Arrow

De héroe desconocido al cine


0
GuinGuinBali

Este artículo ha sido escrito en GuinGuinBali, un portal de comunicación especializado en África Occidental y la Macaronesia con corresponsales en varios países de la región y en otros puntos de Europa relevantes para la actualidad africana.


Escrito el 30 de abril de 2013 a las 18:13 | Clasificado en África, Cine

“Arrancad de raíz conmigo el árbol de la esclavitud”. Con esta frase llamaba Toussaint Louverture a los negros de la parte francesa de la isla de La Española a unirse a la lucha antiesclavista. El francés Philippe Niang traslada este gran personaje a la televisión.

El actor Jimmy Jean-Louis como Toussaint Louverture, en la película homónima. (YouTube)
El actor Jimmy Jean-Louis como Toussaint Louverture, en la película homónima. (YouTube)

Entre sublevaciones y levantamientos corrían los últimos años del siglo XVIII en este pequeño territorio del Nuevo Mundo, donde esclavos de plantaciones coloniales se lanzaban a la persecución de ideales libertarios, haciéndose eco de los sueños de igualdad, libertad y fraternidad promulgados por los padres de la revolución francesa; unas proclamas que no habían dejado de retumbar desde 1789 y que adquirían en el Caribe su pleno sentido.

La histórica frase de Toussaint fue pronunciada en ese contexto y sí, pasó a la historia, pero no su autor. Desajuste, como decimos, que viene a saldar con la película Toussaint Louverture el director francés Philippe Niang, de la que Jimmy Jean-Louis es su protagonista.  Conocido por el público internacional tras su aparición en la serie estadounidense Héroes en el rol de “el haitiano”, Jimmy Jean-Louis se ha convertido desde el estreno de Toussaint Louverture en el embajador en el extranjero de su país (Haití) y, por extensión, de la población diaspórica africana en el Caribe. En sus espaldas ha recaído el encarnar al héroe que da nombre a la película, un esperadísimo ‘biopic’ para televisión producido en Francia.

Toussaint Louverture (1743-1803), de raíces africanas, nacido esclavo y libre a los 33 años porque, como él mismo diría, “nací esclavo, pero la naturaleza me dio el alma de un hombre libre”, era un hombre instruido y culto, buen administrador de sus plantaciones y el líder astuto y de gran inteligencia político-militar que necesitaba su país para lograr la independencia de Francia tras largos años de conflicto armado y alianzas con las potencias coloniales hegemónicas en la zona. Además de su habilidad como estratega y negociador político, destaca por ser el primer hombre en establecer un estado libre de esclavitud, tal y como recogía la constitución que hizo redactar.

El texto fundacional haitiano sentaría el precedente que sería posteriormente imitado en América y en todo lo largo y ancho del planeta. Uno de los iniciadores del movimiento mundial por la abolición de la esclavitud sigue a la espera de ser reconocido en toda su grandeza e importancia histórica.

Muerto en Francia en 1802, a donde le condujeron las tropas de Bonaparte como castigo por haber promulgado una constitución que otorgaba la autonomía a toda la isla de La Española un año antes, su lucha revolucionaria no quedaría en saco rato, pues poco después (1804) su lugarteniente Jean-Jacques Dessalines declararía la independencia de Saint Domingue bautizándola con un nombre local: Haití (tierra montañosa).

Producción con dificultades

Las películas históricas y las epopeyas heroicas han sido un género practicado desde los inicios del cine y, sin embargo, hasta el siglo XXI los intereses económicos de la industria cinematográfica no han dado el respaldo necesario para llevar a la pantalla a un personaje histórico del calado de Toussaint Louverture. Deleitarse con el paternalismo febril de un dotado hombre blanco hacia su ayudante negro a través de la gozosa explotación de la violencia coreografiada en ‘Djiango desencadenado’ de Quentin Tarantino entra dentro de los parámetros de la espectacularidad del cine comercial; adentrarse en los lodazales de una revuelta que cambiaría la historia frente a todo pronóstico, demostrando el poder de la lucha colectiva para lograr la independencia y erradicar la esclavitud, y todo ello liderado por un negro inteligente y autónomo en cada una de sus decisiones, era algo para lo que el público global (véase occidental) no estaba todavía preparado para digerir, o eso creían sus socios capitalistas.

¿Además de por el mero hecho de traer a las pantallas al héroe revolucionario, cuáles son las virtudes de esta película realizada para televisión y cuidadosa en los detalles históricos? Tras su presentación, las críticas han venido desde dos flancos: de las voces más estrictas de la intelectualidad africana y de la diáspora, las cuales piden una mayor fidelidad histórica a la vez que consideran que los horrores de la esclavitud y el colonialismo se han evitado interesadamente, y, en segundo lugar, de aquellos incapaces de apreciar una película dirigida a un público mayoritario, carente de los elementos que la convierten en un producto de festival al no innovar en su propuesta audiovisual o demostrar un estilo único e inimitable.

Danny Glover, actor famoso y referente en la lucha por la causa africana, lleva décadas intentando reunir el dinero necesario para filmar una película sobre este mismo personaje histórico sin conseguirlo. Las motivaciones económicas y las restricciones ideológicas de la industria cinematográfica impiden que muchos proyectos de similar calado y urgencia salgan a la luz, y en la capacidad de negociación y maniobra del director y el productor reside el hallar el camino que permita, tras negociaciones, muchas cesiones y algunas victorias, realizar la película.

Toussaint Louverture es un ejemplo del arduo camino que recorren propuestas audiovisuales con temas conflictivos, teniendo que adaptarse a ciertas limitaciones como convertirse en un drama histórico, en el que vestimenta, costumbres, idioma y localización alcanzan preeminencia frente a las pequeñas historias humanas, excediéndose quizás en la idealización de un hombre convertido en héroe.

Dicho esto, gracias a la calidad del reparto de actores y actrices (entre los que se encuentra la soberbia Aïssa Maïga interpretando a la esposa del revolucionario), al trabajo de investigación del director y a su compromiso en la causa de dar a conocer al público mayoritario la historia de liberación de Haití, las tres horas que dura la película pasan inadvertidas para el espectador, quien se siente orgulloso de asistir a la puesta en escena de una vida modélica, donde el espíritu de superación y la lucha contra la injusticia llevaron finalmente a la libertad, aunque para cambiar el curso de la historia se acabase con la vida de muchos hombres y mujeres. Biopic histórico tradicional y bien terminado, conocedor del ritmo del montaje y de las potencialidades del género, aunque haya debido evitar escenas explícitas de violencia o sexo por imposiciones televisivas, Toussaint Louverture consigue alcanzar momentos de gran veracidad por las actuaciones de sus protagonistas y secundarios.

Fuente: El cine rescata de un injusto olvido al héroe revolucionario que lideró el fin de la esclavitud

Autora: Beatriz Leal Riesco

 

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>