Tras ocho años de la muerte de su hija de dieciséis años por leucemia en 1970, el renombrado autor Will Eisner pasaba a sus sesenta y un años por el que probablemente era uno de los peores momentos de su vida. El fallecimiento de su única hija, Alice, era un hecho que no terminaba de asumir y el dolor seguía a flor de piel. Bajo esas duras circunstancias en las que el autor tuvo la necesidad de crear un nuevo género, aunque el término novela gráfica ya existía y lo que realmente hizo fue popularizarla y asentarla en el mercado, para expresar todos esos sentimientos que hervían en su interior. Fue entonces cuando el neoyorquino creo la novela gráfica “Contrato con Dios”.

El cómic está dividido en tres partes que pretenden mostrarnos un lado amargo, lleno de frustraciones y violencia dentro de la diversidad étnica y cultural del Bronx de Nueva York. Gracias a su detallista y monocromático trabajo, Eisner consigue transmitir a la perfección ese ambiente recargado y ensombrecido, lleno de oscuridad y desesperación. Así consigue atraparnos en una espiral de fuertes sentimientos que vemos reflejados en la historia.

[do action=”ladillo”]Las historias[/do]

[do action=”imagen-2″ piedefoto=””]http://sesiondecontrol.com/wp-content/uploads/2013/12/contrato-con-dios-portada.jpg[/do]

La primera historia, Contrato con Dios, es sin lugar a dudas la más potente de todas, la que consigue atrapar al lector sin escapatoria alguna. En ella nos cuenta la historia de Frimme Hersh, un judío devoto que vuelve a casa tras enterrar a su única hija. Terrible similitud con la propia vida de Eisner. Hersh no acepta la muerte de su hija y culpa a Dios por haber incumplido el contrato que tenía con él.

En la segunda historia, El cantante callejero, una vieja cantante de ópera trata de seducir a un joven cantante callejero. La anciana que renunció a su carrera por su alcohólico marido verá en Eddie la oportunidad de volver al mundo de la música y le prometerá ser su guía. Pero el joven optará por gastarse el dinero en alcohol y descubrir cuando intenta encontrar de nuevo a la cantante que es demasiado tarde.

En la tercera historia, El Súper, el antisemita casero de Mr. Scuggs encuentra como rival a la sobrina de una de sus inquilinos. Que tramará un plan para deshacerse de él y robarle todo el dinero que ha ido acumulando durante tiempo.

En la última historia, Cookalein, conoceremos la historia de Benny y Goldie dos jóvenes que aparentando lo que no son van en busca de un matrimonio con alguien rico lo que llevará a conocerse entre ellos hasta descubrir  la verdad. La historia se complicará mostrando las miserias de la avaricia y los celos.

[do action=”ladillo”]Las secuelas[/do]

La historia tiene dos secuelas recopiladas en algunos libros como el publicado por Norma Editorial, Ansia de vivir de 1983 y La avenida Droopsie de 1995.

La primera secuela se ambienta durante la crisis económica de 1934 cuando Jacob Shatarkah pierde su trabajo de carpintero y su ilusión por vivir. Finalmente se sobrepondrá para acabar lidiando con la mafia y un antiguo amor que trastocará su relación de toda la vida.

En la segunda y última secuela directamente nos mostrara la vida del barrio, desde su nacimiento hasta la decadencia pasando por los conflictos sociales, raciales y las distintas situaciones políticas de la época como la II Guerra Mundial o la guerra de Corea y Vietnam.

[do action=”ladillo”]Ficha[/do]

Título: Trilogía Contrato con Dios. La vida en la avenida Droopsie

Autor: Will Eisner

Editorial española: Norma Editorial

Formato español: Cartoné, Sepia, 17×26, 520 páginas

Publicado por Hugo Rodrigo

Periodista, locutor, escritor, guionista y devorador de cómics. Licenciado en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández. Director y presentador del programa de radio Rock & Cómics. Ha trabajado en Radio 9, Compromís per Elx, Radio Expres Marca y Radio UMH

Únete a la conversación

2 comentarios

  1. Pingback: Bitacoras.com
Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.