¿Quién no ha pronunciado, al menos una vez, la palabra “neocón”? Y no porque tenga idea de lo que es porque, salvo excepciones, vale con saber que son de los malos, de los que están a favor de la guerra y Bush. Pero ahora son todos neocones sin saberlo.

“El neoconservadurismo es una rama en la derecha del progresismo americano que emergió a finales de los ’60 como reacción al utopismo y la irracionalidad de la nueva izquierda”, según ‘American Conservatism. An Encyclopedia‘, una definición que lo sitúa en la izquierda de las luchas ideológicas. Su principal preocupación es lo social, especialmente el mantenimiento del Estado de Bienestar. Asocian el deterioro social a lo que creen una pérdida de valores, y desconfían de la capacidad del gobierno para modelar una sociedad.

En política exterior apoyan que EEUU se guíe por valores como la libertad y la democracia. Estarían en el lado opuesto de aquel “es un hijo de puta, pero es nuestro hijo de puta” que se supone que dijo Roosevelt sobre Somoza: no se puede transigir con las dictaduras porque la misión de EEUU es la promoción de la democracia, porque un mundo más democrático es un mundo más seguro.

Pero hoy todos se han vuelto neocones sumándose a las revueltas democráticas del Magreb y creen que la democracia occidental es una técnica que se puede plantar en cualquier suelo. No hay más que leer a Enric González, por ejemplo. Y, aunque menos, muchos creen que las potencias occidentales deben asegurar, aunque sea con una intervención, que las revueltas derroquen a los dictadores.

Publicado por JC Rodríguez

Periodista, trabaja en El Telediario de Intereconomía, aunque su trayectoria anterior ha estado volcada al periodismo escrito.

Únete a la conversación

3 comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com
  2. Yo considero “neocón”  la gestión de Aguirre y compañía en la C.A.M.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.