Arrow

Las pirámides de Qatar


0
Álvaro Hernández

Soy diplomado en Turismo, pero siempre he querido ser periodista, y por fin me he puesto manos a la obra con ello. Colaboro de vez en cuando con la Ser de Almería y con el periódico local La voz de Almería.


Escrito el 7 de octubre de 2013 a las 8:03 | Clasificado en Deportes, Oriente Medio

A falta de nueve años para la celebración del Mundial de fútbol en Qatar y en pleno debate sobre la fecha de celebración, el fallecimiento de decenas de trabajadores de la construcción ha hecho saltar la alarma de las organizaciones sindicales internacionales, que alertan de que pueden morir 4.000 trabajadores en las obras de las instalaciones para Qatar 2022.

Qatar se prepara para el Mundial de 2022 (Foto: D@LY3D | Flickr)
Qatar se prepara para el Mundial de 2022 (Foto: D@LY3D | Flickr)

Parece que el camino que queda por recorrer hasta el año 2022 será largo y estará lleno de malas noticias para la FIFA.

Mientras el mundo del fútbol debate sobre la conveniencia de celebrar un evento deportivo en un lugar en el que hay “nueve meses de verano y tres de infierno” -en junio y julio, meses en los que se suele celebrar el Mundial de fútbol, la temperatura media máxima supera los 40o-, en Qatar se vive la construcción de las instalaciones necesarias a un ritmo frenético.

Construcción a toda costa

Mientras la incógnita de la fecha continúa, la Confederación Sindical Internacional  (ITUC, por sus siglas en inglés) ha denunciado, tras observar las cifras actuales de mortalidad para los trabajadores que se dedican a la construcción en Qatar, que las vidas de 4.000 trabajadores corren peligro mientras duran las obras para el Mundial.

Este alarmante dato corresponde a una estimación realizada teniendo en cuenta las cifras actuales de mortalidad de los trabajadores nepalíes e indios, que componen mayoritariamente el conjunto de más de un millón de inmigrantes que llegan a Qatar para trabajar como mano de obra en la construcción.

Si bien la ITUC admite que la causa de la muerte no está clara en muchos de los casos debido a que en algunas ocasiones no se hacen autopsias, cree que las duras y peligrosas condiciones en el trabajo son las culpables.

La denuncia llega después de que el diario británico The Guardian publicara un reportaje en el que reveló que decenas de trabajadores nepalíes han muerto en los últimos meses a consecuencia de las duras condiciones laborales.

Según esta información, al menos 44 trabajadores de Nepal murieron entre el 4 de junio y el 8 de agosto. De ellos, más de la mitad fallecieron a causa de ataques al corazón, insuficiencias respiratorias o, directamente, tras un accidente laboral.

¿Derechos laborales?

No es la primera vez que el país árabe -sospechoso de haber “comprado” la celebración del Mundial- se ve envuelto en una polémica relacionada con el deporte, pero sí parece que, en esta ocasión, las consecuencias pueden ser extremadamente graves.

Más allá de la cifra estimada por la ITUC, existe constancia de que las condiciones laborales de los inmigrantes que llegan desde Nepal e India para trabajar en la construcción de las instalaciones del Mundial de 2022 rozan la esclavitud.

Qatar ha invertido 100.000 millones de dólares para la construcción de nueve estadios, carreteras, una conexión con Bahréin, un tren de alta velocidad construido por un consorcio de empresas españolas, un nuevo aeropuerto, 55.000 habitaciones de hotel e incluso Lusail City, una nueva ciudad que será levantada de la nada.

Para llevar a cabo este proyecto faraónico es necesario –además de una importante cantidad de petrodólares- una mano de obra inexistente en el país árabe. Por ello, más de un millón de trabajadores foráneos trabajan en Qatar –el país con más PIB per cápita del mundo- 15 horas diarias, seis días a la semana y a cambio de 8 dólares diarios (según la ITUC). Para el Ministro de Asuntos Exteriores de Nepal, Qatar es una “cárcel abierta” para sus ciudadanos.

Sin sueldo ni pasaporte

Según la información publicada en The Guardian, algunos trabajadores nepalíes denuncian que no han recibido sus salarios desde hace meses. Además, los encargados de las obras retienen también sus pasaportes para que, de esta manera, no puedan huir del país.

Al no poseer su pasaporte y no disponer de una tarjeta de identificación con la que acreditarse como trabajadores extranjeros en Qatar, son considerados inmigrantes ilegales a los que, en algunas ocasiones, se las he llegado a negar el acceso al agua potable.

Estas condiciones empujaron hace unas semanas a 30 nepalíes a refugiarse en la embajada de su país en Doha para regresar a su país de origen. El sueño de un sueldo catarí con el que mantener a su familia en Nepal nunca había llegado a hacerse realidad.

“Queda mucho tiempo”

El Ministerio de Trabajo asegura que existen estrictas normas que regulan los horarios de trabajo –para evitar que se trabaje en las horas de máximo calor- y el pago puntual de los salarios. “El Ministerio hace cumplir estas leyes a través de inspecciones periódicas que garantizan que los trabajadores han recibido sus salarios a tiempo. Si una empresa no cumple, habrá sanciones para ella”, aseguran las autoridades cataríes.

Algunas de las empresas encargadas de la construcción de intalaciones para el Mundial de 2022 proceden de países europeos en los que las leyes laborales parecen tener un mayor cumplimiento que en el país árabe. Una de ellas es la compañía británica de ingeniería Halcrow que, a pesar de asegurar que tiene “una política de tolerancia cero respecto al trabajo forzoso”, reconoce que las condiciones de los empleados no están bajo su supervisión, ya que es algo que depende de las empresas subcontratadas.

Por su parte, Joseph Blatter, presidente de la FIFA asegura que “el mundo del fútbol no puede permanecer ajeno” a la muerte de cientos de trabajadores de la construcción en Qatar. Sin embargo, Blatter, que anunció su próxima visita al país para reunirse con el emir catarí, encendió la ira de muchos al afirmar que la seguridad laboral no es algo que dependa de la FIFA y que, además, “queda mucho tiempo” para solucionar los problemas de un Mundial que se celebrará dentro de 9 años.

Las respuestas de los organismos oficiales no han sido suficientes para la ITUC, que solicita que se lleven a cabo más inspecciones y leyes que protejan los derechos de los trabajadores. Tanto es así, que el organismo internacional ha ofrecido el envío de experimentados inspectores para colaborar con las autoridades qataríes en la puesta en marcha de una mayor regulación laboral en la construcción del país árabe.

Mientras tanto, la ITUC ha puesto en marcha una campaña llamada ‘Re-run the vote. No World Cup without worker’s rights’, en la que la organización sindical pide firmas para solicitar a la FIFA que el Mundial de fútbol de 2022 cambie de sede y no se celebre en Qatar.

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>