Arrow

España se queda sin pilas


1
Nadia Khalil

Politóloga y traductora. Doctoranda en Ciencia Política en la Universitat Autònoma de Barcelona. Coordinadora del proyecto Programas20N.org


Escrito el 27 de enero de 2013 a las 7:42 | Clasificado en Ciencia

Las regiones o los países con mejores resultados no son aquellos que dedican más presupuesto o cuentan con un mayor número de investigadores, ya que la clave se encuentra en que la creación de un ecosistema de innovación productivo depende del conjunto de una serie de medidas adecuadas, así como su diseño y desarrollo. Estas medidas, muchas veces, serán políticas estatales.

¿Se le apagó la bombilla a España? (Fuente: Web vista-silicon.com)
¿Se le apagó la bombilla a España? (Fuente: Web vista-silicon.com)

Recientemente se ha publicado un informe de situación sobre el sistema de innovación en energía en España a cargo de Economics for Energy, un centro de investigación privado especializado en el análisis de cuestiones energéticas.

Se trata de un interesante trabajo en el que queda manifiesto el muy mejorable panorama actual de España en lo que a materia energética se refiere. De acuerdo con este estudio, los beneficios de las inversiones en I+D+d en energía generalmente son superiores a la inversión. El informe presenta una serie de escenarios de aumento en la inversión I+D para distintas tecnologías energéticas en España. En sus conclusiones, destaca el hecho de que el ahorro que se puede obtener con una mejora tecnológica rentable compensa la inversión en otras tecnologías no tan exitosas.

Otra conclusión relevante es que las regiones o los países con mejores resultados no son aquellos que dedican más presupuesto o cuentan con un mayor número de investigadores, ya que la clave se encuentra en que la creación de un ecosistema de innovación productivo depende del conjunto de una serie de medidas adecuadas, así como su diseño y desarrollo. Estas medidas, muchas veces, serán políticas estatales.

Escasa inversión privada

Hay otros datos muy sugerentes, como, por ejemplo, que las empresas energéticas son las que menos presupuesto dedican al I+D. Destaca también la escasa inversión privada, que se relaciona con el hecho de que aunque España presenta el 3,5% de los artículos científicos en temas de energía y automoción en el mundo, el número de patentes que realiza es muy bajo. Aun así, el sector de las llamadas tecnologías limpias tiene un peso importante dentro del sistema de innovación español.


En enero del año pasado, se aprobó el Real Decreto-ley 1/2012, de 27 de enero, por el que se procedía a la suspensión de los procedimientos de preasignación de retribución y a la supresión de los incentivos económicos para nuevas instalaciones de producción de energía eléctrica a partir de cogeneración, fuentes de energía renovables y residuos.


Hace unas semanas, a finales de diciembre, se aprobó la Ley 15/2012, de 27 de diciembre, de medidas fiscales para la sostenibilidad energética. Entre las nuevas medidas, destaca el incremento del 6 al 7% al impuesto sobre la producción de electricidad. Este aumento, en la práctica, perjudica especialmente a las renovables que tienen que asumir los costes derivados de esta tasa por tener los precios fijados.


Poco después, justo antes de acabar el año, se publicaba el Real Decreto-ley 29/2012, de 28 de diciembre, de mejora de gestión y protección social en el sistema especial para empleados de hogar y otras medidas de carácter económico y social, donde, de soslayo, en el capítulo III, se incluyen diversas medidas que afectan al sector eléctrico y de hidrocarburos.

¿Qué decían los programas?

Como era de esperar, los partidos mayoritarios presentaban unas medidas bastante generales en sus programas en cuanto a innovación y medioambiente. El Partido Popular se comprometía a definir una política medioambiental de ámbito nacional, así como cumplir los compromisos europeos y mundiales, además de apoyar la caza y realizar un gran pacto nacional en materia hídrica. Sobre innovación, se quería promover la participación privada en investigación, así como la carrera investigadora. Estos compromisos ni se han llevado a cabo ni se ven respaldados por las medidas adoptadas comentadas anteriormente.

El Grupo Socialista ha sido muy crítico con las leyes aprobadas, si bien es cierto que poco hizo al respecto cuando estaba en el poder. En su programa electoral para las últimas elecciones generales, querían promover una nueva fiscalidad que introduzca criterios medioambientales, algo que sí va en consonancia con la actuación del GP en el Congreso. También abogaban por el diseño de una nueva fiscalidad sobre la generación de residuos, medida que fue incluida finalmente en la Ley de medidas fiscales para la sostenibilidad energética.

En cuanto al resto de partidos con representación en el Congreso, se han opuesto a todos los proyectos y han presentado numerosas enmiendas. Aunque, finalmente, todas las medidas se aprobaron con el apoyo exclusivo del Partido Popular. Visto lo visto, nada parece indicar que el informe sobre la situación energética en España del próximo año pueda mostrar mejoras en ningún aspecto.

Los votantes dicen...
  1. J dice:

    Muy interesante.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>