El 11 de marzo de 2004 en España tuvo lugar el peor atentado de la historia del país y uno de los más graves de Europa y el mundo. Radicales islamistas hicieron estallar diferentes artefactos en los trenes de Cercanías que se dirigían a la estación de Atocha, provocando una masacre. Ciento noventa y una personas perdieron la vida en aquel trágico día.

Con diferencia es el atentado que más ha marcado a la sociedad española y que más polémica ha generado, por lo que trasladarlo al formato cómic se plantea en un inicio complicado. Esta es la razón por la que los autores optaron no por usar la información que podrían haber recabado por sí mismos, sino que, con el objetivo de ser lo más fieles posibles a los hechos verdaderos, decidieron adaptar directamente la resolución judicial que fue emitida a finales de octubre de 2007 con una extensión de más de setecientas páginas, cogiendo como inicio la lectura de la misma que efectuó el juez Javier Gómez Bermúdez.

La adaptación se centra en lo que fue la preparación de los hechos hasta la detención de los encausados y su posterior juicio. Para poder narrar la historia los autores crearon diferentes personajes ficticios que serían el hilo conductor y que permitirían además poder exponer lo que supusieron dichos atentados para la sociedad y cómo afectaron anímicamente, huyendo siempre de cualquier acercamiento morboso y centrándose en el drama humano que se vivió.

Centran la historia un periodista de un medio digital que desde la distancia cuenta lo ocurrido, un familiar de una de las víctimas que explica cómo vivió la situación y un policía que, según el guionista Pepe Gálvez, fue la excusa narrativa para contar todos los detalles policíacos de la investigación.

El cómic tiene un gran impacto visual debido a sus fidedignos dibujos conseguidos gracias a una gran labor de documentación y un excelente trabajo gráfico de Mundet y González. Con ello se consigue que el lector sienta aún más cercana, si es posible, esta terrible historia que nadie debería olvidar, así como a sus víctimas recordadas una a una por su nombre y apellidos en el cómic. La propia Pilar Manjón, presidenta de la Asociación 11-M de Afectados por el Terrorismo, no sólo dio el visto bueno a la historia tras su lectura sino que escribió su prólogo.

’11-M’ es un cómic perfecto para no sólo no olvidar los terribles atentados de 2004 sino para que futuras generaciones puedan comprender cuál fue la magnitud y el terrible impacto que causó en las personas que lo vivieron y la sociedad en general.

[do action=”ladillo”]Ficha[/do]

Publicado por Hugo Rodrigo

Periodista, locutor, escritor, guionista y devorador de cómics. Licenciado en Periodismo por la Universidad Miguel Hernández. Director y presentador del programa de radio Rock & Cómics. Ha trabajado en Radio 9, Compromís per Elx, Radio Expres Marca y Radio UMH

Únete a la conversación

1 comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.