Arrow

La meta: un cargo político


0
Álvaro Hernández

Soy diplomado en Turismo, pero siempre he querido ser periodista, y por fin me he puesto manos a la obra con ello. Colaboro de vez en cuando con la Ser de Almería y con el periódico local La voz de Almería.


Escrito el 19 de mayo de 2013 a las 9:57 | Clasificado en Deportes

Después de toda una vida de viajes alrededor del mundo para competir, de contratos millonarios, fama y éxito, llega el momento de despedirse del deporte de élite. Cómo afrontarlo es uno de los principales problemas de los deportistas profesionales

Marta Domínguez (Fuente: Wikipedia)
Marta Domínguez (Fuente: Wikipedia)

No es habitual que los deportistas hablen de política. Al menos, mientras son deportistas. Tras la jubilación parece que todo vale con tal de alcanzar el ansiado retiro dorado: empresarios de la construcción que han ganado la Champions, tenistas que se calzan un sombrero mariachi, y hasta un señor de Soria que se ha metido a senador porque, al fin y al cabo, estaba acostumbrado a correr sin rumbo durante horas cuando se dedicaba a los maratones.

“La retirada del deporte supone un cambio siempre difícil al que unos se adaptan mejor que otros”, afirma Miquel Torregrosa, profesor de la Universidad Autónoma de Barcelona, miembro del grupo de estudios de Psicología del deporte y experto en la retirada de los deportistas.

Esta adaptación puede suponer un éxito o un fracaso monumental. En la mítica selección de waterpolo que consiguió la plata olímpica de Barcelona ’92 podemos encontrar dos ejemplos opuestos y un caso a medio camino. Por una parte está Manel Estiarte que, tras sus éxitos deportivos, siguió ligado al deporte como miembro del Comité Olímpico Internacional, más tarde como directivo del F.C. Barcelona y, según Mundo Deportivo, a partir de la próxima temporada acompañará a Guardiola en su aventura alemana. Por otra parte, el portero de aquel equipo, Jesús Rollán, murió mientras trataba de dejar su adicción a las drogas.

Pedro García Aguado representa un caso intermedio. El exjugador se vio inmerso en un mundo de drogas y alcohol tras sus éxitos deportivos. Al superar sus adicciones se convirtió en coach de superación personal, escribió un libro y presenta el programa ‘Hermano Mayor’ en Cuatro.

“Los deportistas que peor se adaptan pueden llegar a sufrir depresión después de su retirada. Los estudios muestran que el tener una identidad diversa (no sólo basada en el deporte), escoger el momento en que uno se retira, utilizar estrategias anticipatorias y disponer de apoyo social son factores preventivos de la depresión y otros problemas que se pueden vincular a la retirada del deporte”, indica Miquel Torregrosa.

La política como salida

A la hora de planificar el futuro laboral, algunos deportistas optan por hacer carrera política. Es el caso de los cinco exdeportistas que podemos encontrar durante esta legislatura entre el Congreso de los Diputados y el Senado:

  • El dos veces campeón del mundo en maratón Abel Antón es senador del Partido Popular por Soria. Su carrera política comenzó en 2003, cuando fue nombrado concejal de deportes del ayuntamiento soriano. Pero el exatleta no sólo se dedica a la política ya que, tal y como queda reflejado en su declaración de bienes y rentas, trabaja para la empresa Strands Labs S. A. (o al menos, trabajaba hasta 2010) y es propietario, junto al también exatleta Fermín Cacho, de una empresa dedicada a la venta de productos deportivos y al entrenamiento de atletas. Además, se trata de uno de esos políticos con suerte: en el último sorteo de la Lotería de navidad le tocaron la friolera de 100.000 euros.
  • Un caso muy semejante es el de Marta Domínguez. Más allá de la famosa ‘Operación Galgo’, de su presunta implicación en la ‘Operación Puerto’ o de sus éxitos deportivos, la atleta ha sabido hacerse un hueco en la política. Entre 2003 y 2007 fue concejala de deportes del ayuntamiento de Palencia y, desde finales de 2011, es senadora del Partido Popular por Soria. A diferencia de Abel Antón, la campeona del mundo de 3.000 metros obstáculos en 2010 solo recibió dinero de su beca ADO y de las competiciones deportivas en las que participó. En el vídeo anexo se ve a la atleta analizando días antes de las elecciones las necesidades de España

  • También en el Grupo Popular del Senado está Francisco Delgado, exfutbolista del Real Jaén -en la temporada 1979/80- y del Martos CD. El senador es también concejal de urbanismo del ayuntamiento jienense de Martos.
  • Ya en el Congreso de los Diputados encontramos a Miriam Blasco. La exjudoca, campeona olímpica en Barcelona ’92, está ligada desde las elecciones generales del año 2000 a la política. Desde ese momento y hasta las pasadas elecciones de 2011, la exdeportista fue senadora del Partido Popular por Alicante.
  • También en la Cámara alta está Xabier Mikel Errekondo. El exjugador de balonmano de equipos como Portland, Ciudad Real o Ademar de León y nueve veces internacional con la selección española de balonmano se presentó en 2007 a la alcaldía de la localidad guipuzcoana de Usurbil por Acción Nacionalista Vasca. Errekondo finalmente venció, siendo elegido alcalde de su localidad natal. Con la ilegalización de ANV, el vasco -que compartió vestuario en la selección nacional con Iñaki Urdangarín- se pasó a la política nacional a través de Amaiur, consiguiendo uno de los tres escaños que este partido obtuvo por Guipúzcoa. En agosto del pasado año, el diputado se puso en huelga de hambre para exigir la excarcelación del etarra Bolinaga.

Una vez realizado el salto del deporte a la política, ¿cómo ejercen estos deportistas sus funciones en un cargo público? En el siguiente gráfico se puede ver una comparativa de la actividad de los tres senadores “deportistas”. Los datos hablan por sí solos. La mayor experiencia y la dedicación exclusiva a la política de Francisco Delgado marcan la diferencia entre estos tres senadores del Grupo Popular.

En cuanto a los diputados Blasco y Errekondo, del Partido Popular y de Amaiur respectivamente, su actividad parlamentaria es mayor que la de los tres senadores. Los números de estos diputados son semejantes a los de otros miembros de la Cámara alta como Eduardo Madina e incluso superiores a los de González Pons.

¿Empresa o deporte?

Además de los que eligen el mundo de la política como salida laboral tras su retirada hay otros deportistas que prefieren seguir vinculados al mundo del deporte. Son numerosos los casos de futbolistas que, después de colgar las botas, deciden ser entrenadores.

El ejemplo perfecto de deportista que sigue ligado a su pasado laboral es el caso de Miguel Induráin. Tras su retirada en 1996, al cinco veces campeón del Tour de Francia no le han faltado ofertas de trabajo en el sector. En la actualidad es miembro de los jurados del Premio Príncipe de Asturias y de los Premios Laureus. Además, forma parte del Comité Olímpico Español y del Consejo de Ciclismo Profesional. También preside la Fundación Miguel Induráin, que nació en 1998 y desde la que se ayuda a los deportistas ‘amateur’ navarros a mejorar su rendimiento.

Por último, encontramos el caso de aquellos deportistas que orientan su retirada hacia el mundo de la empresa. Por ejemplo, Iker Casillas cuenta con dos sociedades -Ikerca S.L. e Ikerfer 1981 S.L.- desde las que gestiona derechos de imagen y realiza compraventas de solares e inmuebles.

En el apartado de deportistas empresarios la polémica la protagoniza Rafa Nadal. Hace unos meses el tenista invirtió 10 millones de euros para la apertura de dos hoteles de lujo en México. La decisión del manacorí de poner su dinero tan lejos de España fue muy criticada, e incluso comparada con la actuación de sus compañeros. Andy Murray, actual campeón olímpico, ha comprado en Escocia un edificio victoriano para abrir un hotel de lujo, mientras que Novak Djokovic prepara la apertura de una cadena de restaurantes en Serbia.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>