Como es habitual en Japón, este cómic comenzó a publicarse de manera seriada en la revista Betsufure en 2002 para ir siendo recopilada posteriormente en diferentes tomos hasta un total de veinte. Dentro de la revista era una de las series más populares y sus recopilatorios llegaron a alcanzar más de ocho millones de tomos vendidos.

La historia gira alrededor de una joven, Ayumu, que sufre acoso escolar, o ijime como se le denomina en japonés. Este tipo de problema es muy serio en el país del sol naciente; en una sociedad con unas reglas sociales muy estrictas los ciudadanos liberan sus tensiones y sus sentimientos reprimidos a través de las más variopintas filias, y en el caso de los jóvenes el bullying es uno de los más extendidos. Por poner un ejemplo: en 2006 sólo en la prefectura de Nagano, lo que equivaldría a una comunidad autónoma en España, se suicidaron diez jóvenes debido al acoso escolar. La propia autora ha asegurado en algunas entrevistas que ha recibido cartas en las que le cuentan lo identificado que se sienten los lectores con las vivencias de la protagonista e incluso contando historias aún más crudas.

España no es ajena al bullying. Según un estudio de la Organización Mundial de la Salud, un 24,8% de los niños españoles entre once y dieciocho años sufren acoso escolar. En nuestro país, los profesores Piñuel y Oñate realizaron el estudio Cisneros X sobre “Acoso y Violencia Escolar en España”, que reveló que el 23,4% de los alumnos eran víctimas de acoso escolar. Los datos son aún más preocupantes cuando el estudio asegura que más de la mitad de las víctimas padecen estrés postraumático o que más de la mitad de los que habían sido acosados reconocieron haber acosado a su vez a otros niños.

Bajo este trasfondo se desarrolla la historia de Ayumu, una joven nipona con una gran cantidad de problemas de adolescente. Su malas notas y la presión familiar, sobre todo la de su madre, peleas con amigos y aislamiento del resto de la sociedad. Todo comenzará cuando Shino, su mejor amiga, opta para ir a un instituto al que Ayumu no puede ir por sus calificaciones. Esto hará que se esfuerce al máximo en sus estudios, para poder ir con su amiga al mismo centro. Azares de la vida, finalmente será Ayumu la que entre, pero no Shino, que la culpará de su mala suerte.

A partir de ese momento comenzará el calvario para la protagonista. Primero culpándose por la pérdida de su amiga, a lo que se le añade las exigencias de un instituto de un nivel que ella se ve incapaz de mantener. Esta presión la llevará a la automutilación como única salida al estrés y la presión a la que es sometida.

Todo parece mejorar cuando encuentra una nueva amiga, Manami, una chica perfecta y popular, pero pronto las cosas cambiarán y se acabará convirtiendo en su peor pesadilla junto a sus amigas y su sociópata novio Katsumi. Será a partir de entonces cuando descubramos los desequilibrios de los jóvenes estudiantes y los grados de crueldad que pueden llegar a tener.

Tras los primeros tomos de presentación de los protagonistas y con Ayumu ya en el instituto la autora se adentrará de lleno en el problema del ijime y la relación de este con los diferentes personajes principales y secundarios. Una de las múltiples cualidades de este manga es la profundidad de todos los personajes. Suenobu no se queda en la superficialidad, sino que se adentra en la mente de cada uno de ellos permitiendo al lector comprender, más allá del rechazo o identificación que se pueda sentir por cada uno de ellos, cuál es el motivo que les mueve a realizar sus actos. Es gracias a este acierto de guión que el lector se verá atrapado por la historia y las crudas escenas que en ella aparecen se verán amplificada por la sintonía con sus protagonistas.

Los aciertos de este cómic no quedan sólo en la buena historia, sino que el dibujo está a un gran nivel. Gracias al estilo shôjo (nomenclatura para el manga femenino), más estilizado y amable en primera instancia, los choques con la cruda realidad serán más duros si caben. Además, la autora, consciente de su importancia, hará un gran énfasis en los detalles de los gestos y expresiones de los personajes incrementando los sentimientos que generan en el lector. Al acosador, no sólo se le rechaza por sus actos, sino porque se puede comprobar que disfruta de ellos; así como la acosada, no sólo sentimos tristeza al ver los actos que sufre, sino que además podemos percatar claramente hasta que punto le dañan.

Una obra de obligada lectura no sólo para adolescentes, sino para padres y tutores que deseen conocer de primera mano las terribles consecuencias que pueden causar el bullying.

[do action=”ladillo”]Dorama[/do]

Dorama es el término japonés que se le da a las series de imagen real que están basadas en un manga. Este es el caso de la serie que emitió Fuji TV adaptando los tomos que se habían publicado hasta el momento en Japón de Life.

La serie tuvo un total de once capítulos y no estuvo exenta de polémica. La crudeza del manga, aunque suavizada en la serie televisiva, fue reflejada con escenas de gran dureza, lo que provocó un aluvión de quejas por parte de los telespectadores y asociaciones japonesas.

A pesar de la controversia la serie tuvo una gran aceptación y fue de las más vistas del momento.

[do action=”ladillo”]Ficha[/do]

Título: Life

Autora: Keiko Suenobu

Editorial japonesa: Kodansha

Primera edición japonesa (primer tomo): 2002

Editorial española: Norma Editorial

Primera edición española (primer tomo): 2009

Formato español: Rústica con sobrecubierta, 11,5×17,5, 192 páginas en blanco y negro

Publicado por Hugo Rodrigo

Periodista, locutor, escritor, guionista y devorador de cómics. Licenciado en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández. Director y presentador del programa de radio Rock & Cómics. Ha trabajado en Radio 9, Compromís per Elx, Radio Expres Marca y Radio UMH

Únete a la conversación

4 comentarios

  1. Nop, ni cerca a la REALIDAD sobre el bullying…
    Acabo de terminar de leer el manga completo de Life y fue exactamente lo que esperaba. Un pobre intento de capitalizar un tema de moda.
    Muchos mangas se han enfocado en como se persive el bullying ya sea mostrando como el personaje principal crece, madura y se sobrepone al abuso o el extremo opuesto donde el protagonista cae en la desesperacion y termina vengandose o incluso matando a sus acosadores (incluso a otros inocentes). Pero la realidad es que estas situaciones son extremadamente raras, me atrevo a decir una entre miles de millones.
    Es verdad que hay varios casos como el ultimo que describi, los mas famosos siendo los tiroteos en las escuelas de estados unidos, y aunque hay la remota posibilidad de que alguna persona llegue a sobreponerse al bullying y madurar y ser feliz sin tener complejos ni traumas, yo no conosco ninguna.
    El manga de Keiko Suenobu es una obra de ficcion tan alejada de la realidad que raya en una parodia comica. La protagonista principal es un personaje bidimencional tan profunto como el papel en el que esta dibujado, sin un verdadero motivo para ser tan debil y patetica mas que tratar de empatizar con personas reales con problemas de ansiedad. La villana, intenta al final una pseudo redencion donde elije tomar sus propias deciciones para vivir su vida sin culpar a los demas de su infelicidad, pues aparentemente tambien era una victima de sus propios miedos e inseguridades, contradiciendo completamente su personalidad.
    Las verdaderas victimas de bullying se sobreponen a eso con el tiempo pero nunca olvidan ni perdonan a sus agresores, no se interesan en saber sus motivaciones ni se sienten mal cuando estos llegan a ser castigados o pasan infortunios, las verdaderas victimas solo tratan de sobrevivir. El manga Life llega incluso al descaro de poner en peligro la vida de la protagonista cuando esta intenta salvar a la villana de si misma cuando al final intenta suicidarese despues de ser rechasada y acosada por toda la escuela. Personalmente considero esto como un verdadero insulto a las victimas reales del bullying, yo misma lo padeci cuando estaba en la escuela, y puedo decir con certesa que ni el perdon ni la venganza sirven para dar alivio a una situacion real de bullying.
    Las personas no son malas porque quieran serlo, sino porque pueden cuando se les da la oportunidad, el bullying no se combate señalandolo, sino cambiando el entorno en el que se da.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.