Arrow

Afganos unidos por el fútbol


0
Álvaro Hernández

Soy diplomado en Turismo, pero siempre he querido ser periodista, y por fin me he puesto manos a la obra con ello. Colaboro de vez en cuando con la Ser de Almería y con el periódico local La voz de Almería.


Escrito el 16 de septiembre de 2013 a las 9:20 | Clasificado en Deportes

Tras décadas de guerras, Afganistán mira hacia el futuro con esperanza y miedo a partes iguales. El renacer del fútbol y la primera victoria de su selección nacional en un torneo internacional inclina la balanza en favor del optimismo y la ilusión.

Un aficionado afgano con los colores de su bandera (Foto: Roshan Premier League de Afganistán)
Un aficionado afgano con los colores de su bandera (Foto: Roshan Premier League de Afganistán)

Es 11 de septiembre en Kabul, Afganistán. Se oyen disparos. Por primera vez en mucho tiempo, las balas no buscaban una vida con la que acabar, sino que se perdían en el cielo afgano. El país asiático estaba de celebración.

A pesar de lo macabro de la fecha, poca relación existe entre la alegría vivida el pasado miércoles en Afganistán y el aniversario del trágico ataque terrorista contra las Torres Gemelas que desencadenó una nueva guerra en el país del sur asiático. La semana pasada se festejó una victoria futbolística tras la que había mucho más que deporte.

A más de dos mil kilómetros de distancia de Kabul, la selección de fútbol de Afganistán hacía historia. Situado hasta el pasado mes de agosto en el puesto 139 de la clasificación mundial de la FIFA, el conjunto nacional afgano conseguía su primer título: el Campeonato de la Federación de Fútbol del Sur de Asia, uno de los torneos regionales organizados por la Confederación Asiática de Fútbol y que este año se celebró en Nepal.

Los ‘leones de Jorasán’, como se conoce a la selección afgana, se enfrentaba en el Dasarath Rangasala Stadium deKatmandú a la selección nacional de India, seis veces campeona de este trofeo, que se organiza cada dos años. Dos goles cambiaron el relato.

Un pasado para olvidar

Ganar este trofeo no suponía sólo conseguir la ansiada victoria. Detrás había mucho más. La selección de fútbol afgana fue creada en 1933. Desde entonces y hasta los años ’50 el conjunto tan sólo había jugado dos partidos.

Tras un intenso historial de derrotas a mediados del siglo XX, el equipo estuvo prácticamente dos décadas sin jugar ningún encuentro. Pero lo peor para el fútbol afgano aún estaba por llegar.

La guerra que arrancó con la invasión soviética en 1978 acabó con la actividad futbolística de los afganos. Décadas después, el control ejercido por los talibanes entre 1996 y 2001 hizo desaparecer el balompié en el país al prohibirse la práctica de éste y otros deportes. Los estadios pasaron a usarse como lugares en los que realizar ejecuciones públicas y mutilaciones. El deporte había perdido la batalla.

Tras décadas de guerras en las que el país se convirtió en el escenario de la lucha de poder a nivel internacional -primero como parte de la Guerra Fría y luego con motivo de los ataques terroristas del 11S- el fútbol renace en el país asiático.

El renacer

En septiembre del pasado año se celebró por primera vez la Roshan Premier League de Afganistán. Compuesta por ocho equipos que representan a cada una de las regiones del país asiático,  la liga afgana es una realidad gracias a la empresa de telecomunicaciones Roshan, con el apoyo de la FIFA y la Federación de Fútbol de Asia.

Los partidos se celebran en Kabul, en  un nuevo estadio con capacidad para 5.000 personas y al que, según la Federación de Fútbol de Afganistán, acudieron unas 10.000 personas a cada uno de los partidos disputados la pasada temporada, que se disputó entre el 18 de septiembre y el 19 de octubre de 2012.

Para formar los equipos la cadena de televisión afgana Tolo organizó un ‘reality show’ llamado Maidan-e-Sabz (“Campo Verde” en castellano) en el que los aspirantes a futbolistas terminarían siendo los jugadores de los equipos de fútbol de la recién creada liga afgana.

Además de formar parte de uno de los conjuntos, los elegidos tendrían la opción de ser parte de la selección nacional. Así, el pasado 11 de septiembre los jugadores consiguieron que millones de afganos se reunieran ante pantallas de televisión para ver en directo el encuentro en el que su selección conseguiría su primer título.

Si hace doce años los afganos desconocían lo que estaba ocurriendo en Estados Unidos porque no tenían televisión, el pasado miércoles disfrutaron de la victoria de sus “héroes”. De pronto, un pueblo preocupado por su futuro -con un ojo puesto en las elecciones presidenciales del próximo mes de abril- y encadenado a su bélico pasado podía disfrutar de una victoria de la que se sentían parte y que consiguió, al menos por un rato, que Afganistán estuviera unido y olvidara la guerra.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>