circulando en sus economías.

Por ejemplo, EEUU echó a andar la máquina generadora de dólares con el fin de activar su economía. El supuesto detrás de esta acción es que con más dólares circulando en la economía norteamericana, aumentaría el consumo, con ello se movería más el tejido productivo de EEUU por la mayor demanda de productos, aumentaría la contratación de trabajadores y, con ello, sería más fácil encontrar una salida para la crisis.

Europa ha hecho algo similar, principalmente a través de generar más euros y luego entregar prestamos blandos a los distintos bancos europeos para que estos asimismo se lo presten a distintas personas y empresarios de su región y con ello aumentar el consumo y la producción en Europa.

La formula de los libros parece simple, pero no siempre se generan los efectos deseados. En el caso europeo, esta política de aumentar el volumen de euros circulando ha funcionado menos, pues si bien los bancos han recibido el dinero, estos no lo han prestado a personas ni empresarios de economías europeas, si no lo han prestado fuera del continente. Con esto, el aumento de euros en el Viejo Continente ha provocado sólo un debilitamiento de su moneda y no un aumento en el tejido productivo, ni menos mayor bienestar social.

El resultado para las empresas exportadoras chilenas de estas fluctuaciones de tipos de cambio de las principales monedas internacionales ha provocado un debilitamiento del sector exportador, donde día a día es posible observar un valor muy bajo de las divisas, lo que afecta su competitividad y con ello sus posibilidades de crecimiento.

El sector exportador chileno enfrenta un escenario de mediano plazo complejo. Sin duda alguna, obligará a que la economía nacional cambie el actual patrón de crecimiento basado en la escasa incorporación de valor agregado y la exportación de recursos naturales.

Y esto puede no ser sólo la realidad de Chile, sino del conjunto de países latinoamericanos en vías de desarrollo. Es de esperar que los gobiernos tomen medidas al respecto, no subsidiando a los exportadores ni afectando el tipo de cambio (comprando dólares o euros para detener la disminución de su valor), sino promoviendo y exigiendo un cambio en las estructuras productivas, en la incorporación de nuevas tecnologías de producción, y finalmente, entregar productos con mayor valor agregado que no dependan de las fluctuación del dólar o euro para generar márgenes positivos financieros.

Los votantes dicen...
  1. Información Bitacoras.com…

    Valora en Bitacoras.com: No existen dudas que la economía chilena plasma su modelo de crecimiento y desarrollo basado en la participación en el comercio internacional. De acuerdo con la política exportadora que ha seguido Chile en las últimas dé……

  2. Leonardo dice:

    Todos los años el sector exportador se ve enfrentado a las fluctuaciones que experimenta la divisa. Oh más
    bien, cada mes de marzo, cuando el sector exportador recibe los retornos de sus
    operaciones el tipo de cambio se
    encuentra bajo. Dada tal situación los exportadores comienzan a presionar para que el banco
    central tome medidas que calmen las aguas. De esta manera el central sele en su
    defensa y compra dólares en el mercado provocando que la divida suba de precio.
    Luego los exportadores liquidan al precio que tenían estimado, pagan los créditos
    y todo el mundo feliz.

    De esta manera, la inversión en tecnología y en el desarrollo de proyectos que
    generen empleo en función de la producción de bienes y o servicios terminados
    se ve mermada, dado que, el sector empresarial ya recibió sus utilidades y no
    existen incentivos lo suficientemente atractivos para mejorar los índices industriales
    de nuestro país.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>