Arrow

Gibraltar 1, España 0


3
José Luis Avilés

Fanático de las ondas, la casualidad quiso que en la web de una radio descubriese la magia de unir letras. En Cadenaser.com dio rienda suelta a sus dos grandes pasiones: deporte y periodismo. Ahora 'pinta' la portada de lainformacion.com.


Escrito el 26 de mayo de 2013 a las 11:59 | Clasificado en Deportes

Tras más de diez años de infructuosos intentos, la Asociación de Fútbol de Gibraltar ha conseguido ser reconocida miembro de pleno derecho de la UEFA

La UEFA reconoció a la Asociación de Fútbol de Gibraltar como miembro de pleno derecho
La UEFA reconoció a la Asociación de Fútbol de Gibraltar como miembro de pleno derecho

Todos los aficionados al fútbol de Gibraltar contuvieron la respiración en la plaza Casemates del Peñón cuando Michel Platini tomó la palabra para anunciar el resultado de la votación. Muchos años de batallas legales habían culminado en una campaña mediática orquestada por la Asociación de Fútbol de Gibraltar que rezaba ‘We’re ready’ (“Estamos preparados”), que mantenía en vilo a la colonia británica de cara a una votación de vital importancia en sus aspiraciones deportivas.

Pese a la radical oposición mostrada, no solo por las instancias futbolísticas que pergeñaron mil y un contratiempos e incoherencias para posponer la decisión, sino también por instancias políticas que, de forma feroz, mostraron sin tapujos su total rechazo a todo tipo de reconocimiento internacional, el Tribunal de Arbitraje Deportivo acabó por dar la razón a Gibraltar.

 De Rajoy a Chacón

“Cuando se mezclan el deporte y la política, se produce un cóctel tóxico que debe ser evitado. La UEFA ha ido más allá de los que llevan la política al deporte europeo, llegando a una conclusión correcta para la UEFA, para el fútbol y para Gibraltar”. Así de rotundo se mostró el ministro principal de Gibraltar, Fabian Picardo, tras conocer que la Asociación de Fútbol de la colonia británica había sido aceptada. Unas declaraciones que reflejan la ira contenida durante años de continuos reveses.

Y es que pese a que el asunto podía no haber trascendido del mero plano deportivo, hubo quien no tuvo problema en posicionar a todo un país en contra de la admisión. Así, poco tiempo después de que la FIFA trasladase la solicitud de la colonia británica a la UEFA para ser tramitada, el por entonces vicepresidente del Gobierno y ministro de Interior, Mariano Rajoy, tuvo a bien expresar la postura del Ejecutivo español.

“Gibraltar es una colonia, una de las pocas que quedan en el mundo, y el Gobierno vería muy mal cualquier reconocimiento internacional. Gibraltar nunca tendría el apoyo de la UEFA ni de ninguna otra federación”, aseguró el ahora presidente del Gobierno en el año 2000 en los días previos a la reunión del Comité Ejecutivo de la UEFA, que sometería a votación la inclusión de Gibraltar y Kazajistán como nuevos miembros de dicho organismo.

Por su parte, la Federación Española de Fútbol, ya presidida por Ángel María Villar, se sirvió de todo tipo de estratagemas para interferir en el ingreso de Gibraltar como miembro de la UEFA. Tanto es así, que incluso llegó a advertir al organismo del fútbol europeo de su negativa a participar en toda aquella competición en la que tomase partido la colonia británica.

La amenaza llegó a tal extremo que del propio organismo de fútbol español llegó a salir que Real Madrid y Barcelona se apartarían de cualquier competición continental. “La Federación Española de Fútbol se opone radicalmente a los objetivos de Gibraltar y […] quiere expresar su negativa a participar u organizar cualquier competición en la que participe Gibraltar”, dijo el por entonces director de comunicación de la federación Rogelio Núñez.

Tal fue la repercusión mediática que alcanzó el tema que tanto el Partido Popular como el PSOE se situaron en el bando de la Federación y mostraron su total rechazo a la admisión.  “No es aceptable que Gibraltar sea reconocida como afiliada de un organismo deportivo internacional como la UEFA, entre otras cuestiones, porque no reúne los requisitos que la propia UEFA reclama para tal afiliación”, dijo Carme Chacón, cuando aún no se había postulado a secretaria general del partido y era secretaria de Educación, Universidad, Cultura e Innovación.

Trabas, trabas y más trabas

Al parecer, cuando en el año 2000 Chacón hizo estas declaraciones, no sabía que cuando toda esta historia comenzó allá por 1997, cuando la colonia británica se sumergió en este maremágnum burocrático, la asociación de fútbol gibraltareña ya cumplía con todos los requisitos que establecía la UEFA.

Por aquel entonces, tal y como apunta el laudo del Tribunal de Arbitraje Deportivo que da la razón a Gibraltar y de acuerdo con el artículo 5 de los estatutos del organismo,  la opción para ser “miembro de la UEFA está abierta a aquellas asociaciones de fútbol nacionales situadas en Europa, que son responsables de la organización y ejecución de los asuntos relacionados con el fútbol en su territorio en particular. Gibraltar Football Association ejerce indiscutiblemente como único responsable de la organización y estructura del fútbol en su territorio”.

Es más, en el reglamento vigente en 1999 cuando Gibraltar hizo efectiva su solicitud, el máximo organismo del fútbol europeo contemplaba que “el concepto de ‘nación’ o ‘país’ en el ambiente deportivo no debe necesariamente ser entendido en su sentido político común”. De no ser así, territorios como Escocia, Gales o las Islas Feroe no podrían formar parte de este organismo futbolístico y sí formaban parte de dicho ente antes de la llegada de la colonia británica.

Pero ninguno de estos requisitos ya cumplidos parecía suficiente. Un grupo de comisarios de la UEFA y la FIFA se desplazaron hasta Gibraltar y realizaron una inspección durante los días 8 y 10 de mayo de 2000 con la intención de cerciorarse de que todo estaba en regla. Todo parecía en orden, si no fuera porque la FIFA optó por congelar el proceso hasta aprobar unos nuevos estatutos en el año 2004, circunstancia por la cual el máximo organismo del fútbol del viejo continente no pudo conceder el estatus de miembro provisional a la colonia británica. Eso y que tanto las federaciones inglesa y española de fútbol mantendrían una reunión con los comisarios de la UEFA.

Quién sabe si fue en dicha conversación donde el máximo organismo del fútbol europeo inventó una nueva excusa. La UEFA determinó que, para evitar controversias como la protagonizada por Gibraltar, incluiría una nueva enmienda en sus estatutos para que solamente las asociaciones de aquellos países reconocidos como Estados independientes por las Naciones Unidas podrían convertirse en miembros.  ¿Qué mejor forma de dar nuevamente la espalda a Gibraltar?

La situación se enturbió hasta el punto de que el TAS, en el laudo que hizo público en 2002 , llegó a decir que la no admisión por parte de la UEFA “podría tener el efecto de un boicot” contra Gibraltar. Y es que, lejos de esgrimir razones convincentes por las cuales no poder aceptar a Gibraltar como miembro del organismo, el ente presidido por Michel Platini, al acaparar el monopolio del fútbol en Europa, estaba marginando a los deportistas y equipos gibraltareños, que no podían participar en competiciones continentales.

¿Juego limpio?

Ante tal ninguneo, la Asociación de Fútbol de Gibraltar no tuvo otra opción que acudir al Tribunal de Arbitraje del Deporte en 2003 para que mediase en una situación que parecía no tener fin. La resolución de dicha corte no dejaba lugar a dudas: la UEFA debía de respetar los reglamentos vigentes cuando la colonia británica hizo efectiva su solicitud de ser miembro del organismo en 1999 y, por lo tanto, debía de ser aceptado como miembro provisional.

Tras algún que otro reproche más, Gibraltar fue reconocido estado miembro provisional el pasado 1 de octubre de 2012, a la espera de ser reconvertido en miembro de pleno derecho en el siguiente Congreso Extraordinario de la UEFA. Una cita que tuvo lugar este viernes y donde, pese a todo, nada ni nadie pudo evitar que la Asociación de Fútbol de la colonia británica ganase el partido.

Eso sí, el encuentro parece que habrá de decidirse en la prórroga porque, si atendemos a las amenazas de la Federación Española de Fútbol y del propio Mariano Rajoy, lo peor podría estar por llegar. ¿Imaginas que Real Madrid y Barcelona se borran de la próxima edición de la Champions League?

Por lo pronto, pese a erigirse adalides del ‘Fair Play’, Michel Platini ya ha advertido que “Gibraltar no jugará encuentros de clasificación contra España”. Una situación que también se da en los casos de Armenia y Azerbaiyán y Rusia y Georgia. “Siempre tratamos de arreglar las cosas adecuadamente y prever con antelación estas situaciones”, dijo el máximo mandatario de la UEFA. Veremos cómo se las ingenian…

Los votantes dicen...
  1. asdrubalico dice:

    Como se nota de dónde sale ahora el dinero para pagar las nóminas de la SER

  2. […] Gibraltar 1, España 0 […]

  3. […] Todos los aficionados al fútbol de Gibraltar contuvieron la respiración en la plaza Casemates del Peñón cuando Michel Platini tomó la palabra para anunciar el resultado de la votación. Muchos años de batallas legales habían culminado en una campaña mediática orquestada por la Asociación de Fútbol de Gibraltar que rezaba ‘We’re ready’ (“Estamos preparados”), que mantenía en vilo a la colonia británica de cara a una votación de vital importancia en sus aspiraciones deportivas. Seguir leyendo. […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>