Arrow

Oleguer, un futbolista distinto


1
José Luis Avilés

Fanático de las ondas, la casualidad quiso que en la web de una radio descubriese la magia de unir letras. En Cadenaser.com dio rienda suelta a sus dos grandes pasiones: deporte y periodismo. Ahora 'pinta' la portada de lainformacion.com.


Escrito el 19 de agosto de 2013 a las 10:07 | Clasificado en Deportes

El exfutbolista del Barcelona no dejó indiferente a nadie. Dentro del campo, sus errores hicieron las delicias de muchos aficionados. Fuera del césped, sus ideas políticas y su forma de expresarlas le llevó a ganarse muchos enemigos.

El exfutbolista del Barcelona, Oleguer Presas (Foto: Candidatura de Unidad Popular)
El exfutbolista del Barcelona, Oleguer Presas (Foto: Candidatura de Unidad Popular)

Imagínate que vas al entrenamiento de tu equipo de fútbol favorito de la Liga. Betis, Real Sociedad, Valencia, Real Madrid o Barcelona. Aprovechas y, en tu visita a la ciudad, vas al estadio para ver cómo llegan los jugadores del equipo, aclamarles desde las vallas y luego acceder al recinto para ver cómo se ejercitan. Normalmente, los futbolistas suelen llegar al volante de un Audi de alta gama, de un Mercedes de una gama no muy inferior, o incluso a los mandos de un Porsche o un Ferrari.

Pero, de repente, entre tanto y tanto glamour, aparece una furgoneta Volkswagen Transporter de la década de 1990, como la que podría utilizar tu tío el frutero cada mañana para realizar su reparto. ¿No te resultaría extraño? ¿Quizá algún miembro del equipo técnico o algún utilero? Por increíble que parezca, así llegaba al Camp Nou uno de los futbolistas de la primera plantilla del Fútbol Club Barcelona: Oleguer Presas Renom. Un jugador que, si bien sobre el césped apenas destacaba, no dejaba a nadie indiferente cuando se encontraba lejos de un balón de fútbol.

Un futbolista inquieto

El ahora exfutbolista del FC Barcelona nació en la ciudad de Sabadell en 1980. Allí, más que adquirir unas cualidades técnicas y tácticas que le convirtieran en un gran ídolo de masas con el balón en los pies, Oleguer creció en medio de un ambiente de independentismo catalán que al final le acabó por convertir en otro tipo de icono.

Al tiempo que adquiría mayor protagonismo en la zaga azulgrana, se matriculó y acabó por completar la carrera de económicas y, a la vez, escribió un libro junto a su amigo y poeta Roc Casagran. En esta obra, titulada ‘Camino de Ítaca’, el por entonces defensa del equipo que dirigía Frank Rijkaard, entremezclaba sus reflexiones en torno al racismo, la anorexia o las drogas con opiniones sobre cuestiones de calado político como, por ejemplo, qué significaba para él jugar en el F.C. Barcelona.

 “El Barça es más que un club, sí, y ser del Barça no es tan sólo ser de un club (….) Defender al Barça, en algunos momentos, quería decir defender el país e ir contra el régimen. Quizá ahora también. En principio, el fútbol no es más que un deporte, pero nos guste o no, en un pueblo no normalizado como el nuestro, es una vía de expresión de sentimientos que no siempre son entendidos ni respetados por otros”

Todas estas actividades ya le distanciaban del resto de futbolistas que, muy lejos de mostrar sus ideales políticos, abogan por mantenerse al margen para no asociar su imagen a una u otra ideología. Pero Oleguer no solamente no tuvo ningún inconveniente en mostrar públicamente su apoyo al movimiento independentista catalán, como también hiciese Pep Guardiola, sino que además se ganó a parte de la afición, más que por sus habilidades futbolísticas, por sus ideas. “Por supuesto que es entrañable que un hombre de 50 años te felicite por la calle. Pero siempre pienso que él ha hecho mucho más que yo”, aseguraba para un medio alemán en el año 2006.

Más allá del papel

Además de su libro, Oleguer colaboró en diversas revistas políticas, encabezó protestas en contra de la nueva constitución de la Unión Europea y no ocultó su desacuerdo con la guerra de Irak. Hasta tal punto llegó su activismo que incluso financió un concierto del cantante Manu Chao. Al tratarse de una figura pública ninguna de sus controvertidas declaraciones pasó desapercibida, y alguna de ellas le dio algún quebradero de cabeza.

En particular, un artículo publicado en el semanario catalán ‘Directa’ bajo el título ‘De Bona Fe’ (De buena fe) generó mucha polémica. En este texto Oleguer cuestionaba la autonomía del poder judicial en España, así como el Estado de Derecho, en relación a la condena del miembro de la banda terrorista ETA Iñaki de Juana Chaos. “La buena fe me impulsa a pensar que en el Estado de derecho la justicia es igual para todos, que no influyen las presiones políticas y que realmente hay independencia judicial”, afirmaba el futbolista.

Este polémico artículo le pasó factura a Oleguer Presas. No solamente porque fue abucheado en muchos de los estadios de la Liga, o porque su patrocinador rescindió el contrato que les unía, sino porque provocó una división de opiniones entre el por entonces presidente del Barcelona, Joan Laporta, y el vicepresidente de la Generalitat de Cataluña, Josep Lluis Carod Rovira.

Además le llevó a un enfrentamiento verbal con otro futbolista, el también polémico Salva Ballesta, exjugador de equipos como Málaga o Levante, que aseguró: “le tengo más respeto a una caca de perro”. Es más, la trifulca entre ambos jugadores fue a más cuando Oleguer decidió no ir con la Selección Española debido a su falta de implicación. “Le expliqué a Luis [Aragonés] que creía que si no hay la suficiente implicación o sentimiento, es mejor que vayan otras personas”, aseguraba el futbolista de Sabadell.

El caso de Oleguer Presas no es el único en el que en el que política y fútbol ha provocado un explosivo y controvertido cóctel. No obstante, al contrario de lo que ha sucedido con muchos deportistas, él sí que accedió a la política una vez finalizada su carrera deportiva. En las pasadas elecciones catalanas de 2012 se presentó en las listas de de Candidatura de Unidad Popular (CUP). Aunque aún a día de hoy su nombre es más bien testimonial, quizá sea capaz de llegar tan alto como lo hizo con el Barcelona con el que llegó a proclamarse campeón de Europa.

Los votantes dicen...
  1. […] Imagínate que vas al entrenamiento de tu equipo de fútbol favorito de la Liga. Betis, Real Sociedad, Valencia, Real Madrid o Barcelona. Aprovechas y, en tu visita a la ciudad, vas al estadio para ver cómo llegan los jugadores del equipo, aclamarles desde las vallas y luego acceder al recinto para ver cómo se ejercitan. Normalmente, los futbolistas suelen llegar al volante de un Audi de alta gama, de un Mercedes de una gama no muy inferior, o incluso a los mandos de un Porsche o un Ferrari. Seguir leyendo. […]

Comparte tu punto de vista

XHTML: Puedes usar estas etiquetas: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>