Arrow

La CIA se venga de Hollywood


0
Fernando de Luis-Orueta

Periodista, cinéfilo y teatrero. Criado en El País, he sido responsable de Cultura y Televisión de Lainformacion.com y jefe de cierre en varias publicaciones nacionales. Desde 2000 estoy a los mandos de la web de información cinematográfica losExtras.es.


Escrito el 7 de diciembre de 2012 a las 11:21 | Clasificado en Cine

Tras décadas de películas cuestionando el papel de la CIA aparece una cinta sobre la muerte de Bin Laden… ¿hecha con documentos secretos?

Fotograma de 'Zero dark thirty' (Fuente: Zero dark thirty official)
Fotograma de 'Zero dark thirty' (Fuente: Zero dark thirty official)

De tonta, malvada o corrupta a vengadora del pueblo americano. La Agencia Central de Inteligencia está bajo sospecha de rentabilizar el asesinato de Bin Laden para limpiar su imagen en el cine.

La CIA siempre ha sido un gran personaje para las películas de Hollywood, pero no en el buen sentido. Lo más habitual es que sus siglas alojen a un grupo de funcionarios obstruccionistas, arribistas sin conciencia, matones internacionales y corruptos de todos los pelajes, más ocupados en defender intereses oscuros y derribar gobiernos poco dúctiles antes que en trabajar por la seguridad del país.

Desde que terminó la Guerra Fría -cuando el Enemigo con mayúsculas se desvaneció y, con ello, una parte importante del sentido original de la Agencia- esa espiral ha sido prácticamente imparable. El escándalo del doble espía Aldrich Ames y, sobre todo, el descontrol que permitió los atentados terroristas del 11S fueron el remate.

Los ejemplos no hay que buscarlos muy lejos. Hace un par de meses se estrenaba ‘Argo’, la tercera película dirigida por el actor Ben Affleck, en la que la agencia es incapaz de sacar de Irán a un grupo de estadounidenses durante la crisis de los rehenes de 1979. Sus torpes mandos sólo discurren ideas tan descabelladas como hacerles pasar por profesores de inglés en un país donde todos los maestros extranjeros ya han sido expulsados, hacerles llegar unas bicicletas para que pedaleen durante días por las montañas hasta Pakistán o convertirles en inspectores agrícolas en pleno invierno nevado. La solución la aporta un agente caído en desgracia, que tiene una ocurrencia aparentemente alocada pero a la postre exitosa: organizar un falso equipo de localizaciones para una película de Hollywood.

Tampoco sale bien parada la CIA de ‘Homeland’, el mayor éxito de los últimos estrenos televisivos. Esta serie, que está ahora en su segunda temporada, se centra en una analista con serios problemas mentales que es la única capaz de detectar una compleja trama islamista que planea nuevos ataques en Estados Unidos. El primer desafío: aclarar si un marine recién liberado tras años de cautiverio en Irak se ha pasado al bando contrario. Pero tan ineficaz es la CIA que la propia agente recurre a unos investigadores privados para realizar el seguimiento, mientras los mandos del Langley están demasiado ocupados en rellenar sus sillones.

Pero la lista es mucho más amplia. Está la saga ‘Bourne’, en la que un agente de un programa ultrasecreto lucha por recuperar su identidad frente a la cúpula de la agencia que ha dispuesto su muerte. También ‘JFK’, donde se exponen con pelos y señales las teorías conspirativas que acusan a la CIA de haber jugado un papel fundamental en el asesinato del presidente Kennedy. O, yendo atrás en el tiempo, ‘Superagente 86′, la serie de televisión que directamente se mofaba de los métodos y capacidades de los espías. Hay ejemplos a decenas.

A lavar la mala imagen

Por ello, en 1996 la CIA –esa curiosa organización secreta que tiene toda un área dedicada a las relaciones públicas- creó un puesto de enlace con Hollywood: un agente cuya función es velar por la imagen de la agencia en las películas. Por esa oficina ya han pasado dos responsables: primero Chase Brandon, un agente con 25 años de experiencia en operaciones secretas que asesoró a los guionistas de series como ‘The Agency’ o ‘Alias‘, y ahora Paul Barry, que incluso ha respondido alguna entrevista sobre sus relaciones con la industria del cine.

Pero después de tantos años de ver su imagen arrastrada por el fango, la CIA tiene ahora la ocasión de verse recompensada: si el caos previo al 11S fue su mayor error, la localización y ejecución de Bin Laden fue su mayor éxito. Por ello, ahora que está a punto de estrenarse en los cines ‘La hora más oscura’ (‘Zero Dark Thirty’ en su título original), surgen otro tipo de sospechas.

[media url=”http://www.youtube.com/watch?v=vcBjOVKKxh0″ width=”100%” height=”400″]

La película, dirigida por Kathryn Bigelow y escrita por Mark Boal (el mismo equipo de la ganadora de seis Oscar ‘En tierra hostil’), narra con sorprendente precisión cómo se desarrolló la caza al ‘enemigo número 1′. La cinta arranca poco después de la fecha fatídica, en una cárcel secreta, a la que acaba de llegar una joven analista. Maya (nombre ficticio, personaje real) descubre un nombre que se repite en todos los interrogatorios (bajo tortura, por supuesto) y que nadie reconoce. La agente sospecha que esa puede ser la pista para llegar a Bin Laden y acierta.

Pero aún hay más: el tramo final de la cinta es una reconstrucción pormenorizada del asalto a la casa donde se escondía el líder de Al Qaeda, puerta por puerta y planta por planta. Dado que los detalles de esa operación están clasificados, nadie puede comprobar (por ahora) si lo que vemos es una fiel reconstrucción o pura ficción. En cualquier caso, la polémica está servida: ¿ha dado acceso la CIA a información secreta para la película?

La respuesta parece ser un sí: Judicial Watch, una organización dedicada a investigar la corrupción, publicó el pasado mayo varios documentos donde se refleja el encuentro entre los cineastas y personas que participaron en la operación, todo ello con el visto bueno de la Casa Blanca. Esta polémica, azuzada por el republicano Peter King, llevó a la productora a guardar la cinta en un cajón hasta que pasaran las elecciones presidenciales.

Ahora la película de cómo la CIA vengó al pueblo americano empieza a recabar sus frutos en forma de premios. Pronto será en forma dólares, puede que en Oscars y, probablemente, en una notable mejoría del prestigio de la agencia ante los estadunidenses.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>