Arrow

El irreductible galo


2
Álvaro Hernández

Soy diplomado en Turismo, pero siempre he querido ser periodista, y por fin me he puesto manos a la obra con ello. Colaboro de vez en cuando con la Ser de Almería y con el periódico local La voz de Almería.


Escrito el 21 de abril de 2013 a las 16:37 | Clasificado en Deportes

Paris, 6 de octubre de 2001. Un estadio es invadido por parte de la afición en un histórico partido y todos los jugadores huyen. ¿Todos? ¡No! Un irreductible galo se queda en el campo para reprochar la actitud de los invasores.

Liliam Thuram, en un acto (Fuente: Wikipedia)
Liliam Thuram, en un acto (Fuente: Wikipedia)

Liliam Thuram podría ser uno de los jugadores de fútbol más conocidos en el mundo por muchas cosas. Campeón del mundo con la selección francesa en 1998 y de Europa en 2000, jugador francés con mayor número de internacionalidades -142 partidos con su selección-, exjugador del Fútbol Club Barcelona y, en definitiva, un lateral derecho con un físico portentoso que terminó su carrera debido a una malformación cardiaca. Ese es Thuram.

Sin embargo, una de las facetas menos presentes a la hora de recordar la figura de este francés nacido en Guadalupe es su lucha constante contra el racismo. El episodio vivido en el Estadio de París en octubre de 2001 es el mejor ejemplo de ello.

El partido de la discordia

Poco menos de un mes después del atentado contra las Torres Gemelas se medían en París las selecciones de Francia y Argelia. Se trataba de un partido histórico, en el que se enfrentaban por primera vez el país galo y su antigua colonia del norte de África.

El ambiente internacional era muy tenso tras el ataque terrorista contra Estados Unidos y ese clima también estaba presente en aquella tarde parisina de fútbol. Horas antes de que comenzara el partido, cuatro presuntos integristas islámicos fueron detenidos por su vinculación a una supuesta amenaza de bomba que afectaba a este encuentro.

El árbitro, el portugués Paulo Manuel Gomes Costa, se vio obligado a suspender el partido en el minuto 73. Poco antes, aficionados con banderas argelinas habían comenzado a invadir el campo ante la impotencia del personal de seguridad del estadio. El ambiente de las gradas del Estadio de París, propio de un partido histórico como este, se desbordó.

En ese momento, reinó el caos y los jugadores de ambas selecciones se refugiaron en los vestuarios. Pero hubo un jugador que se quedó en el campo. Thuram. El francés se quedó para reprochar a uno de los invasores diciéndole: “¿No ves cómo dañas la causa de los guetos franceses?”.

Algunos de los momentos de mayor tensión de este encuentro fueron grabados por las cámaras que estaban realizando el documental ‘Les yeux dans les bleus 2′.  En él, a partir del 1:30:00 se puede ver parte de lo que ocurrió en ese partido (en francés).

Una de las cosas que más sorprende es el enfado de Thuram, que es sacado del terreno de juego por el cuerpo técnico de la selección francesa. En la conversación posterior con el seleccionador francés, Roger Lemerre, el defensa no salía de su asombro: “¿Cómo puede ser que no entiendan que ellos son como nosotros?”. Lemerre, consciente del enfado del jugador intentó tranquilizarle: “Como nosotros sí lo sabemos, debemos hacérselo entender a ellos”.

Este incidente se saldó con 17 detenidos acusados de invasión de campo, algo que en Francia está contemplado como delito y castigado con pena de cárcel de hasta un año.

A pesar de que la Federación Francesa de Fútbol (FFF) intentó no hacerse responsable del incidente alegando que “los atentados de Nueva York y sus graves secuelas habían alterado los ánimos en los barrios populares de los suburbios parisinos, donde residen muchos jóvenes argelinos inmigrantes”, la comisión disciplinaria de la FIFA consideró, como se puede ver en este informe, que la FFF, era responsable ya que, “a pesar de conocer el ambiente internacional a raíz de los atentados del 11 de septiembre de 2001, decidió disputar el partido sin adoptar las medidas de seguridad que la situación exigía”.

El informe concluye imponiendo un castigo ejemplar a la Federación Francesa de Fútbol: 125.000 francos suizos o, lo que es lo mismo, algo más de un millón de euros.

“Me convertí en negro a los nueve años”

La actitud de Thuram tras la suspensión de este partido responde a la lucha que, desde su infancia, ha protagonizado contra el racismo. Descendiente de esclavos, siempre fue consciente de que el racismo es un problema cultural y económico. En numerosas entrevistas Thuram cuenta que se convirtió en negro a los nueve años, cuando llegó a París desde su país de nacimiento. “Uno se hace negro debido a la mirada del otro. Soy negro porque el otro me ve así”.

Los disturbios que tuvieron lugar en toda Francia a finales de 2005 sacaron a relucir aún más la cuestión de la inmigración. Estos disturbios tuvieron lugar en zonas pobres y desfavorecidas y sus protagonistas eran, en su mayoría, jóvenes descendientes de inmigrantes.

El entonces ministro de Interior, Nicolás Sarkozy, llegó a llamar “escoria” a estos jóvenes. Thuram no tardó en responder: “Si ellos son escoria, yo también lo soy. La mayoría de esos niños no tienen ninguna salida y por eso son violentos. No estoy defendiendo la violencia, pero la entiendo”.

Este no fue el último choque de ‘La Momia’, como le apodan, con un político. En el año 2006 el representante de la ultraderecha francesa, Jean-Marie Le Pen, criticó la “excesiva” proporción de jugadores negros presentes en la selección francesa, algo que, según él, hacía que los franceses no se sintieran representados por su selección. El defensa respondió con un simple “Je ne sui pas noir, je suis français” o, lo que es lo mismo, “No soy negro, soy francés”.

De esta forma se entiende que para Thuram aquel fatídico partido contra Argelia fuera uno de los peores momentos de su carrera, ya que todo en lo que creía y por lo que luchaba se derrumbaba. Parecía que la convivencia entre todos  era imposible. Pero, lejos de desanimarse, el jugador que más veces ha jugado con los ‘bleus’, el francés miembro de la Legión de Honor, ha luchado más aún desde esa noche para combatir la realidad. Incluso fuera ya de los terrenos de juego.

“El fútbol puede enseñarte sobre la vida, pero no es un sustituto de la vida, del mundo real, de los problemas reales. Los jugadores somos gente famosa y tenemos que dar ejemplo a la sociedad”.

Los votantes dicen...
  1. […] Liliam Thuram: el irreductible galo […]

  2. Enrique dice:

    El señor Liliam Thuram es un ejemplo a seguir. Despreciar a otro hombre desde una posición de privilegio es atentar contra la dignidad de la humanidad entera. Luchemos por una educación integradora, abierta a todos y pongamos de nuestra parte para cambiar las estupideces y las torpezas que todavía nos impiden a los simios humanos convivir con igualda, libertad y sobre todo dignidad.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>