Arrow

El BCE controla 128 de los 6.000 bancos de la eurozona


0
Información Sensible

Fusión entre una revista online y un sistema de crowdfunding. Una plataforma donde son los periodistas los que proponen directamente sus reportajes a los lectores, sin la presión de anunciantes o intermediarios. Además, Información Sensible cuenta con una redacción estable para elaborar sus propios reportajes


Escrito el 2 de diciembre de 2013 a las 9:24 | Clasificado en Economía

Los bancos podrán seguir obteniendo préstamos estatales y del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE) hasta que el Fondo Europeo de Resolución esté operativo, dentro de trece años.

Imagen del euro frente al Banco Central Europeo (Fuente: Wikimedia commons)
Imagen del euro frente al Banco Central Europeo (Fuente: Wikimedia commons)

Tras invertir, según datos de Reuters, 700.000 millones de euros en salvar a los bancos con problemas, Europa se decide a prevenir. Pondrá rumbo hacia una unión bancaria  que sirva como marco de actuación ante futuros problemas de la banca europea y armonice las condiciones de las finanzas de los países miembros.

La entrada en vigor del euro despojó a los países que lo adoptaron de sus competencias en materia de regulación monetaria, cedidas al Banco Central Europeo (BCE). Este proceso no estuvo acompañado de una puesta en común de otras atribuciones relacionadas, como la supervisión del sistema financiero. La crisis bancaria en la eurozona ha dejado cuatro países rescatados, una economía, la griega, prácticamente embargada y otros tres estados, España, Portugal e Irlanda, al borde de la quiebra.

Para evitar que en el futuro la recogida de platos rotos sea de nuevo financiada por el contribuyente, la reunión de los ministros de Economía de los países de la zona euro,el Ecofin, ha logrado alcanzar el segundo paso en un proceso hasta la fecha difícil,con fuerte lucha de intereses y, sobre todo, lento: el Fondo Común de Resolución, que decidirá qué medidas tomar ante entidades bancarias con problemas, estará plenamente operativo en 2026.

El primer acuerdo se alcanzó hace tan sólo tres semanas: el Banco Central Europeo quedará facultado como guía en la supervisión de las grandes entidades financieras de la eurozona y de aquellos países que quieran adscribirse a la vigilancia común. Una  comisión dependiente del BCE, operativa a partir de marzo de 2014, supervisará a los bancos con más de 30.000 millones de euros en activos o cuyo capital suponga más del 20% del PIB nacional. Con estos márgenes, ampliamente discutidos, Alemania ha evitado que Europa someta a control a sus cajas regionales, centros de poder político en los länders cuya autonomía Angela Merkel ha querido preservar a toda costa.  Con la victoria de los criterios alemanes en la negociación, la vigilancia del supervisor común alcanzará solo a 128 de las 6.000 entidades bancarias europeas, y a otras 200 transfronterizas, convirtiéndose en un regulador común, pero muy lejos de ser único.

Esta era la base para la consolidación de un acuerdo sobre el “Fondo Común de Resolución”, análogo al Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) en España y cuyo diseño aprobó el Ecofin el pasado 19 de diciembre. Entendido como el segundo pilar de la unión bancaria y aún pendiente del visto bueno del Parlamento Europeo, será la autoridad encargada de decidir cómo abordar los problemas de las entidades bancarias y de operar como fondo común para financiar posibles reestructuraciones o liquidaciones de bancos.  Según las declaraciones del ministro español de Economía, Luis de Guindos, se pretende evitar lo “ocurrido en el pasado, que una crisis bancaria tenga un coste importante desde el punto de vista de los contribuyentes”.

El fondo comenzará a ser capitalizado por los bancos de los Estados miembros a partir de 2016, y alcanzará los 55.000 millones de euros diez años después; España aportará un 15% del total, unos 8.500 millones de euros. Para un uso superior a los 5.000 millones de euros, se deberá contar con la aprobación de dos tercios de los socios, cuyo capital conjunto en el órgano supere el 50%. Este sistema reserva a Alemania un poder de voto equivalente al 25% del total.

El objetivo de este órgano es hacer posible que los bancos se “autorrescaten” y que se aseguren los fondos de ciertos tipos de inversores y clientes de las entidades. El Ecofin establece que los grupos excluidos del capital al que los bancos pueden recurrir para reestructurarse serán los depósitos menores de 100.000 euros, las deudas garantizadas (aquellas asociadas a hipotecas o préstamos públicos), los salarios o fondos de pensiones adeudados con los propios empleados o con sus proveedores y los créditos interbancarios. Los accionistas y acreedores de la entidad serán los responsables de asumir las pérdidas equivalentes, como mínimo, al 8% del total del capital del banco.

Si ese capital no es suficiente, las autoridades nacionales podrían recurrir al Fondo Europeo de Resolución, pero mientras no esté operativo, serán los mecanismos utilizados hasta ahora los que funcionarán como “cortafuegos” ante problemas en entidades bancarias que conlleven riesgos para el sistema financiero: los bancos podrán seguir obteniendo préstamos del Estado y del Mecanismo Europeo de Estabilidad.

Un tercer pilar en este proceso sería la creación de un fondo común de garantía de depósitos, al que Alemania se ha opuesto por negarse a avalar los depósitos de los bancos de sus socios. Dado que para este tercer paso no se vislumbra posibilidad de acuerdo, la Eurocámara se limitará a pactar la homogeneización de los sistemas de garantía de depósitos de los Estados miembros.

Los bancos españoles juegan con ventaja tras el rescate financiero

Según el análisis presentado por De Guindos tras la reunión del Ecofin, aunque España no ha conseguido que el rescate percibido se vincule al futuro Fondo Europeo de Resolución, los bancos españoles bajo control del BCE estarán ahora en una posición de ventaja: al haber sido obligados a crear una reserva de prevención cercana al 8% con el que los bancos habrán de “autorrescatarse”, se sitúan en un lugar más seguro que la mayoría de bancos europeos, con un margen de reserva medio de un 4% de sus pasivos. Gracias al aval estatal, los bancos españoles podrían salir, según este análisis, reforzados del periodo de crisis.

El MEDE concedió al gobierno español un préstamo de 41.000 millones de eurospara recapitalizar la banca ante el riesgo de contagio a todo el sistema financiero. Ese préstamo habrá de ser devuelto con un 0,5% de interés, que correrá a cargo de las arcas públicas. El rescate financiero costó 1.846 euros por cada residente español, según los datos de la extinta Comisión Nacional de la Competencia (CNC); en total, las ayudas públicas directas a la banca española desde 2009 superan los 60.000 millones de euros según el Banco de España, una cifra de la que quedan excluidas otro tipo de ayudas como la participación pública en la Sociedad de gestión de Activos procedentes de la Reestructuración Bancaria (Sareb).

FuenteEl Banco Central Europeo solo controlará a 128 de los 6.000 bancos de la eurozona

Autora: Violeta Muñoz

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>