Arrow

Nadal y el Presupuesto 2015


0
Joaquín Ortega

Periodista. Participé en el arranque de varios medios digitales informativos y estuve en el mundo de la comunicación y la política, pasando por dos ministerios. También colaboro en la revista GQ.


Escrito el 22 de julio de 2014 a las 10:29 | Clasificado en Economía

Álvaro Nadal se perfila como ministro de Economía tras la hipotética salida de De Guindos, y tendrá el reto de lidiar con el Presupuesto final, el del año 2015

Álvaro Nadal y Cristóbal Montoro (PP.es)
Álvaro Nadal y Cristóbal Montoro (PP.es)

Esta excepcional (por no habitual)  intervención de Álvaro Nadal en TVE ha disparado de nuevo todos los rumores. Con Luis de Guindos al borde de hacerse cargo del Eurogrupo, el actual director de la Oficina Económica del Presidente se perfila como el relevo natural en la cartera de Economía. Se lo preguntan los mismos periodistas durante el Debate, a lo que el aludido no responde si sí o si no.

La pertinaz insistencia del presidente Mariano Rajoy por no relevar ministros no puede obviar el hecho de una silla vacante en el Consejo de Ministros, como pasó con el exministro Arias Cañete, por lo que el nombramiento de un sustituto en Economía sería, según parece, a finales de agosto en caso de salir De Guindos hacia Europa.

El nombramiento de Álvaro Nadal supone su ascenso a una de las carteras más importantes del Ejecutivo, en un momento en el que su hermano gemelo, Alberto Nadal, secretario de Estado de Energía, es, de facto, el hombre fuerte de la otra cartera económica de más poderío del Gobierno, la de Industria, en una rama, la energética, que es la que más quebraderos de cabeza da en el Departamento y seguramente en todo este área de la administración.

La gestión del actual ministro José Manuel Soria está en entredicho, especialmente desde la crisis del Almacén de Gas Castor, y en algunos casos se apunta la posibilidad, como todo en esto sin confirmar, de que el político vaya a dar el salto de regreso a Canarias, región que ocupa la prioridad de su agenda política desde el minuto uno de tomar posesión del ministerio. No obstante, aún quedarían muchos meses para eso, ya que las elecciones son en mayo de 2015.

El cerebro de Rajoy

Si ven la entrevista en TVE del hermano Álvaro podrán comprobar quién es el cerebro, tanto reflexivo como ejecutivo, del presidente del Gobierno, al menos desde el punto de vista de los números. La trayectoria de Nadal, de éste y de su hermano gemelo que lleva barba para facilitar el reconocimiento de ambos, recoge una hoja de servicios considerada como la quintaesencia del funcionario público español.

Nadal, licenciado en Derecho y en Ciencias Económicas y Empresariales por ICADE, fue ‘número 1′ de su promoción a Técnico Comercial y Economista del Estado (su hermano fue el 2). Ha estudiado en Harvard y ha pasado por la Oficina Comercial de Israel. Fue asesor en Economía e Industria en la etapa Aznar y, como contrapunto político, ha sido secretario de Economía del PP durante la oposición a Zapatero.

El Presupuesto de 2015

Es en este último aspecto donde Nadal se la juega. Como ministro de Economía, de ser finalmente nombrado en sustitución de De Guindos, tendrá que lidiar con Cristóbal Montoro, ministro de Hacienda y Administraciones Públicas, que hasta ahora se ha estado saliendo con la suya en las decisiones trascendentes que en materia económica y de recorte de gasto ha tomado el Gobierno Rajoy. Nadal, sin embargo, no es De Guindos, y como secretario de Economía del PP, sabe manejar un poco más los resortes del partido, o al menos mejor que el expresidente de Lehman Brothers España.

La clave es el Presupuesto de 2015, quizá el último del Gobierno Rajoy puesto que la elaboración del siguiente es incompatible con el actual calendario electoral. El Gobierno del PP presentará, a la vuelta del verano, un proyecto de Presupuestos que tendrá que conciliar dos elementos a priori irreconciliables: seguir recortando gasto público y tratar de ganar las elecciones sin mermar más los servicios públicos.

Tal y como recuerda Bruselas cuando tiene oportunidad, a España le quedan unos 30.000 millones de euros de recortes pendientes para alcanzar la senda de déficit prometida en 2016. A cambio, se rescató a nuestra banca con un colchón de 100.000 millones de euros, de los que usamos al final 40.000.

La ‘troika’ pide recortes

¿Cómo harán Nadal y Montoro semejante ejercicio? Por un lado, el Presupuesto tendrá que ser, si no expansivo, al menos no más restrictivo en el gasto. Las comunidades autónomas van a pasar por elecciones en mayo y, de no coincidir generales con autonómicas, el PP podría encontrarse con una hecatombe electoral en ciudades y autonomías no consolidadas (aquellas donde no siempre ha gobernado el PP) y, luego en las generales, ya en otoño, con la devastación termonuclear nacional.

Sin embargo, Bruselas no sólo está atenta a que el Gobierno siga haciendo recortes, sino que tendrá que recibir el proyecto de Presupuestos antes de su aprobación y, ojo, tendría la potestad de hacer “sugerencias”.

Visto el tablero, el escenario invita a pensar a que el Gobierno va a preferir no hacer recortes en este Presupuesto. Dichas políticas, y más con la promesa pendiente de volver a bajar el IRPF, ya no serían imputables con credibilidad a la herencia de Zapatero, aunque para Génova todo es posible.

El Presupuesto tendrá que acompasar el discurso de que el crecimiento está aquí, y la crisis allá detrás, en el pasado. Para esta labor de escamotear la autoridad de Bruselas en unos meses situar a De Guindos puede ser una oportunidad o un problema. Depende de si el exministro hace como Almunia (ignorar los intereses españoles creyéndose comisario por méritos propios) o si actúa en defensa del MoU que él mismo ha suscrito con la ‘troika’.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>